fbpx

El aborto natural de un bebé de 19 semanas: una lección de vida de tan solo unos instantes

Sucedió una mañana del 2 de julio de 2013, pero la noticia se ha reproducido ahora y está causando un fuerte impacto en las redes sociales: Walter Joshua Fretz nació de un aborto natural con tan solo 19 semanas de vida en el Estado de Indiana, en Estados Unidos, y, junto a sus padres, solo sobrevivió unos pocos instantes.

Sin embargo, vivió lo suficiente para causar una auténtica conmoción con sus imágenes y convertirse así en una lección de vida; sobre todo ante quienes son defensores a capa y espada del aborto y, para justificar sus argumentos, califican a esos futuros bebés de "Montón de células", "tejido", "apenas un feto", u otras expresiones parecidas.

Los padres de Walter, Lexi y Joshua Fretz, madre y padre de dos niñas (que acogieron a su tercera hija, Mia, el pasado mes de septiembre), esperaban ansiosamente la llegada de su nuevo bebé, cuando, según el blog de Lexi, ella comenzó a sangrar, algo no habitual en ella durante la gestación.

Ante esta situación, Lexi llamó a su comadrona, que le aconsejó ir a urgencias. Y en urgencias permaneció a pesar de que varias embarazadas llegaron después de ella y fueron pasadas directamente a la enfermería, ya que ella aún no había completado las 20 semanas – tenía 19 semanas y 6 días – y las normas del hospital requerían que permaneciera en urgencias.

Una hora más tarde, aproximadamente, Lexi pudo oír los latidos del corazón de su bebé y se sintió aliviada, pero mientras esperaba la ecografía, comenzó a sentir los reconocidos dolores de parto. Casi cinco horas después de llegar al hospital dio a luz a su hijo Walter.

"Él era perfecto"

"Yo estaba llorando mucho en ese momento, pero él era perfecto. Estaba completamente formado y todo estaba en su lugar, podía ver su corazón latiendo en su pequeño pecho. Joshua y yo lo sostuvimos y lloramos por él y miramos a nuestro hijo perfecto y pequeñito", escribió la madre después de lo sucedido.

"Lo alcé, lo abracé, mientras su corazón latía. Lo mantuve cerca de mi corazón, conté sus dedos de los pies y le besé la cabecita. Siempre guardaré los cálidos recuerdos que tengo de él", añadió.

También sus hermanas Michayla y Emma pudieron conocer a su hermanito en el hospital. "No tenía absolutamente ninguna duda de que quería que las niñas conocieran a su hermano", dijo la madre.

La siguiente decisión de Joshua podría parecer natural e insignificante, pero terminaría volviéndose un punto de inflexión para muchas personas. Fue al coche a coger la cámara de Lexi para sacar fotos de su hijo. Al principio, eso no era lo que Lexi quería, pero las fotos de Walter luego se difundieron por todo Internet.

Las fotos llegaron a madres afligidas y las ayudaron en la pérdida de sus propios bebés, y se usaron para ayudar a mujeres a escoger la vida para sus hijos no nacidos.

Reacción provida en cadena

A raíz de su experiencia, hubo una reacción en cadena y Lexi recibió muchos mensajes positivos y compartió algunos, incluyendo los siguientes:

"Acabo de ver las imágenes de Walter… Estoy embarazada y en una situación muy mala esta semana. Hice la primera ecografía la semana pasada y él es un niño también. Pero, esta semana, comencé a rezar para que ocurriera un aborto espontáneo o para decidir acabar con el embarazo, ya que su padre está huyendo de toda responsabilidad. Le pedí hoy a Dios para que me mandara una señal de que estaríamos bien, o abortaría mañana. Unas horas después, vi el link en Facebook. Me puse a llorar. Pero lo más importante es que me hizo entender, sin ninguna duda, que no puedo hacerle eso a él".

"Solía pensar que había razones para justificar algunos abortos. (…) Pero ahora, mirar a Walter, ahí, acostado en tu pecho, me hizo sentirme avergonzada por mis opiniones pasadas y me aflijo por cada mujer que decide abortar sin entender el valor de la vida que trae dentro de sí".

"Siempre pensé que era una elección de la mujer interrumpir un embarazo. Una vez más, la falta de comprensión, pensar o mejor dicho, ser llevada a pensar que, en esta fase, una mujer podría abortar un feto (un conglomerado de células)… ¡Qué equivocada estaba! Estoy feliz porque has decidido compartir tu historia y las bellas fotos de ese momento tan triste de tu vida. ¡Me ha dado una gran lección!".

"Estoy embarazada de 8 semanas y 3 de ellas he estado en profunda agonía, sin saber si continuaba o abortaba al bebé (no estoy en una buena situación para tener hijos en este momento), pero tú has puesto mi vida en perspectiva. Yo puedo amar a este bebé y ‘darle la vuelta’ y eso me basta por ahora. Voy a mantener a este bebé que estoy cargando y cuidarlo para siempre".

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.