fbpx

“Pene o muerte”: los woke celebran la mutilación como cura de los traumas y enfermedades mentales femeninas

(Feminist Current / Meghan Murphy) La semana pasada, la revista New York Magazine publicó una imagen de Mac McClelland, una periodista que ahora se hace llamar «Gabriel», que escribió sobre haber desarrollado un trastorno de estrés postraumático después de haber sido testigo de violencia sexual extrema tras el terremoto de Haití de 2010. McClelland intentó lidiar con este trauma simulando su propia violación, haciendo que un ex amante la sujetara, la golpeara y la forzara. En un artículo publicado en GOOD, escribió:

«El control que había perdido hizo que mi torso gritara de ansiedad; grité desesperadamente mientras me liberaba a patadas. Pero no importó cuántas veces logré tumbarlo al otro lado de la cama. Cuando me zafaba de él y empezaba a escabullirme, simplemente me agarraba por una pierna o un brazo o el pelo y me arrastraba hacia atrás. Para cuando me inmovilizó por el cuello con un antebrazo y me obligó a usar las dos manos para liberar espacio entre su codo y mi tráquea, ya me había agotado».

Antes de esta simulación en particular, en 2011, McClelland le dijo a su terapeuta: «Todo lo que quiero es tener sexo increíblemente violento», y más tarde explicó a ABC News que esta experiencia de luchar contra un violador en una situación controlada, la «curó.» Pero no era la primera vez que McClelland lo intentaba, y de hecho no la curó. Su pareja en la falsa violación era un compañero de BDSM en el pasado y McClelland tenía un historial de relaciones sexuales violentas que no terminó con este suceso en particular. Esta vez, la golpeó casi hasta dejarla sin sentido, recogiéndola después en sus brazos para consolarla.

«No lo disfruté como lo haría una persona que es realmente penetrada», escribió. Más bien, el objetivo era sobrevivir a la experiencia.

«Cuando quedó claro que podía soportarlo, empecé a respirar más profundamente. Y mi mente permaneció allí, permaneció presente incluso cuando se volvió doloroso, incluso cuando de repente me asfixió con una almohada, no para asfixiarme, sino para que no me rompiera la mandíbula cuando echó el codo hacia atrás y me golpeó la cara con el puño. Dos, tres, cuatro veces. Mi cuerpo se sintió devastado pero aliviado; había perdido, pero sobrevivido».

Este incidente tuvo lugar hace tiempo y su afirmación de que la «curó» podría haber sido más creíble si no fuera tan transparentemente al revés, pero también si no fuera por lo que siguió a continuación.

En sus memorias de 2015, «Irritable Hearst: Una historia de amor con TEPT», McClelland explica que se miraba en un espejo y no se veía a sí misma, sino a un chico, y que tenía sueños gráficos en los que no era la víctima, sino la autora de la violencia. McClelland continuó, después del suceso del que escribió para GOOD, practicando sexo violento en un intento de lidiar con su enfermedad mental relacionada con el trauma.

Finalmente, parece que se disoció por completo de su cuerpo femenino.

En 2019, McClelland publicó un relato en GQ – «The End of Straight»- en el que explica que le dijo a su terapeuta: «Todo lo que quería era serrar mi tejido mamario con una cuchilla dentada y aplastarlo contra una mesa de piedra con mis puños hasta que fuera partículas de pulpa, polvo.» Tras tener otro sueño en el que se veía como un hombre, McClelland decide que es trans y que debe quitarse las partes femeninas del cuerpo o morir. Su feminidad, según ella, la estaba matando.

No dudo que se sintiera así. McClelland acababa de darse cuenta de que, en nuestra cultura, ser mirado, consumido, objetivado y acosado sexualmente es una parte clave de ser mujer. Esto puede ser una constatación enloquecedora. Cuando me di cuenta cuando era joven, seguí enfurecida durante muchos años. McClelland tiene la misma edad que yo, pero parece haber llegado tarde a esta conciencia y a la ira asociada. Su ensayo para GQ también revela numerosos abusos y agresiones sexuales en su pasado.

Teniendo en cuenta todo esto, no es especialmente sorprendente que quisiera rechazar su cuerpo por completo: cansada de la falta de control sobre cómo se sentía, era incapaz de librarse de la vulnerabilidad y el trauma que ella atribuía a su «feminidad».

Sin confianza en sí misma, sin estabilidad mental y sin una sensación de control sobre su propio estado psicológico y su vida, convertirse en un hombre podría parecer la solución perfecta. Cuando una amiga trans le preguntó: «¿Qué es lo que más te gusta de la testosterona?». McClelland describió la sensación de hacerse más grande, de ocupar más espacio. El fin de la fragilidad, podría llamarse.

Se trata de una mujer que había estado disociando durante décadas para hacer frente a lo que le había sucedido, como niña y como mujer, que había recurrido a la negación y a la supresión para hacer frente a la situación (como hacen muchos). Y ahora, se le había ofrecido una segunda solución. La primera -la violencia sexual en un entorno «controlado»- no había funcionado. El paso final para deshacer todo lo que se había hecho, decidió McClelland, era conseguir una «polla». Entonces ella, como en sus sueños, ya no sería la víctima, sino la teórica perpetradora. Tal vez fuera la única manera de obtener el control.

Pero, por supuesto, las mujeres no pueden tener “pollas”. Pueden someterse a una serie de cirugías experimentales que despojan la grasa y la piel de sus antebrazos o muslos, hasta el músculo, junto con los principales nervios, arterias y venas, y dan forma a todo esto en un tubo, y luego intentan adjuntarlo a su pelvis, momento en el que todavía no tendrán un pene, pero sí probablemente una serie de infecciones, y la necesidad de más cirugías, ya que a menudo el «pene» no agarra. (La descripción del proceso en sí es mucho más truculenta que esto, y la detalla McClelland en su artículo, para los interesados, si les gusta el porno sobre mutilaciones).

McClelland no está preocupada por la función sexual de su «pene», ya que ahora se identifica como asexual, un giro de la historia no sorprendente en un viaje interminable hacia la identificación fuera del trauma. El «pene» era en realidad sólo una fantasía, parte de la disociación, de los sueños, del deseo de escapar del sexo que la desempoderaba.

No soy el terapeuta de Mac McClelland. No puedo diagnosticarle nada más allá de lo que ha revelado públicamente. No conozco las profundidades de su trauma o dismorfia corporal o la variedad de trastornos mentales que podría padecer. Pero sí sé que no es un hombre, y que mutilar el cuerpo de una enferma mental, ponerla en la portada de una revista, decirle que es un hombre y vitorearla, no la ayudará. Lo que le han hecho los medios de comunicación, su terapeuta y sus cirujanos es censurable. Pero sospecho que las únicas que pagarán serán las legiones de niñas y mujeres que ven esto como un camino hacia el amor, la seguridad y la liberación, engañadas para destruirse a sí mismas para consolar a unos pocos que no pueden admitir sus errores, y que necesitan sacrificar a personas cada vez más vulnerables para evitar la horrible realidad que se despliega ante nosotros.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

3 Comentarios. Dejar nuevo

  • María del Pilar
    12 enero, 2022 20:17

    ¿Era necesario este artículo…? La gente puede imaginarse, soñar o hablar lo que quiera, pero es preciso, que esto lo lea todo el mundo…?

    Responder
  • No creo que situaciones de personas individuales ( a no ser que representen un alto porcentaje de
    sectores de la poblacion) deban ser tratadas asi… puedo estar equivocado o no percibir la dimension …pero no me parecio adecuado el articulo.

    Responder
  • Lucía F. Padilla
    15 enero, 2022 07:38

    Tremenda historia. Pobre mujer. sin duda ESTÁ DEMENTE. Visto tenía sus terapeutas, queda demostrado la inutilidad de las terapias y lo tramposo de la profesión cuya educación se funda en una tonelada de datos falsos, y con eso les entregan un diploma pero no está capacitados para ayudar realmente. Que hasta la justicia los reconozca y sea oficial, no funcionan. Carecen de datos técnicos. No hacen ciencia. A quien le guste ayudar realmente y quiera la verdad, le sugiero vean DIANETICA , la ciencia moderna de la Salud mental. Su autor es un filosófo cientíco Sr. L. Ronald Hubbard. En cualquier sitio ved loi puede ver. No importa lo que otros dicen. Mirelo uds. mismo. Si le gusta ayudar, encontrará que hacer y que debe estudiar. No andar con suposiciones, opinión, conjeturas.
    Es una técnica científica.
    Con esto, la mujer de esta historia podía haber sido ayudada.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.