fbpx

Julián Marías: un pensamiento humanista, un pensador comprometido

 

Nuevo humanista para el siglo XXI

 

Nace el 17 de junio de 1014 en Valladolid. Su familia se traslada a Madrid en 1919. Ingresa en la Universidad de Madrid, inscribiéndose en la Facultad de Ciencias y en la Facultad de Filosofía y Letras (1931). En 1936 obtiene la licenciatura en Filosofía y Letras.

 

Tras el estallido de la Guerra Civil se enrola en el Ejército. En 1939 es detenido y permanece encarcelado entra mayo y agosto. Finalmente es liberado. En 1941 se casará con Dolores Franco, compañera de la Universidad. Aparece el primer fruto de sus escritos: Historia de la filosofía.

 

En Madrid se relaciona con los intelectuales de la Posguerra. Acompaña a José Ortega y Gasset (1948) en la fundación del Instituto de Humanidades. En 1951 obtendrá su doctorado en Filosofía y Letras. Viaja a los Estados Unidos, impartiendo clases en el Wellesley College. Comienza a escribir en el diario ABC de Madrid.

 

En 1964 será elegido miembro de la Real Academia Española. Posteriormente, en 1977 es nombrado senador por el rey don Juan Carlos I. Fallece en diciembre su mujer, Lolita.

En 1985 viaja a Argentina donde realiza un ciclo de conferencias, con el patrocinio de la Fundación Banco de Boston. En 1988 iniciará la publicación de Una vida presente. Finalmente en 1966 recibe el Premio Príncipe de Asturias en Comunicación y Humanidades. Se le concede la Medalla de Oro al Mérito en el trabajo, en 2001.

 

Posee más de cincuenta libros publicados, de entre los que destacamos: Historia de la Filosofía (1941), Miguel de Unamuno (1943), El tema del hombre (1951), La estructura social (1954), El oficio del pensamiento (1958), Consideración de Cataluña (1966), Antropología metafísica (1970), La España real (1976), La devolución de España (1977), Problemas del Cristianismo (1979), La mujer del siglo XX (1980), Breve tratado de la ilusión (1984), Una vida presente (1988 y 1989) en tres tomos, La educación sentimental (1992), Tratado de lo mejor (1995).

 

 

Un pensamiento que valora la persona

 

Preocupado por la persona humana, Julián Marías defendió radicalmente sus derechos y deberes. En una época en que los derechos fundamentales son violados sistemáticamente, desde los Estados y desde grupos violentos, donde la vida humana es considerada como algo banal o sujeta a intereses económicos de unos pocos, nuestro pensador castellano defendió el valor trascendente de la persona humana.

 

A lo largo de sus clases, conferencias, seminarios y escritos contemplamos un intelectual con los pies en la tierra. Un hombre capaz de reflejar su compromiso diario con el hombre y la mujer contemporáneos sin miedo alguno. Un pensador que supo transmitir la realidad de la persona humana como ser trascendente, frente al eclipse de lo humano y de lo divino, frente a la cultura de la muerte que parece fundamentar bastantes comportamientos y prácticas de la cultura y la ciencia actual.

 

Julián Marías se convierte en un profeta para nuestro tiempo. En ningún momento rehusó la ayuda que le prestaba la revelación cristiana. Al contrario, fue consciente de la inmensa riqueza que el cristianismo procuró para su personas y el resto de personas que le rodeaban.

 

Precisamente, unido a las propuestas de la encíclica de Karol Wojtyla, Fides et Ratio, expresó la necesidad que tiene la humanidad de ver en el cristianismo como fuente y baluarte de la valorización de la persona humana, a la luz de la revelación del Dios personal. Afirmó: “Ya no es posible hablar de persona humana sin pensar en el rostro personal de Dios. La persona humana se legitima como persona porque Dios es persona. Es desde la revelación, desde la encarnación del Verbo, como se aplica al hombre el concepto de persona. La concepción de toda criatura humana como persona referida a Dios Creador, Redentor y Salvador, es la más importante respuesta a la búsqueda del hombre”.

 

 

 

Un pensamiento en favor de la cultura cristiana

 

Desde la defensa de la persona humana, como ser trascendente, Julián Marías realza la gran labor de la cultura cristiana como oasis del mundo actual, capaz de dar plenitud al hecho de ser persona.

 

Ya Romano Guardini advertía que la existencia despersonalizada deja de ser humana. Por lo tanto… ¿en qué se convertía la persona humana?… En un animal, un objeto, en una cosa. Esto mismo es lo que expresa a lo largo de sus escritos nuestro Julián Marías: Ha sobrevenido históricamente una despersonalización, venida desde fuera, a causa de interpretaciones teóricas que han ido haciendo su camino hasta desplazar la evidencia inmediata de la personalidad… Desde el siglo XVIII se va deslizando una interpretación no personal del hombre”.

 

¿Y qué pinta el cristianismo en todo esto? El cristianismo se convierte en una antropología de la vida, frente a la antropología totalitaria, en una cultura de la vida, frente a la cultura de la muerte, en una ideología, una forma de vida capaz de sacar al ser humano del anonimato, de la despersonalización, de la masificación y dar el sentido trascendente para el que ha sido creado.

 

Para Julián Marías a la persona no se le puede poner precio alguno. Es precisamente el ser humano “la única criatura que Dios ha querido por sí misma”, afirmó con rotundidad nuestro filósofo vallisoletano. Y es el cristianismo, contemplado desde su esfera antropológica, social y política, la única doctrina capaz de solucionar los problemas más profundos y existenciales del ser humano de todos los tiempos.

 

Sin lugar a dudas, Julián Marías enriqueció la cultura mundial sin pasar por alto las aportaciones de la cultura cristiana. No evadió los valores evangélicos a la hora de reflexionar y dar vida a un humanismo anclado en la cultura de la vida. Nos mostró como el hombre es capaz, a través del entendimiento, de llegar al Creador, a través de un destino eterno que puede aceptar o rechazar desde la libertad de los hijos de Dios.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú