Y tú, ¿eres de la generación ni-ni?

En nuestros días encontramos a algunos jóvenes que viven despreocupados por las necesidades que vive la sociedad, los problemas y las cr…

Forum Libertas

En nuestros días encontramos a algunos jóvenes que viven despreocupados por las necesidades que vive la sociedad, los problemas y las crisis no les afectan en lo más mínimo, si por algún motivo se encuentran en alguna dificultad ignoran la situación y continúan acomodados en su vida ordinaria. Creen tener todos los derechos del mundo, pero no prestan atención en sus responsabilidades, siempre creen tener la razón, no se les puede contradecir pues piensan que en ellos radica la verdad. Por otro lado, si en algún momento algún familiar o amigo les quieren brindar un consejo, estos se ofenden y se cierran a todo tipo de ayuda.

Dichas características las encontramos en aquellos que forman parte de la denominada “Generación Ni-Ni”, llamada así porque algunos jóvenes a partir de los quince años ni trabajan, ni estudian, ni hacen nada por salir adelante, ni mucho menos le encuentran sentido a su vida, pero eso sí, se sienten dueños del mundo.

En este sentido, diremos que esta tendencia no se busca conscientemente, si así fuera entonces el problema sería mayor. Caer en ella es fruto de algunas ideologías que se imprimen en los ambientes donde el hedonismo predomina, se ignora el valor de la vida y se pierden todo tipo de ideales. Encontramos además que la depresión, la ansiedad, la angustia y la desesperación son otros factores que influyen al respecto. No obstante, el origen de este mal radica en algo más profundo: la falta de reflexión, la pereza mental, el sinsentido de la vida y sobre todo la falta de Dios. Si el joven pierde de vista que ha sido constituido con la capacidad de ser feliz, si le domina el sentimentalismo y, en el peor de los casos, se deja llevar por algunas “mentes dominadoras” que le roben su libertad, entonces las consecuencias son graves, pues se pierden las ganas de vivir.

Ante tales circunstancias es sumamente necesario, en primer lugar, saber orientar a quien ha caído en este tipo de mentalidades, no juzgando y agrediendo sino mostrando que en la vida existe un motivo para salir adelante, trabajar y ser feliz. En segundo lugar, es preciso buscar ayuda profesional si el caso raya en alguna enfermedad psicológica. Además, es fundamental acudir a una asistencia espiritual, se dice que en Dios está la solución a todos los problemas, pero también es cierto que Él no actúa si no hay disposición de parte de nosotros. San Pablo dirá: “El que no trabaje que no coma” (2 Tes 3, 10).

Hasta este momento mencionamos la parte espiritual no porque debamos prescindir de ella, todo lo contrario, es tan esencial que debe ocupar la parte primordial, pero todo tiene un orden y un proceso, se inicia en lo básico y se confluye en lo máximo. El joven que ni trabaja, ni estudia, ni hace algo por construir su bienestar necesita ante todo reconocer que le falta Dios, cuando lo haga abrirá su interior, experimentará una renovación profunda, una vida nueva y sobre todo la asistencia divina ya que cuando se da paso a Dios entonces entra el amor, pues bien lo dice san Juan: “Dios es amor” (Cf. 1 Jn 4, 8). Si se ama entonces se es capaz de todo, el amor es la donación total de nuestro ser, concluimos entonces que en el ejercicio del amor radica el sentido de la vida.

Al respecto, el Papa Benedicto XVI nos recomienda: “Para descubrir el proyecto de vida que puede hacerlos plenamente felices, pónganse en escucha de Dios, que tiene su diseño de amor sobre cada uno de ustedes. Con confianza, pregunten: ‘Señor, ¿cuál es tu diseño de Creador y Padre sobre mi vida? ¿Cuál es tu voluntad? Yo deseo cumplirla’. Estén seguros de que les responderá. ¡No tengan miedo a su respuesta! ‘Dios es mayor que nuestra conciencia y conoce todo’ (1 Jn 3, 20). Además, les exhorto a no olvidar esta perspectiva en vuestro proyecto de vida: estamos llamados a la eternidad. Dios nos ha creado para estar con Él, para siempre. Ésto les ayudará a dar un sentido pleno a sus elecciones y a dar calidad a su existencia”.

Hazte socio

También te puede gustar