Yo estaba en el bar cuando murió el Papa

La noche del sábado me enteré de la muerte del Papa cuando estaba en un bar. Era algo esperado, pero no por ello me sentí menos conmovido. Yo no le co…

Forum Libertas

La noche del sábado me enteré de la muerte del Papa cuando estaba en un bar. Era algo esperado, pero no por ello me sentí menos conmovido. Yo no le conocí en sus primeros años, cuando aún era jóven y fuerte. Le he visto ya anciano entregándose por la Iglesia pese a su enfermedad.
 
Con otros amigos nos fuimos a la Catedral para rezar por él. Allí me encontré con que estaba llena. Y casi todo eran jóvenes como yo. Era sábado, y en vez estar de juerga nos unimos a esa oración. Llegó el Obispo y celebró una misa por el Papa. Me alegro de haber estado allí en esos momentos.
 
El mundo, España, parece que cada día es menos cristiano. Las iglesias muchas veces están vacías, pero ese día no cabía nadie más. Me acordé de aquello que sale en los evangelios cuando Jesús predica sobre la Eucaristía y le abandonan casi todos los discípulos quedando apenas sus apóstoles y los más allegados.
 
Jesús no dijo “ey esperad, volved todos, os exigiré menos, rebajaré un poco la moral, no hace falta que evitéis el pecado, sed más o menos buenos pero sin pasarse.” No. Jesús dejó que se fueran. Juan Pablo II ha hecho igual. Es por ello que era Cristo en la tierra. No rebajó la exigencia para los cristianos. No buscó llenar las iglesias. Sólo buscó enseñar fielmente el mensaje de Jesús. Creo que eso es lo que ha hecho que tantos jóvenes le queramos. Lamentablemente también ha hecho que otros se alejen. Pero repito él no habría sido fiel a Jesús si nos hubiera dicho otra cosa.
 
¿Veré yo algún día las iglesias llenas los domingos? Quizá no, pero el camino de Cristo y por tanto del hombre y de la felicidad personal no es otro. Nunca pensé que escribiría una carta así al periódico, pero hoy lo he hecho. He sido testigo de un hombre santo.
Hazte socio

También te puede gustar