Ya está abierto el proceso de beatificación de Juan Pablo II

“Santo subito!”. Éste fue nuevamente el grito que se escuchó en Roma, en esta ocasión el martes durante la apertura oficial del proceso de beatificaci…

Forum Libertas

“Santo subito!”. Éste fue nuevamente el grito que se escuchó en Roma, en esta ocasión el martes durante la apertura oficial del proceso de beatificación de Juan Pablo II. Sin embargo, y a pesar de la aceleración de un camino para el cual el actual Papa Benedicto XVI ha prescindido del requisito de esperar 5 años tras la muerte del candidato, la subida de Karol Wojtila a los altares tardará más de lo que muchos esperan, entre otras razones porque hay mucho material para estudiar y un gran número de testigos para incluir datos fundamentales. Y es que la vida del pontífice polaco es muy densa en todos los sentidos. Para los más optimistas del Vaticano, Juan Pablo II no será beato hasta dentro de 5 años como mínimo. Ha sido muy rápido el inicio, pero no lo será tanto el proceso en sí, para el que canónicamente es necesario, además, que la Iglesia avale la autenticidad de un milagro atribuido a su intercesión.

 

La ceremonia de apertura del proceso de beatificación tuvo lugar en la Basílica de San Juan de Letrán, que es propiamente la catedral de Roma, la diócesis donde el candidato a la santidad vivió los últimos años de su vida. El vicario general romano, Camilo Ruini, que presidió el acto religioso, aseguró que “es unánime y universal el convencimiento de la santidad de Juan Pablo II”. Sobre su vida, el cardenal destacó “su amor por la humanidad, que llevó a una obra incansable para evitar las guerras y restablecer la paz”, y también se refirió a la constante defensa de la familia que exhibió el Papa que llevó al mundo católico al tercer milenio.

 

Tras las oraciones iniciales de la ceremonia, correspondientes ya a la festividad de San Pedro y San Pablo que se celebra este miércoles, Slawomir Oder mostró los documentos que le acreditan como postulador de la causa. A continuación, jueces y notarios juraron en latín, lo mismo que el mismo cardenal Ruini y el postulador. Cabe destacar que también participaron en el acto el cardenal español Eduardo Martínez Somalo, que fue camarlengo con Juan Pablo II, y el que trabajó como secretario particular del Papa polaco, Estanislao Dziwisz, recientemente nombrado precisamente arzobispo de Cracovia. En la parte contraria, trabajará como “abogado del diablo” Giuseppe D’Alonzo, que explicó que su misión no es otra que “intentar ayudar al juez a hacer justicia y disipar cualquier posible duda sobre la persona”.

 

Con motivo de la apertura del proceso, acaba de ponerse en marcha la página web www.JohnPaulII-Beatification.org para mantener al mundo informado sobre la marcha del proceso. Además, la diócesis de Roma ha creado la dirección electrónica Postulazione.GiovanniPaoloII@VicariatusUrbis.org. Al margen de lo que pueda llegar por esta vía desde todos los rincones del mundo, fuentes vaticanas aseguran que no paran de llegar una media de 100 cartas diarias a favor de la beatificación del anterior pontífice.

 

En el edicto que ha abierto las puertas al inicio del proceso, se dice, entre otras cosas, que “este Siervo de Dios fue hombre de intensa piedad, pastor incansable de la Iglesia universal, testigo valiente del Evangelio de Cristo”. También se explica que Juan Pablo II “reafirmó siempre, desde su rico Magisterio, la centralidad del misterio eucarístico en la vida de la Iglesia”. En el Vaticano, se da por seguro que todo se va a llevar con rigor. Aunque alargue todo el proceso, los testigos y la abundante documentación no pueden desperdiciarse.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar