¿Puede un menor consentir la pérdida de su sexualidad?

(Edie Wyatt/Spectator Australia) El Tribunal de Apelación británico anuló la semana pasada la sentencia del caso Bell contra Tavistock de 2020, según la cual era improbable que los menores de 16 años pudieran dar un consentimiento informado al uso de bloqueadores de la pubertad en un tratamiento de disforia de género. La anulación de la decisión no entraba a dilucidar sobre la competencia de un niño para dar su consentimiento a los bloqueadores de la pubertad, sino sobre la conveniencia de que un tribunal medie en este ámbito. Los defensores de la interrupción química de la pubertad para el tratamiento de la «disforia de género» en los niños están celebrando la victoria de la diversidad y la inclusión, pero la decisión se parece mucho más a un tribunal que se lava las manos que a una validación de los tratamientos existentes para la disforia de género.

El Tribunal de Apelación del Reino Unido consideró que «la opinión médica dista mucho de ser unánime sobre la conveniencia de iniciar un tratamiento [de supresión de la pubertad] antes de la edad adulta. La cuestión plantea no sólo cuestiones clínicas médicas, sino también morales y éticas, todas ellas objeto de un intenso debate profesional y público«. El tribunal animó a las personas que se sintieran perjudicadas por el tratamiento médico de la disforia de género a emprender una acción civil contra los médicos y los hospitales directamente.

La decisión inicial de Bell contra Tavistock de 2020 seguirá siendo un hito por haber desmontado el mito de que los bloqueadores de la pubertad actúan como un «botón de pausa».  Las pruebas presentadas ante el tribunal demostraron que casi todos los niños a los que se les recetó bloqueadores de la pubertad para tratar la disforia de género pasaron a tomar hormonas del sexo opuesto, no pausando sino deteniendo la pubertad y el desarrollo corporal y cerebral que ésta conlleva.

Aún no se han estudiado adecuadamente todos los beneficios de la pubertad, ya que ninguna otra generación en la historia ha ofrecido a sus hijos una vía de escape de la ansiedad, la angustia, la opresión sexual y, en algunos casos, la homosexualidad, mediante la detención de la pubertad y el mito de que pueden cambiar de sexo. El tribunal dijo que «es correcto calificar el tratamiento [con bloqueadores de la pubertad] de experimental«, y que la administración de bloqueadores a los niños tenía efectos a largo plazo «que cambian la vida«.

Bell contra Tavistock, más que nada, es la historia de una joven que quedó atrapada en la ideología de que podía escapar del tipo de dolor que tan a menudo conlleva ser una niña pobre. Keira Bell presenta un aspecto permanentemente masculinizado, se ha sometido a una doble mastectomía y es posible que no pueda tener hijos. Afortunadamente, su pubertad ya estaba muy avanzada cuando empezó a tomar los bloqueadores de pubertad a los 16 años.  Algunos niños empiezan a tomar bloqueadores de la pubertad antes de los diez años. Keira ha dicho que «no había nada malo en mi cuerpo, simplemente estaba perdida y sin el apoyo adecuado. La transición me hizo más fácil esconderme de mí misma, incluso más que antes.  Fue una solución temporal, si es que lo fue de algún modo«.

A nivel internacional, muchos países se están alejando del «modelo de afirmación de género» para el tratamiento de la disforia de género y de su dependencia de los bloqueadores de la pubertad. La afirmación de género es la práctica de afirmar al niño en su género elegido, y requiere un amplio compromiso social y la reestructuración de las creencias que compartimos sobre el sexo y el género humanos. Mi opinión es que la inversión política en lo segundo ha llevado a un activismo inadecuado para lo primero.

(…)Toda la narrativa que sustenta la justificación del «modelo de afirmación», centrada en eliminar el consentimiento de los padres del tratamiento de sus hijos y en el silenciamiento de todo debate, es que los niños se suicidarán si no se les «afirma» en su género tanto con medicamentos como con cirugías.  Las pruebas de esto no sólo no aparecen, sino que apenas se buscan.

En un informe reciente de la Universidad de Melbourne sobre el «Proyecto Nacional de Vigilancia del Suicidio y la Autolesión» se informó de que no «existía información de esto en otros subgrupos de población, incluidos los LGBTIQ+«.  El sociólogo, Dr. Michael Biggs, de la Universidad de Oxford ha investigado la evidencia en la reducción de la ideación suicida tras el uso de bloqueadores de la pubertad, y ha encontrado que los estudios citados a menudo se basan en una escasa evidencia. Biggs ha realizado nuevas investigaciones que indican que el suicidio es en realidad mucho menor entre las personas trans de lo que se pensaba, pero el interés en publicar la investigación ha sido hasta ahora limitado, por lo que parecen ser razones políticas.

