La expansión de la Religión en el mundo, un hecho constatable

La expansión de la Religión en el mundo es un hecho incontestable y constatable, según se desprende de las declaraciones de dos personalidades del mun…

La expansión de la Religión en el mundo es un hecho incontestable y constatable, según se desprende de las declaraciones de dos personalidades del mundo de la cultura y el pensamiento: Máximo Introvigne, teólogo italiano experto en analizar las tendencias sociológicas de las religiones en Occidente, y Luc Ferry, filósofo y ex ministro de Educación de Francia.

 

Introvigne considera que, aunque la Unión Europea “ha perdido creyentes excepto el sur de Alemania, Italia e Irlanda, que han recuperado fieles,… en Estados Unidos, la Religión y el catolicismo aumentan”, mientras “también crece el catolicismo en Latinoamérica, Asia o África”. Por su parte, Luc Ferry declara que “Juan Pablo II supo poner en el centro del debate la cuestión del sentido. Y ha tenido un éxito mayor que el de los Beatles”.

 

“Dios no se ha ido nunca”

 

El teólogo italiano y miembro de la Unión de Demócratas de Centro, cuando le preguntan el por qué de su libro La vuelta de Dios, aclara que “Dios no puede regresar ya que no se ha ido nunca. Lo que va y viene son las religiones”.

 

Con respecto a la situación en España, Introvigne cree que España va dejando de ser católica sólo en lo que se refiere a “la moral y la conducta, pero no en la cultura y la fe. Es un fenómeno universal, no sólo católico: las marroquíes que llevan el velo son también las que tienen relaciones prematrimoniales; por no hablar de las quejas de los rabinos en todo el mundo sobre la escandalosa conducta de sus creyentes judíos”.

 

Wojtyla y Ratzinger, dos evangelizadores

 

“Juan Pablo II ha sido un gran evangelizador. Tras un Papa carismático como él, en la historia de las religiones siempre aparece un líder más institucional, como puede ser Benedicto XVI”, dice el teólogo italiano. Sin embargo, en seguida matiza que “Ratzinger, además, no renuncia en absoluto al afán evangelizador de Juan Pablo II, un afán que comparte con los protestantes americanos neocon y con los luteranos con los que ha tendido puentes teológicos”.

 

Según Introvigne, “Benedicto XVI comparte mucho con los neoconservadores americanos: un programa de reconquista del espacio público laico contra la dictadura del relativismo que remueve los fundamentos religiosos de la sociedad”.

 

Lo sagrado, más fuerte que nunca

 

Por su parte, el filósofo Luc Ferry cree que “hemos desplazado de sitio lo sagrado, pero sigue ahí, fortalecido… El ser humano concreto es hoy más sagrado que nunca”.

 

Descendiente directo de Jules Ferry, fundador de la escuela pública francesa, Ferry ocupó la cartera de Educación del Gobierno Raffarin entre los años 2002 y 2004, aunque fracasó en su intento de realizar una reforma educativa que instaurara “la tradición, el mérito y el trabajo” frente a los valores del 68.

 

El ex ministro opina que “vivimos en un mundo globalizado cuyos mecanismos (deslocalizaciones, mercados financieros…) son brutales y no están dirigidos por la voluntad de las personas sino que funcionan solos. Contra esta tendencia, Juan Pablo II supo poner en el centro del debate la cuestión del sentido”.

 

Capacidad de convocatoria

 

Como muestra de la capacidad de convocatoria que hoy por hoy tiene la figura del Papa, Ferry pone el ejemplo de Juan Pablo II: “El Papa era viejo, ni guapo ni brillante, y en mi país reunió a un millón de jóvenes hablándoles de teología con un acento polaco incomprensible”. “¿Que era conservador? ¡Pues claro! ¿Alguien se imagina un Papa que no lo sea?

El filósofo francés está convencido de que asistimos a un retorno de lo sagrado. “Exacto. Pero fíjese en que lo sagrado, etimológicamente, está ligado a la noción de sacrificio: es aquello por lo que merece la pena dar la vida. Y hemos ido bajando escalones: primero Dios, después la patria, no hace mucho la revolución… Sin embargo, ni uno solo de mis alumnos daría hoy su vida por ninguna de estas abstracciones. Lo harían por sus seres queridos o por otras personas, en acciones humanitarias. Es decir, hemos pasado de una trascendencia vertical a otra horizontal”, aclara Ferry. Y concluye diciendo que “la trascendencia –aquello que nos supera- tiene cuatro caras: la verdad, lo justo, lo bello y el amor”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>