¿Y quién ayuda a los padres?

 Los padres y las madres constituyen la condición necesaria para que la sociedad sea sólida, convivencial y funcione bien. Existen otras condiciones, …

 
Los padres y las madres constituyen la condición necesaria para que la sociedad sea sólida, convivencial y funcione bien. Existen otras condiciones, es obvio, pero todas dependen de aquella. Padres y madres somos los constructores fundamentales de la historia. Pero nuestra tarea resulta cada vez más difícil, porque la cultura mediática la impide, incluso la reprime, mientras el gobierno la complica, se inmiscuye en lo que no le corresponde, aunque es incapaz de hacer lo que sí es su obligación.
 
Publicidad, medios de comunicación y, gobierno favorecen conductas de riesgo en los adolescentes y recortan la autoridad de los padres: con el Código Penal vigente carecemos de autoridad legal para impedir una relación sexual de nuestro hijo si ya tiene 14 años. Mientras los embarazos entre menores de 18 años se han convertido en un problema colectivo, tanto que aplican la medida extrema de distribuir gratuitamente la “pastilla del día después” sin autorización paterna.

 

Incluso los médicos de Cataluña han acordado practicar el aborto a menores “maduras” sin consulta a los progenitores, al igual que hace el Ayuntamiento de Barcelona con sus talleres para que niños de 11 a 14 años conozcan el llamado “sexo seguro”. El gobierno ha anunciado la modificación “por violento” del artículo 154 del Código Civil que permite “corregir razonable y moderadamente” a los hijos, añadiendo, sin sentido del ridículo, que prestará “la asistencia necesaria para el ejercicio de la patria potestad”.
 
Los hábitos degeneran: los adolescentes han multiplicado el consumo de cocaína y porros, a pesar de que se declaran informados de sus efectos, al tiempo que el abuso de alcohol toma una dimensión de pandemia. Simultáneamente el gobierno pacta con las patronales de bares y discotecas para que cierren más tarde “para que así respeten los horarios”, a pesar que ellos son los generadores del grave hábito de las noches sin dormir, alcohol y drogas. Muchos padres y madres no saben como actuar ante una práctica tan masiva que convierte en raro al adolescente que no la practica.


La escuela, en especial la pública, es sinónimo a la vez de fracaso escolar y de insuficiencia en los conocimientos básicos, como lo constata la Evolución PISA 2003. Sufrimos el coste de una concepción de la enseñanza marcada por una ideología tardoprogresista, que no es inclusiva porque no hay peor factura social que el abandono de los estudios, ni es capaz de fomentar no ya la excelencia, sino la necesaria pedagogía del esfuerzo. Mientras crecen las agresiones entre escolares configurando una nueva patología social y, se extiende la violencia contra profesores, madres y abuelos.
 
¿Qué nos dicen estos ejemplos? Primero, que los problemas son muy graves y se ramifican como una metástasis social. Ante ellos sobra desconcierto, abunda la angustia paterna y faltan soluciones. Segundo, que los poderes públicos actúan por su cuenta sin contar para nada con los padres. Nada de lo que hacen resuelve los problemas, más bien añaden otros nuevos. Así, promueven las relaciones sexuales promiscuas en los adolescentes, pero son incapaces de construir un sistema de enseñanza más eficaz, que forje ciudadanos responsables de sus actos, incluida la no violencia y la sexualidad, ni saben abordar cuestiones vitales, como la necesaria conciliación entre vida profesional y familiar.
 
Y este Estado, Gobierno y autoridades que muestran su nulidad para cumplir con aquello que sí debería hacer, incurren en  la absurda y peligrosa pretensión de intentar suplirnos como padres en la  educación de los hijos, en lugar de aportar los medios para que seamos nosotros quienes cumplamos con el cometido al que nos debemos. Es un mal de la época, y es tan dañino que o lo vencemos, o simplemente como país no tenemos futuro y como padres sufriremos.

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>