¿Fue relevante el Islam para conservar y transmitir la cultura griega a los medievales?

El Islam no salvó a Aristóteles. Los musulmanes medievales de Damasco, Bagdad o Córdoba no salvaron la filosofía griega y …

El Islam no salvó a Aristóteles. Los musulmanes medievales de Damasco, Bagdad o Córdoba no salvaron la filosofía griega y la conservaron para dársela a Occidente e iniciar un renacimiento cultural.
Según un libro del medievalista Sylvain Gouguenheim, profesor de historia medieval de la Escuela Normal Superior de Lyon, publicado en 2008,el papel islámico en la protección del legado griego no fue decisivo. Occidente, por ejemplo,siempre mantuvo vínculos con el Bizancio cristiano, vínculos por los que circulaban los textos de los antiguos griegos.

Sylvain Gouguenheim quiere romper la idea, común en el imaginario colectivo, de una "era oscura" en que Europa Occidentalolvidó la lengua griega y se volcóexclusivamente en el latín. Para ello, en su libro Aristote au Mont Saint-Michel, recuerda algunos épocas duraspara Occidente pero en las que no se cortó con el legado griego:

– del año 685 al 752, buena parte de los papas son de origen griego y sirio
– entre el 758 y el 763, el rey franco Pipino el Breve pide al papa Pablo I que le envíe textos griegos, en especial la Retórica de Aristóteles
en Sicilia y Roma nunca faltaron lectores de griego
– Occidente nunca olvidó que los evangelios se escribieron en griego y que los Padres de la Iglesia citaban a los filósofos clásicos
– desde Carlomagno (con Alcuino y su "renacimiento carolingio") hasta el s.XIII, hubo en Europa varios "renacimientos parciales" cuando las circunstancias lo permitían; en ellos no hubo especial aportación desde el mundo islámico
Gouguenheim defiende que los traductores de la abadía francesade Mont-Saint-Michel (en su roca hermosamente rodeada de mar cuando sube la marea) tuvieron un papel primordial.Tradujeron casi toda la obra de Aristóteles directamente del griego al latín, ylo hicieron varias décadas antes de que en el Toledo andalusí se vertieran esas mismas obras, Más aún, las traduccionesde Toledo no venían del griego, como las de Mont-Sant-Michel, sino de versiones árabes. Para destacar el trabajo de los monjes de Mont-Sant-Michel les dedica el título de sulibro.

La abadía de Mont-Saint-Michel (www.lemontsaintmichel.info) hoy está a cargo de la Fraternidad Monástica de Jerusalén, manteniendo la vida de oración

Gouguenheim entiende que los cristianos europeos activamente buscaban en tierras del Islamtextos griegos para completar los que ya tenían, y que por lo tanto no sería correcto imaginar un Occidente apoltronado recibiendo de mala gana traducciones griegas a través del árabe.

El medievalista recuerda que sabios musulmanes como el turco Al-Farabi, el persa Avicena o el cordobés Averroes no leyeron a Aristóteles en su griego original sino sólo mediante traducciones al árabe ¡realizadas por cristianos de lengua y rito arameo o siríaco!

Uno de estos traductores cristianos que dominaban el griego y el árabe fue, por ejemplo, el médico Hunayn ibn Ishaq (809-873), cristiano nestoriano en la corte de Bagdad. Muchos le llamaron el “príncipe de los traductores”. En Occidente fue conocido como Johannitius. Fue responsable de traducir del griego al árabe más de 200 obras, especialmente de Galeno, Hipócrates y Platón. De Aristóteles, por ejemplo,pasó al árabe las Categorías, la Física y la Magna Moralia. De Platón, la República y el Timeo. De Dioscórides su Materia Medica. Buena parte del léxico médico en lengua árabe viene del trabajo de este traductor cristiano.

También se recuerda a Hunayn ibn Ishaq por su integridad ética. Se negó a envenenar pacientes a pesar de las presiones del califa Al-Muttawakkil, que lo puso a prueba, primero con sobornos y luego con prisión. Finalmente, le recompensó con honores y riquezas cuando comprobó su honestidad.

Gouguenheim llama la atención sobre la limitada influencia que el pensamiento griego tuvo sobre la cultura islámica. No provocó nada parecido al Renacimiento. El Islam en general no se dejó helenizar en nada, aunqueincorporara la palabra"falsafá" al árabepara referirse a la filosofía.

El análisis de Sylvain Gouguenheim impactó a la prensa francesa. En Le Monde escribieron: “Contrariamente a lo que se repite en un ‘crescendo’ desde los años 60, la cultura europea, en su historia y en su desarrollo, no debería gran cosa al islam. En todo caso, nada esencial”.

En Le Figaro decían: “Felicitamos al Señor Gouguenheim por no haber temido recordarnos que hubo un crisol cristiano medieval, fruto de las herencias de Atenas y de Jerusalén”, mientras que “el islam apenas presentó su conocimiento a los occidentales”.

Es un medievalista con enfoques originales que en 1999 publicó Les fausses terreurs de l’an mil ("Los falsos terrores del año mil"), negando que en esa época los medievales vivieran congelados por el miedo al fin del mundo. En 2008 también publicó Les Chevaliers teutoniques, sobre esta orden de caballería.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>