fbpx

Películas sobre el sufrimiento: esperanza o sinsentido


Algunas películas ayudan al espectador a encontrar la esperanza tras el sufrimiento, como La escafandra y la mariposa, Elle, Mi pie izquierdo y A propósito de Henry. Otras, por el contrario, ofrecen una visión desoladora y pesimista del dolor, como las españolas Mar adentro y Camino.

La periodista y profesora de la Universidad Pontificia de Salamanca Ninfa Watt ha comparado distintas maneras como el cine ha tratado el sufrimiento, en una conferencia pronunciada el viernes 23 de enero en el colegio mayor Moncloa, de Madrid. De esta manera, Watt ha mostrado que “el cine sabe contar muy bien la experiencia profunda del dolor humano” y que “la clave está en cómo lo afrontamos”.

La periodista ha destacado que el dolor puede afectar de forma distinta a las personas, en su nivel fisiológico y en lo espiritual, y éstas pueden afrontarlo ofreciendo una multitud de respuestas. Mientras unas se quedan en el rechazo (incomprensión, negación de su sentido, intentos de escapar, ya sea embotando los sentidos o acabando con la vida del que sufre…); otras, aun “luchando contra lo que se puede luchar, aceptan serenamente lo que no se puede cambiar, aceptándolo y asimilándolo. Así, se puede vivir el dolor con esperanza e incluso con alegría, lo cual no quiere decir que se busque ni que se disfrute.

Watt considera que “la persona que se sitúa en un nivel superior es capaz de sobrellevar el sufrimiento en los niveles inferiores” y en su ponencia ha afirmado que “como cristiana”, situarse en una perspectiva de fe “ayuda a superarlo”, siguiendo “el modelo de Cristo”.

Absurdo y pesimismo o esperanza y espíritu de lucha

Mar adentro (Alejandro Amenábar, 2004), es un ejemplo de huida del dolor “por la supresión y la búsqueda de la muerte”. Watt no ha analizado el caso concreto de Ramón Sanpedro, “que queda en la intimidad”, pero no por ello ha dejado de señalar que “el tratamiento que se le da en la película es una apología de la eutanasia, manipuladora y que recurre a los sentimientos” para defender “que la vida no es digna si tiene dolor o enfermedad”.

Más reciente es Camino (Javier Fesser, 2008), que Watt ha criticado porque “al principio parece que tiene empatía” por el sufrimiento de la niña, pero “en aras de la búsqueda de la felicidad, ataca a las personas que la encuentran a pesar del dolor. Cuando ve una respuesta trascendente, la explica como el escape de una víctima oprimida por el entorno”.

Respecto a su director y en general a los directores cinematográficos, Watt considera que “no pueden aportar lo que no tienen, pero una duda bien contada es muy válida”, pero “lo que no puede ser, es el que ataca lo que encuentran otros”.

En el otro extremo se encuentra otra película reciente, La escafandra y la mariposa, basada en un hecho real (Julian Schnabel, 2007) y Elle, del editor Jean-Dominique Bauby, que cuenta la historia de una persona que, tras sufrir un infarto cerebral, sufre el síndrome del cautivo, pudiendo mover sólo un párpado pero manteniendo su mente intacta. En el libro que “dictó” con su ojo, afirmaba que el año que había pasado pudiendo mover sólo un ojo había sido el mejor de su vida.

Otros ejemplos de películas menos recientes que miran el sufrimiento desde esta perspectiva son A propósito de Henry y Mi pie izquierdo.

La primera narra la historia de un hombre que, por un tiro en la cabeza, “queda roto como ser humano” y tiene que aprender a todo desde cero, lo que le permite “conocerse, perdonar y encontrar otros valores” distintos al éxito. La segunda, cuenta la historia de un paralítico que sólo puede mover un pie y que, tras “enfrentarse al dolor con rebeldía, tras estar en declive por un abuso del alcohol y el conflicto con su padre”, logra salir adelante. Estas tres películas subrayan el papel esencial que juega “el apoyo familiar y terapéutico”.

Noticias relacionadas:

Camino no obtiene ningún premio en San Sebastián

Cine inteligente para diciembre: Nueve recomendaciones de CinemaNet

‘Los girasoles ciegos’ y ‘Camino’: “Cine laicista al rebufo de la Ley de la Memoria Histórica”

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.