Esta falta de pruebas sobre el beneficio neto de los fármacos y la cirugía en el tratamiento de la transición de género en los niños se opone al hecho sistemáticamente demostrado de que la mayoría de los niños que no confirman su género desistirán y llegarán a aceptar su sexo de nacimiento con una psicoterapia adecuada y una «espera vigilante». Muchos seguirán viviendo en la no conformidad de género, muchos se identificarán como gays o lesbianas, pero pueden forjar un camino libre del tipo de medicación radical y experimental que va de la mano del modelo de afirmación. Además, el método de «espera vigilante» no requiere que toda la sociedad cambie sus palabras y percepciones de la realidad.

El lenguaje, la legislación, la educación y la histeria online que se ha construido en torno al modelo de afirmación de la transexualidad ha dado lugar a un aumento masivo de jóvenes que se identifican como transexuales

El lenguaje, la legislación, la educación y la histeria online que se ha construido en torno al modelo de afirmación de la transexualidad ha dado lugar a un aumento masivo de jóvenes que se identifican como transexuales en lo que se ha etiquetado como un «contagio social», que afecta desproporcionadamente a las niñas. Un artículo reciente en MedScape del Dr. William Malone registra que en 2014 en Estados Unidos la disforia de género en adultos era tan rara como 2-14 de cada 100.00, mientras que «en 2017, 3-4 de cada 100 adolescentes en Estados Unidos informaron que son o pueden ser transgénero«. Un estudio de un distrito urbano indicó que hasta el 10% de los niños se identificaban como de género diverso.  En un nivel esto tiene sentido, porque coloquialmente sabemos que muchos de nosotros fuimos niñas masculinas (tomboys) o niños afeminados. El problema es que ha aparecido una industria en la que están perdiendo partes del cuerpo, la función sexual y la fertilidad.

En lo que supone un enorme beneficio para las farmacéuticas, se estima que más de un millón de niños estadounidenses podrían tomar pronto medicamentos para bloquear la pubertad.  Muchos de estos niños se convertirán en pacientes médicos de por vida, simplemente porque no se ajustaron a los estereotipos. Esta industria se financia con las enormes compañías de seguros médicos y, en última instancia, con las contribuciones de los trabajadores y de la clase media, a los que se llama fanáticos si no se ajustan a la ideología de género.

(…) Una lección que podemos aprender del caso Bell contra Tavistock es que cuando algo se institucionaliza es muy difícil de revertir, incluso ante las crecientes pruebas contrarias y la resistencia de las bases. Muchos de nosotros teníamos la esperanza de que los tribunales pusieran freno a lo que es una clara violación de los derechos de los niños, de los padres y de las mujeres con la incrustación de la ideología de género en las instituciones gubernamentales.

Pero las ideologías de género han dado a sus partidarios una superioridad moral que se resisten a abandonar, especialmente porque viene acompañada de un flujo constante y fiable de financiación gubernamental y de capital. Lo aterrador es que su argumento moral se basa casi exclusivamente en la supuesta prevención del suicidio de los jóvenes.

Hemos sido testigos del fracaso de la protección de los niños por parte de quienes se han negado a rendir cuentas a quienes los financian. Estamos pagando a personas para que esgriman descaradamente la amenaza del suicidio de niños a los padres que intentan salvar a sus hijos de la castración química. La ideología de la identidad de género no sólo da poder a los que la aceptan, sino que priva de derechos a los que no lo hacen y divide a las comunidades. Los que disienten de esta narrativa se encuentran con que pierden amigos, oportunidades de empleo y son abiertamente vilipendiados.

La parte más trágica de todo esto es lo que se denomina «arrepentimiento de la transición» en las filas cada vez más numerosas de las detransicionadas. Para mí, es como si un niño dijera que se arrepiente de haber estado en un hogar donde le agredieron sexualmente. El consentimiento estaba en el centro del caso Bell contra Tavistock. Los niños no tienen capacidad para consentir el sexo o la eliminación de su sexualidad. Así que muchas detransicionadas están explicando sus historias de arrepentimiento por haber intimidado a sus padres con amenazas de suicidio y por haber utilizado técnicas que aprendieron online para obtener medicación. Mientras lo hacen, activistas desalmados tratan de borrarlas de la historia «trans» y llamarlas traidores y mentirosas a la noble causa de salvar a los «niños trans».

Estamos pagando a personas para que esgriman descaradamente la amenaza del suicidio de niños a los padres que intentan salvar a sus hijos de la castración química Clic para tuitear

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Es mucho peor el remedio que la enfermedad, sencillamente porque la enfermedad, «disforia de género», no es corporal sino mental.
    También hay personas que se sienten perros, por ejemplo, y a nadie se le ocurrirá recetar que hay que implantarles colmillos de perro, ni una cola en el coxis, para que se sientan a gusto con su cuerpo.
    Aunque todo llegará. Así como la ideología de género ha logrado implantar la transición corporal de género, la ideología antiespecista acabará por incorporar la transición corporal de especie.
    Todas estas ideologías anti-humanistas convergen en la misma intención: convertir al ser humano en un ser grotesco.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú