… y a considerar de nuevo las declaraciones de las mujeres que abortaron con Morín

En el texto de la sentencia de fecha 28 de octubre dictada por el Tribunal Supremo (TS) y hecha pública este martes, 5 de noviembre, en la que …

Forum Libertas

En el texto de la sentencia de fecha 28 de octubre dictada por el Tribunal Supremo (TS) y hecha pública este martes, 5 de noviembre, en la que anula la de la Audiencia Provincial de Barcelona sobre el ‘caso Morín’, se hace referencia a los testimonios de las mujeres que abortaron en las clínicas dirigidas por este doctor.

La sentencia del TS contempla que el nuevo tribunal, "integrado por Magistrados distintos de los que han suscrito la sentencia que ahora anulamos", tenga en cuenta de nuevo también las declaraciones de las mujeres que abortaron con Morín.

El nuevo testimonio, "de forma que humanice su práctica"

Los magistrados son conscientes "de las consecuencias, de muy distinto orden, asociadas a la anulación del juicio". De hecho, la Sala "no ignora la lacerante vivencia de las mujeres que pueden verse ahora obligadas a la indeseable evocación de un recuerdo que, en algunos casos, habrá llegado a marcar sus vidas".

Sin embargo, "el abandono por parte de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Barcelona de elementales exigencias técnico-jurídicas en el análisis de la prueba propuesta y en la valoración de su pertinencia, ha conducido a un escenario procesal que esta Sala no puede convalidar".

En cualquier caso, los magistrados consideran que "ello no es obstáculo para que exhortemos al órgano judicial que haya de asumir el enjuiciamiento a que la declaración de las mujeres afectadas –cuando su testimonio se considere indispensable- se desarrolle de forma que humanice su práctica, evitando así una victimización añadida a la que ya han experimentado".

La sentencia cita un caso concreto de una de las declaraciones realizadas en su momento por una de las mujeres que abortaron: "Se trataba entonces de una hija que había denunciado los abusos sexuales de su padre". Y recuerda que "la denunciante después de denunciar a su padre y declarar en fase sumarial narrando las relaciones sexuales a que la sometió durante años, acudió al Juicio Oral para allí, a presencia del Tribunal que había de juzgar los hechos imputados, declarar como testigo".

"En el acto de la vista el Letrado de la acusación particular, al comenzar la sesión, expresó que en ese momento se retiraba la acusación, y abandonó los estrados", añade. Tras declarar el acusado, su padre, "la testigo entonces manifestó: ‘que no quiere declarar para nadie. Dice que lo hace libremente’. Y abandonó la Sala".

La sentencia incide en la actitud de la víctima de los abusos sexuales denunciados, que "llegó hasta el punto de abandonar la Sala como expresión máxima de su deseo de no responder a las preguntas que se le formularan", y lo relaciona con "la decisión de los imputados en la presente causa, que sólo ofrecieron su silencio a las preguntas formuladas por las acusaciones, respondiendo con todo lujo de detalles a lo que les fue inquirido por las defensas".

La estrategia de los imputados

Por otra parte, la Sala de lo Penal del TS hace referencia a "la primera de las quejas que laten en el motivo, esto es, a la negativa de la Audiencia Provincial de Barcelona a aceptar la lectura de las declaraciones prestadas por los imputados en la fase sumarial".

En ese sentido, añade que "tiene toda la razón el Fiscal cuando se queja del injustificado rechazo de la lectura de las declaraciones prestadas por aquellos imputados que rehusaron contestar a las preguntas formuladas por el Ministerio Fiscal y las demás acusaciones".

Se refiere a las declaraciones de Carlos Guillermo Morín, que "llegó a ‘olvidar’ el papel del psiquiatra en el expediente previo a la práctica del aborto.

También, "en el interrogatorio judicial del psiquiatra Pascual Javier Ramón Mora –debidamente asistido de Letrado- llegó a manifestar que ‘…ha hecho informes con posterioridad al aborto a veces, pero no puede precisar cuántas‘".

Por su parte, "el psiquiatra Fernando Javier Carrato Vaz, declaró ante el Juez de instrucción que "…de manera muy puntual y excepcional puede darse el caso de que no haya visitado a la paciente y haya firmado el certificado psiquiátrico basándose en los antecedentes que constan en la historia clínica‘".

Por todo ello, el TS considera "el rechazo de la lectura de esas declaraciones está en llamativo contraste con la valoración unilateral que de algunas de ellas hace la propia Audiencia Provincial".

Y cita el caso "del psiquiatra acusado Pascual Javier Ramón Mora: ‘…se puso de manifiesto alguna contradicción importante con lo declarado tanto en sede policial como en el juzgado de instrucción, y el tribunal ha podido constatar como esencial lo afirmado en su día en cuanto a que en ocasiones había emitido el dictamen con posterioridad a que se llevara a cabo la intervención quirúrgica, dato éste rotundamente negado en el plenario’".

En cuanto al silencio guardado por todos estos imputados, la sentencia señala que "no estamos, por tanto, en presencia de un silencio que impide cualquier juicio de contraste con lo anteriormente declarado, sino ante una selección estratégica de aquellas preguntas a las que se quiere responder y aquellas otras a las que no".

El fallo de la sentencia

Y la sentencia del Tribunal Supremo concluye con estas afirmaciones:

"En atención a lo expuesto, concluimos que la Audiencia Provincial menoscabó el derecho de aportación probatoria del Fiscal y las acusaciones populares", por lo que "se impone la estimación parcial de los recursos […] que obliga a reponer la causa al estado que tenía cuando se cometió la falta, esto es, al momento de la declaración de impertinencia de las pruebas propuestas por la acusación particular".

"El Tribunal de instancia habrá de proceder, por tanto, a un nuevo juicio de pertinencia respecto de lavalidez de la prueba videográficainteresada por las acusaciones", sigue.

También falla que "declaramos la pertinencia de la declaración testifical de los periodistas que participaron en la elaboración del vídeo", y , "del mismo modo, declaramos que la negativa del Tribunal a dar lectura a las declaraciones sumariales prestadas por los imputados con asistencia letrada, supone una merma de la capacidad de aportación probatoria de la parte que así lo interesa".

E insiste en la necesidad "de que sea otra Sección de la Audiencia, con distinta composición, la que celebre el nuevo juicio. Lo impone así la necesidad de preservar la imparcialidad de los Magistrados que han dictado sentencia y valorado las pruebas, hecho que condicionaría de forma irreparable una nueva aproximación valorativa al objeto del proceso".

Por todo ello, el Alto Tribunal falla que "debemos declarar y declaramos haber lugar a los recursos de casación promovidos por el Ministerio Fiscal y por las acusaciones populares […] en la causa seguida por los delitos de aborto ilegal, falsedad documental, asociación ilícita e intrusismo profesional y declaramos de oficio las costas causadas. Acordamos reponer las actuaciones al momento en que tenían cuando se cometió la falta, adoptando las decisiones necesarias, conforme a lo razonado en el FJ 4º de esta resolución. La celebración del nuevo juicio habrá de llevarse a cabo ante un Tribunal integrado por Magistrados distintos de los que han suscrito la sentencia que ahora anulamos".

Y firman la sentencia los magistrados Juan Saavedra Ruiz, Miguel Colmenero Menéndez de Luarca, Juan Ramón Berdugo Gómez de la Torre, Manuel Marchena Gómez y Perfecto Andrés Ibañez.

Cabe destacar que la sentencia contó con un voto particular concurrente, el del magistrado Andrés Ibañez, que, a pesar de estar de acuerdo con el sentido del fallo, propone que no se obligue a las mujeres que se sometieron a abortos practicados por el doctor Morín a volver a declarar como testigos en el nuevo juicio que se celebrará tras la decisión del Alto Tribunal.

"Sus declaraciones figuran recogidas con la máxima fidelidad en la documentación videográfica", dice el magistrado, que recuerda que dándolas por válidas se evitaría que tengan que verse de nuevo en la obligación de acudir "a un proceso penal extraordinariamente duro para ellas por algo en lo que no les cabe ninguna responsabilidad".

Hazte socio

También te puede gustar