Zapazapping

Hace poco tiempo que no sacaba mi ego a pasear por esos mundos. El ego se engancha en uno mismo, esnifa de su propia imagen en el espejo. Hay que darl…

Hace poco tiempo que no sacaba mi ego a pasear por esos mundos. El ego se engancha en uno mismo, esnifa de su propia imagen en el espejo. Hay que darle caña, porque si no te come, y acabas siendo carne de ombligo-que-se-mira-a-sí-mismo.  Si a uno además, le publican una carta en el periódico, pues el perro egótico mueve el rabo durante un par de semanas, y se vuelve realmente pesado para el resto de personas que se le cruzan por el pasillo de la existencia.
 
El caso es que mi ego y yo salimos a pasear, a ver que había por ahí, porque uno necesita expandirse un poco con su yo mismo en su mismidad. Andábamos cavilando en estas cosas, y cogimos un periódico. Allí se encontraba como siempre el circo político en plena expansión.
 
Comenzamos a reír, no sin un punto de cinismo. Zapatero, advertimos, seguía haciendo zapping, saltando monte a través los duros trances de la razón para caer en las garras dulces del deseo sin límites del capitalismo de ficción-fusión posmoderno.
 
Resulta que nuestro presidente se reunió con un grupo de jóvenes-as, y dedicó su gran capacidad intelectual a la espeleología de los fundamentos de la acción humana. Engoló la voz y dijo: “eso de que la verdad nos hace libres es mentira. La libertad es lo que nos hace verdaderos”.
 
La ausencia de proyecto y de análisis racional de la realidad, hacen que nuestro presidente predique un subjetivismo absoluto. Hagamos lo que queramos, lo que deseemos, para siempre. Pleguemos las velas de la razón,  y entreguémonos a la Ley del Deseo S.A. Ya que no existe la verdad, naveguemos por las aguas del ego sediento de placeres. Alejemos Irak, las bombas, los negritos del África con porcentajes del 0’000000000007 % del PIB de una euroregión inexistente cualquiera.
 
Démosle boleto al abuelito-dime-tú cuando-dejas-de-dar-el-tostón. Sexo a discreción, a cualquier hora y minuto, cuando me mole, sin paternidades ni maternidades, sin un molesto árbol genealógico que estorbe la vista del yo. Ego te absolvo in nomine Ego.
 
ZP apelaba a la Iglesia que todos llevamos dentro, donde sólo se oye la voz del amo, la voz del ego que empuja hacia fuera cualquier barrera que se interponga entre él y su sacrosanto y único principio. Hágase según mi voluntad en la tierra como en el cielo. Amén.
 
Pero ¿quién dibuja el perfil del deseo? Pues los de siempre, los de la pasta cruda y gansa, los que hacen caja con la desvinculación y la ruptura de lo humano. Los dueños del entramado mediático que busca ego-consumistas a gran escala. Ellos son los arquitectos de las autopistas por donde cambiar el sentido de nuestras opciones vitales cuando nos cansemos del carril y queramos divertirnos un poco haciendo zapping, aunque al final sólo queden tres o cuatro carriles miserables amplificados por el berreo de los borregos-profetas del mercado: los toros, el fútbol, las pelis y el porno. Más de lo mismo, pero, cambiando rápidamente de canal.
 
Abandonad cualquier esperanza  aquellos que buscabais agua en la sonrisa de este hombre-Pinocho, que cuanto más escala con la boca las altitudes grandilocuentes de los principios, más le crece el discurso de la mentira. Que el cielo nos proteja, y nos provea de buenos cinturones de seguridad. Agárrense, que vienen curvas, cada vez más fuertes.
 
Su padre fue juez muchos años, servidor de la norma. Pero su padre, su señoría tenía amo: el Estado. Ahora, Zapazapping se ha subido a la grupa del Estado, y hace y deshace las normas a su discreción pactista, con tal de obtener ventaja y sobrevivir en el espectro político. El gobierno de amplia coalición que preside, arrasa las cinco columnas de las portadas de los periódicos a base de contraprogramación cultural, de esa que crea imagen y rompe el arco que sostiene la piedra angular de cualquier civilización, que es la familia.
 
¿Y que podemos hacer los cristianos de a pie? ¿No se ha perdido ya todo? Creo que no. Creo que la crisis, la sinrazón de este subjetivismo es una gran oportunidad. La realidad no es subjetiva, está ahí, dispuesta a marcarnos el rumbo. La realidad humana, la biología y la antropología más evidente, claman a gritos que las soluciones dadas por esta nueva generación perdida de ex – socialdemócratas, son ya un fracaso, y sólo traerán más problemas y disolución.
 
El PP, por otro lado, se apoya en un liberalismo materialista que es más de lo mismo, nada en la misma sopa caótica y materialista que el PSOE. Por eso, hoy, hay razones para la esperanza a medio plazo.
 
Es mentira que el templo de la democracia sea el parlamento. El parlamento es la institución que nos representa por excelencia. Pero, para que el parlamento represente adecuadamente la realidad y la opinión social, debe ser la parte clave de todo un engranaje más amplio de representación social, donde toda una serie de cuerpos intermedios de gran calidad deliberativa, que tomen decisiones y lleguen a conclusiones de forma transparente, hagan llegar por cauces bien determinados y con responsabilidades bien definidas sus conclusiones.
 
Ahí es donde nuestra democracia falla, donde el abismo entre representados y representantes se ha abierto cada vez más. Y es ahí donde los cristianos debemos de construir estas instituciones deliberativas que aporten un modelo antropológico que sea coherente con la biología humana, y no vaya en contra de los principios más básicos del desarrollo de la niñez, donde se contemple el proyecto biográfico de la persona en su totalidad: embrión, niñez, adolescencia, madurez, maternidad y paternidad, enfermedad y salud, vejez. Si en nuestro país existieran estas entidades, nuestra democracia tendría la solera y la solidez de otras como la británica.
 
Pero, la buena noticia, es que nuestro sistema necesita desesperadamente construir puentes entre sus representantes y sus representados, y es ahí donde los cristianos podemos hacer muchísimo. El deseo de participar, eso es lo que nos tiene que mover. Desde las asociaciones de vecinos, foros de Internet, foros de ciudadanos, periódicos, amas de casa, amigos de comarcas, lo que sea. Y luego asociarnos en asociaciones mas grandes, tal y como ha hecho el Foro de la Familia que son un conjunto de asociaciones, con una enorme fuerza y un brillante futuro de alternativa a la disolución que estamos padeciendo. 
 
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>