La ONU, sobre el cambio climático: “los efectos pueden ser devastadores” si sigue este ritmo de emisión de gases

Urge tomar medidas drásticas contra el cambio climático”. Es el llamamiento que hace la ONU para evitar unos “efectos que pueden ser devastadores”, y la fecha límite para evitar una catástrofe global es 2030.

En el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC), esta organización advierte de que, de no ser así, no se podrá evitar la “pérdida de especies, desaparición de los arrecifes de coral y daños irreversibles para el ser humano” que están relacionados con la salud y la pobreza.

Otras consecuencias del calentamiento global tienen que ver con aproximadamente diez millones de personas más expuestas a inundaciones; cada vez menos zonas aptas para el cultivo de cereales; y los riesgos para la pesca a pequeña escala.

Las evidencias científicas del calentamiento son irrefutables, no son opiniones, y no podemos ignorar la urgente necesidad de actuar ya de forma ambiciosa”, ha sentenciado Thelma Krug, vicepresidenta del IPCC, en conexión por videoconferencia desde Corea del Sur.

De no ser así, el aumento de la temperatura y del nivel del mar en los próximos años puede tener consecuencias irreparables para los humanos y el resto de seres vivos del planeta, como se advierte en este vídeo publicado por La Vanguardia el pasado 8 de octubre.

“Si seguimos al ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero, habrá un aumento de 1,5 grados centígrados entre 2030 y 2052. Estamos incrementando la temperatura 0,2 centígrados por década”, se advierte desde el vídeo. A este ritmo, en 2100 el mar habrá subido entre 0,27 y 0,77 metros. Si se llegan a los dos grados más, los efectos pueden ser devastadores, insisten.

¿Cómo frenar los gases que calientan el clima?

Los expertos del IPCC se preguntan cómo frenar el incremento de gases que disparan el calentamiento global y si las nuevas tecnologías de captura de carbono y la geoingeniería climática, entre otras medidas, podrían ser la respuesta a esta pregunta.

En su informe muestran un gráfico interactivo en el que se puede observar la evolución entre 1990 y 2014 del total de emisiones GHG (gases de efecto invernadero), CO2 (dióxido de carbono), CH4 (metano), N20 (óxido nitroso) y F-Gas (gases fluorados). En los dos primeros casos, el incremento es más que preocupante.

Insisten en que una diferencia de solo medio grado de temperatura tendría consecuencias devastadoras para nuestro planeta, por lo que cada vez es más urgente limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de 1,5 grados centígrados.

De hecho, según el informe, que se basa en más de seis mil referencias científicas, actualmente vamos camino a un aumento de 3°C, muy por encima del máximo de 2°C contemplado en el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

En ese Acuerdo de París, la mayor parte de países se comprometieron a «mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2°C con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5°C».

¿Cómo frenar el incremento de gases que disparan el calentamiento global?
¿Cómo frenar el incremento de gases que disparan el calentamiento global?

Advertencias de diferentes expertos

El estudio explica los efectos que tendría un incremento de temperaturas del 1,5 y los compara con los de una subida de 2 grados. Hasta ahora, se pensaba que al mantener el calentamiento por debajo de 2 grados este siglo se podrían manejar los cambios que sufrirá el planeta.

Sin embargo, ir más allá de los 1,5 grados es poner en riesgo la habitabilidad de la Tierra. “Limitar el calentamiento a 1,5 grados conlleva muchos beneficios en comparación con limitarlo a 2 grados. Esto reduciría el impacto del cambio climático de manera muy importante», asegura el profesor Jim Skea, copresidente del IPCC. Pero, este límite podría superarse en tan sólo 12 años.

Por ejemplo, un incremento de 1,5 reducirá los arrecifes de coral entre un 70% y un 90%, dos grados los extinguirían casi por completo. Otra diferencia importante es que el nivel del mar aumentaría 10 centímetros más al pasar de 1,5 a 2 grados. Puede parecer poco, pero esta diferencia implica que diez millones de personas más estarían expuestas a inundaciones.

También tendría un impacto significativo en la temperatura y acidez del océano, y en la capacidad de realizar cultivos como el arroz, el maíz y el trigo. Y limitar el calentamiento a 1,5 frente a los 2 grados supondría reducir el número de personas expuestas a los riesgos climáticos y la pobreza en varios cientos de millones, así como limitar la prevalencia de enfermedades como el dengue y la malaria, agrega el IPCC.

Por su parte, Kaisa Kosonen, de Greenpeace, calcula que las emisiones de gases de efecto invernadero ya han elevado aproximadamente un grado centígrado la temperatura global respecto a los niveles preindustriales. «Ya estamos en la zona de peligro«, afirma.

«Ambos polos se están derritiendo a un ritmo acelerado; árboles antiguos que han estado allí durante cientos de años están muriendo repentinamente y acabamos de tener un verano en que gran parte del mundo estaba en llamas».

En Suecia hubo 80 incendios descontrolados el pasado 15 de julio debido al tiempo seco
En Suecia hubo 80 incendios descontrolados el pasado 15 de julio debido al tiempo seco

Greenpeace apuesta por adoptar “soluciones climáticas naturales”, como la protección de los bosques o la reforestación, que desempeñarían un papel destacado en el escenario de aumento de 1,5ºC.

Eduardo Rojas, decano del Colegio de Ingenieros y Montes, opina que “hay que contrastar esta técnica con otras opciones como la bioeconomía para sustituir materias primas no renovables (derivados de petróleo usado en el textil) por otras renovables”.

Por su parte, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, considera que el tiempo “idóneo” para anticipar el cumplimiento del incremento de 1,5 grados “pasó ya hace 25 años. Hay que acelerar los procesos de cambio”.

Opina que, en el caso de España, hay que cambiar el modelo energético y de la movilidad, la fiscalidad, los servicios ambientales y la forma de redistribuir la riqueza. Así, España y la UE reducirán un 45% sus emisiones de CO2. “Hemos perdido mucho tiempo; es preciso actuar ya”, sentenció Ribera.

Aún estamos a tiempo de evitar que esta escena vaya a más de forma irreparable
Aún estamos a tiempo de evitar que esta escena vaya a más de forma irreparable

¿Estamos a tiempo?

En cualquier caso, los expertos del IPCC consideran que todavía se puede conseguir que la temperatura del planeta no aumente de forma irreversible. Pero, esto requiere cambios urgentes y de gran escala por parte de gobiernos e individuos. Además, habría que invertir una gran cantidad de dinero cada año: alrededor del 2.5% del PIB mundial durante dos décadas, consideran desde el IPCC.

El informe afirma que si se quiere cumplir la meta del 1,5 habría que disminuir las emisiones de CO2 en un 45% para el año 2030. Y para 2050 deberían haber desaparecido.

Otras medidas son que las energías renovables proporcionen hasta el 85% de la electricidad global para 2050 y que siete millones de kilómetros cuadrados de tierra (más o menos el tamaño de Australia) se dediquen a cultivos energéticos.

Jim Skea afirma que si esto es posible o no dependerá de la voluntad política: «Si leen el informe y deciden actuar de inmediato, entonces mantener la subida en 1,5 grados sigue estando a nuestro alcance. Pero es una decisión que se debe tomar lo antes posible«.

El copresidente del IPCC también incluye medidas que se pueden tomar a nivel individual, entre otras: comprar menos carne, leche, queso y mantequilla y más alimentos de temporada producidos localmente (además de desperdiciar menos comida); conducir automóviles eléctricos y caminar o usar la bicicleta para desplazamientos cortos; tomar trenes y autobuses en lugar de aviones; recurrir a videoconferencias en lugar de viajar por razones de trabajo; secar la ropa al sol en lugar de utilizar secadoras; aislar mejor las casas para reducir la dependencia de calefacción y/o acondicionadores de aire; exigir una baja huella de carbono en todos los productos de consumo.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú