Ya no disparamos, ahora nos fusilamos los pies

Esta semana la Unión Europea ya no dispara contra nuestros pies, ahora directamente los fusila, en un brillante ejercicio de estupidez. &iquest…

Esta semana la Unión Europea ya no dispara contra nuestros pies, ahora directamente los fusila, en un brillante ejercicio de estupidez. ¿Que por qué tanta acritud por nuestra parte? Pues será porque la contumacia en el pecado enerva incluso a los santos, y nosotros no lo somos (pero no desesperamos de serlo).

Vea, si no. De una sola tacada, ha conseguido unir estas dos decisiones políticas: Una, aplicar las nuevas sanciones a Rusia, de la mano de Obama, a pesar de la tregua en Ucrania y su mantenimiento. No me dirá que no es una forma curiosa de incentivar el progreso hacia la pacificación. “Lo haces bien, pues toma palo”. A ver si va a resultar que el fin real, con la excusa de Ucrania, es castigar por parte de Estados Unidos a la economía Rusa, y a Putin como agente en la política internacional, por medio de un borrego interpuesto que es la UE. Naturalmente, Rusia responderá con nuevas medidas, que sobre todo impactaran en Europa, porque se cargarán más exportaciones, ahora ya industriales, por ejemplo el mercado de coches de primera y segunda mano. Y esto, según cómo evolucione, puede mandarnos a una tercera y seguida recesión, dado el escaso crecimiento europeo de los últimos meses, y un estado próximo a la deflación. Todo ello tiene traducción social: dificultad para mejorar salarios, y sobre todo hacer más duros los efectos del coste de la deuda a pagar.

Pero, no contentos con ello, Alemania, con la sorprendente ayuda de Francia (la famosa solidez de ideas socialdemócratas), torpedea el programa del nuevo presidente Juncker de desarrollar una política de inversiones para dinamizar la economía europea. Esto no significa atenuar la necesidad de reducir el déficit, sino que el logro sea más fácil porque crezca más. Los alemanes se oponen a que se disponga de más dinero para inversiones, por otra parte, con un claro retorno, como en infraestructuras de transporte y energía.

El conjunto de estas dos medidas solo conduce a que volvamos a caer en una nueva crisis, sin haber emergido de las consecuencias de la actual.

¿Resulta exagerado afirmar que se dedican a fusilarnos los pies?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>