Laicos en el mundo

En junio de 2021 el Vaticano anunció que el Papa Francisco había abierto el proceso de beatificación de Robert Schuman. Se autorizaba a la Congregación para las Causas de los Santos a promulgar el decreto que reconoce sus “virtudes heroicas”, considerando a Robert Schuman  como uno de los fundadores de la Unión Europea y como un político que luchó por la unidad de Europa, dedicándose en su vida a trabajar por la paz.   En abril de 2020 también fue beatificado en Caracas,  el médico venezolano José Gregorio Hernández, el llamado “médico de los pobres”. Y en octubre de 2020, en Asís se beatificó al adolescente Carlos Acutis, que desde muy joven puso sus conocimientos informáticos y de internet al servido de la Iglesia.

Testimonios como los de Robert Schuman y como el joven Carlos Acutis son necesarios en la sociedad actual, personas como este ministro francés o este joven estudiante son un ejemplo de cristianos en la vida pública, fieles laicos.  Tanto las vidas de Schuman como de Acutis,  estuvieron dedicadas a la evangelización, cada uno en su ámbito de vida, cada uno en una época y situación histórica diferente; uno desde su actividad política como ministro del gobierno francés, y el otro desde su actividad en Internet; ambos fueron hombres de fe.

En Evangelii gaudium, el Papa Francisco nos exhorta a todos los laicos, a que huyamos del individualismo y seamos Iglesia en salida, porque todos tenemos el derecho de recibir el Evangelio, y el deber de anunciarlo, con alegría y fervor del bien que hemos recibido.  Ya nos advirtió el Santo Pontífice 2013, que “muchos laicos sienten el temor de que alguien les invite a realizar alguna tarea apostólica, y tratan de escapar de cualquier compromiso que les pueda quitar su tiempo libre”. Y es que la presencia de los cristianos en la vida pública conlleva un gran compromiso en la vida social y política de un católico, una participación que no es nada sencilla en la sociedad actual; una presencia que debe estar dirigida a la búsqueda del bien común, a la protección y defensa de la vida humana y a la construcción de la paz, como puede verse en la trayectoria de Robert Schuman. O en nuestro ámbito más cercano, el ejemplo de vida y de vocación laical de nuestro siempre amigo don José Díaz-Rincón, que ha sido un referente para toda la Iglesia de Toledo y sobre todo para los laicos toledanos.

En un mundo en proceso de secularización es más que necesario que los laicos nos involucremos, acompañemos con fuerza y con esperanza seamos todos iguales; tomemos la iniciativa y salgamos al encuentro sin miedo a las críticas, sin vergüenza ni remordimientos en el camino de la evangelización, tomando como modelo la vida de los santos y de tantas personas que dedican su vida a transmitir la Buena Noticia de la Salvación.  La presencia de los fieles laicos en el mundo actual es fundamental, ha sido necesaria en el pasado, en el presente y en el futuro.

La presencia de los fieles laicos en el mundo actual es fundamental, ha sido necesaria en el pasado, en el presente y en el futuro. Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú