La mujer intratable

La fábula de Esopo de esta semana, La mujer intratable, nos habla de algo que viene a cuento también en nuestros días: la incomun…

Forum Libertas

La fábula de Esopo de esta semana, La mujer intratable, nos habla de algo que viene a cuento también en nuestros días: la incomunicación, el cómo en una sociedad globalizada e intercomunicada nos falta lo más esencial, el conocer e interesarnos de verdad por lo más esencial de las personas.

La mujer intratable

“Tenía un hombre una esposa siempre malhumorada

con todas las gentes de su casa.

Queriendo saber si sería de igual humor

con los criados de su padre,

la envió a casa de éste con un pretexto cualquiera.

De regreso después de unos días,

le preguntó el marido cómo la habían tratado

los criados en casa de su padre,

y ella respondió:

-Los pastores y los boyeros sólo me miraban de reojo.

-Pues si tan mal te miraban, los que salen con los rebaños

al despuntar el día y no vuelven hasta el empezar la noche,

¿cómo te mirarían todos aquellos con quienes pasabas el día entero?”.

Mi querido amigo Esopo: Tu fábula de esta semana, empezando por el título, tendría muy mala fama en nuestro siglo: sexista, misógino, inconsiderado, irrespetuoso… Pero más allá de convenciones, y yendo al fondo de tus palabras, tienes mucha razón: los gestos y detalles, incluso aquellos que parecen nimios, reflejan la personalidad del que los ostenta. Y la diferencia entre una persona "del montón" y una persona delicada no está en la mayoría de las palabras que usa, iguales en ambos casos, sino en esta palabra apropiada, en este gesto de atención, en esta mirada de comprensión.

En la sociedad de la globalización, en la que todo es global, genérico, al grosso modo, despersonalizado, los seres humanos, que seguimos siendo individuos, detectamos y apreciamos los detalles individuales, personales. ¿De cuántos amigos y familiares conozco lo que más les gusta, sus aficiones cinematográficas, su pueblo de nacimiento? En los detalles se juega el éxito de la amistad, del matrimonio, de la familia, y si no nos interesamos por cultivar esta delicada planta, el tiempo la mata demasiado pronto.

Pequeños signos nos señalan grandes cosas, y débiles luces nos muestran secretos ocultos

Hazte socio

También te puede gustar