fbpx

Teresa Forcades dice que “dan ganas de hacerse cuáquera”, pero, ¿los conoce?

Religión

La polémica religiosa catalana Teresa Forcades ha concedido una entrevista a la Revista Alandar en la que se muestra favorable a la unión entre personas del mismo sexo. Esta monja benedictina ya se descolgó con declaraciones alejadas del Magisterio de la Iglesia al expresar su posición a favor del aborto y de la píldora del día siguiente por lo cual la Santa Sede le pidió una rectificación.

En la entrevista destaca una de las afirmaciones que la religiosa realiza al plantearse la posibilidad de hacerse cuáquera.
Teresa Forcades, abordando la cuestión de la organización jerárquica de la Iglesia, incluso en el ámbito de las parroquias, declara que cuando mira “grupos de base, no sólo en la Iglesia católica, veo que la gente que profundiza en su relación con Dios crece como persona y se ayudan mutuamente. Y suerte hemos tenido de que existan grupos como los cuáqueros, tan importantes, con Margaret Fell, que me dejaron muy fascinada cuando los conocí, como ya en el siglo XVII y con continuidad hasta hoy siguen con ese modelo no jerárquico, con una igualdad de género que casi dan ganas de hacerse cuáquera”.
¿A qué se refiere la monja Forcades con los cuáqueros? ¿Por qué se plantea hacerse cuáquera? La razón es que esta deriva religiosa cristiana fundada en Inglaterra por George Fox (1624-1691) no consta de un modelo jerárquico y, además, algunos sectores de esta Sociedad Religiosa de los Amigos propugnan la igualdad de género.
Es cierto, tal como apunta la religiosa, que este movimiento no se basa en jerarquías, de hecho es una de sus características propias. Lo mismo sucede con muchas otras confesiones protestantes, solamente las confesiones episcopalianas mantienen una jerarquía, ya que lo normal es que las comunidades tengan pastores y estos ejerzan el liderazgo de la congregación en cuestión. Este hecho explica la profusión de iglesias protestantes en las que una Iglesia puede ser literalmente una iglesia física.
Los cuáqueros, una deriva desvinculada
Una de las características de los cuáqueros es que tienen muy pocas características comunes entre ellos, por ello lo de la igualdad de género que apunta Forcades depende de la comunidad de la que se esté hablando. Una característica generalizada de los cuáqueros es su pacifismo. No lo es como ya se ha apuntado la jerarquía, por ello critican la figura del sacerdocio. Los cuáqueros no creen que deban haber sacerdotes ni personas consagradas, por lo tanto a la religiosa benedictina le gusta una confesión en la que no hay lo que es ella: ni sacerdotes, ni hombres consagrados ni mujeres consagradas. Y no solamente no existe esa figura, sino que es criticada como una de sus principales características.
El rechazo a estas figuras religiosas es debido a otra característica generalizada de los cuáqueros, también propia de la iglesia protestante aunque la primera la lleva hasta sus últimas consecuencias: es el subjetivismo. Esto consiste por parte del fiel en la lectura directa de la Biblia y la búsqueda personal de la inspiración con el libro sagrado. De tal manera que dentro de la multiplicidad de cuáqueros, porque no tienen un programa común, hay una división en cuanto al método de culto que se define como ‘programados’ y ‘no programados’. Los ‘no programados’ se reúnen alrededor de una hora en silencio y de tanto en cuanto habla alguno si considera que tiene un mensaje que le ha llegado del Espíritu Santo. Por otro lado, los ‘programados’ tienen un sistema de culto más parecido a los protestantes que se basan en la Palabra.
Esta característica del movimiento desemboca en un subjetivismo extraordinario, lo cual explica que hayan ‘no programados universalistas’, ‘no programados cristocéntricos’ (que son los cuáqueros conservadores y que poco tienen a favor de la perspectiva de género), los ‘programados cristocéntricos’, los ‘cuáqueros evangélicos’, etcétera. Todos ellos forman parte de la Sociedad Religiosa de los Amigos, pero esta sociedad tiene unas vinculaciones muy laxas, prácticamente en muchos casos no hay comunicación. Por lo tanto una de las características de los cuáqueros es la fragmentación.
Aunque nació en Inglaterra en el siglo XVII donde más expansión ha encontrado es en Estados Unidos de la mano del conocido William Penn. Los cuáqueros no tienen un credo oficial, tienen muchas creencias diferentes en países diferentes, también a escala nacional.
Por lo tanto, la religiosa Forcadas demuestra un nivel de conocimiento de lo que son los cuáqueros un poco limitado, parece que haya tocado con la mano la trompa del elefante pero no haya visto el animal entero y pretenda explicar al elefante a través de conocer solamente una parte de él.
Los cuáqueros tienen valores positivos como el de la paz y la sencillez al vivir, pero también promueven elementos criticables como la subjetividad extraordinaria, la fragmentación, etcétera. Cabe recordar que si la predicación de Jesucristo se rezaba en la unidad, y el esfuerzo está en la reconstrucción de la unidad, los cuáqueros, que son pocos en general, representan un modelo de fragmentación. Esto resulta lógico en toda la creencia que tenga una carga subjetiva tan fuerte ya que si alguien llega a la conclusión de que algo es la verdad, los demás pueden decir misa. Eso explica que entre ellos haya poca comunicación. Además, la supuesta igualdad de género a la que se refiere Forcades depende de a qué grupo de cuáqueros se trata porque hay variantes extraordinariamente conservadoras.
Los cuáqueros creen que si ellos mismos pueden leer e interpretar la Biblia y pueden recibir inspiración directa del Espíritu Santo no necesitan un intermediario que rece por ellos en un monasterio, ni un sacerdote que realice los sacramentos, ni un pastor que les guíe. Por ello, no deja de ser sorprendente que a una persona consagrada le parezca tan fantástica una confesión religiosa que sostiene una durísima crítica contra las personas consagradas al considerar que responden a un contrasentido.
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Cuaquero español
    9 agosto, 2016 00:19

    Fui no programado cristocentrico. Hoy soy no programado no teista. Mi desvinculación vino en en parte por la concepcion de la igualdad de genero que tenian. Siempre daba la impresión en los grupos que la mujer era superior moralmente al hombre. Has patinado bastante hay. Son conocidos como conservadores; pero conservadores del rito, no de ideas conservadoras. Quizas los menos serian los programados cristocentricos (evangelistas) porque se parecen mas a los catolicos y resto de religiones. Aun asi no seria justo decir que no abogan por la igualdad de genero. Muchisimo mas que cualquier sistema de creencias podria decirse que su concepcion es similar al de los feministas moderados.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.