Zapatero: “logros” que no lo son

Se nota que vienen elecciones. Bajo el lema “Compromisos hechos realidad”, y con eslóganes como “Con Zapatero Catalunya ha ganado”, los diputados y se…

Se nota que vienen elecciones. Bajo el lema “Compromisos hechos realidad”, y con eslóganes como “Con Zapatero Catalunya ha ganado”, los diputados y senadores del PSC-PSOE en Madrid protagonizarán actos informativos para explicar, según ellos, los cinco logros del Gobierno de Zapatero.

El primero, dicen, es la calidad democrática, destacando especialmente que las Cortes “han vuelto a ser el centro político del país”.

El segundo, el avance hacia la España federal, con las seis reformas estatutarias.

El tercero: los derechos de la ciudadanía, destacando leyes como la de igualdad, matrimonios homosexuales o la ley de la dependencia.

El cuarto: el progreso económico, resaltando el crecimiento de la ocupación y la economía.

Y el quinto: la política exterior europeísta y multilateral.

En rigor, estos cinco logros no pueden reputarse como tales, a menos que los diputados y senadores piensen que los ciudadanos somos conformistas. Repasémoslos, pues, con espíritu crítico, el mismo que llevó a muchos catalanes a manifestarse por la falta de infraestructuras.

¿Calidad democrática? Sólo hay que ver la abstención electoral y el descrédito de la clase política, que no ha mejorado con el actual presidente del Gobierno. O la partitocracia que corroe la neutralidad de las instituciones, la división clásica de poderes y llena de incompetentes la RENFE o la dirección de empresas antaño públicas y ahora privatizadas o, mejor, particularizadas. Con Zapatero la desafección del ciudadano por la política sigue aumentando, mientras las listas electorales seguirán encapsuladas por los aparatos de los partidos.

¿Avance federal? Todavía recordamos aquella frase “¡Pasqual, aprobaré el Estatuto que salga del Parlament de Catalunya!” En política territorial la incoherencia mostrada ha convertido el Estado de las Autonomías en un problema para la convivencia. Con Zapatero, a pesar de sus iniciales buenas intenciones, se retroalimentan los flancos independentista y unitarista.

¿Derechos de la ciudadanía? La legislación laicista promovida por grupos de presión supone un cambio de paradigma que dañará, irreversiblemente, las instituciones insustituibles socialmente valiosas, perjudicando el capital social y el capital humano de este país. Además, con Educación para la Ciudadanía se ha limitado injustamente el derecho a la libre formación de la conciencia. Esta legislatura será recordada, entre otras cosas, por haber abierto la puerta al adoctrinamiento estatal.

¿Progreso económico? El desempleo crece por tercer mes consecutivo: ya hay más de 2.094.000 parados en España. Una cosa es no saber el precio de un café, y otra bien distinta es ignorar la situación económica que se avecina. ¡Atención a la cuesta de enero de 2008! Se notará como nunca en el bolsillo el aumento de la inflación, el IPC y los tipos de interés de unas hipotecas desbocadas. En este punto, prefiero no seguir.

¿Política exterior europeísta? Es difícil de creer. No contamos mucho en el concierto europeo. Merkel y Sarkozy, los dos líderes emergentes, no son del agrado de Zapatero, y viceversa. Por no hablar de Marruecos, Chávez o el propio Bush. La falta de una línea clara y enérgica nos está pasando factura.

Hay mucho que mejorar. Esperemos que el próximo gobierno del Estado –probablemente de Zapatero dada la imposibilidad de un pacto PP-CiU–, sea más competente y solucione estos cinco graves problemas. Problemas que incomprensiblemente los diputados y senadores del PSC-PSOE en Madrid han calificado en su campaña publicitaria de “logros”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>