inicio
  Sábado, 25 de octubre de 2014
Bookmark and Share
  Votar:  
Resultado: 3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos   15 votos
26/07/2010 - Cultura
Ágora pincha también en EEUU: costó 70 millones de dólares, ha recaudado solo 37
Se rodó en inglés y con Rachel Weisz pensando en el mercado americano: sólo la exhiben 5 cines.
Amenábar presentando los DVDs el pasado marzo - no bastarán para cubrir el agujero de 32 millones de dólares
Los astronómicos rollos de Hipatia aburren fuera de España
Rachel Weisz no actuó mal, pero no ha atraído al público norteamericano
 Noticias relacionadas
José Angel Antonio

Ágora, la película de Alejandro Amenábar sobre el asesinato de la filósofa Hipatia de Alejandría y el crepúsculo del paganismo,  lleva 8 semanas veraniegas en los cines de Estados Unidos, y no ha recaudado ni 300.000 dólares. Llegó a estar presente en 5 cines pero no atrajo al público ni a la crítica.

Si el cine español quiere triunfar internacionalmente, la vía de “Planet 51” parece más eficaz: este film español de dibujos animados costó 70 millones de dólares, como Ágora, pero ha recaudado 103 millones en todo el mundo, y en EEUU se exhibió en más de 3.000 cines.
 
En cambio, Ágora, que también costó 70 millones, sólo ha recaudado un total de 37,3 millones de dólares, casi todo en España.
 
Fracasa en todo el mundo menos en España
 
De hecho, la película de Amenábar ha pinchado en todo el mundo, excepto en España, donde fue machaconamente potenciada por la prensa cercana al socialismo y por Telecinco, ya que la película estaba producida al 88% por Telecinco Cinema. Al estreno acudieron cinco ministros y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón. Por esas fechas, se publicaron en España al menos 10 libros sobre Hipatia (la mayoría, novelas muy malas, y sólo algún ensayo serio).  
 
Según BoxOfficeMojo, de octubre a febrero, Ágora recaudó en España unos 29,6 millones de dólares. La película pudo verse en 450 cines, una cantidad absolutamente excepcional para una película española. Con todo el apoyo oficial y la fama de Amenábar, “Ágora” fue la película española más vista en nuestro país el año pasado: 3,4 millones de espectadores, el doble que “Planet 51” o “Celda 211”.
 
En cambio, en la laicista Francia recaudó sólo 2,3 millones de dólares; y en Italia, donde tienen tradición de “cine de romanos” y contó con el poderío de Telecinco, sólo 2,8 millones; duró menos de un mes en los cines europeos. En el resto de países su repercusión fue mínima.
 
Ni la Weisz, ni Carl Sagan...
 
El fracaso en Estados Unidos no es un tropiezo menor: la película se rodó en inglés y con una actriz como Rachel Weisz pensando en el público norteamericano y en explotar el filón de Amenábar como autor conocido en EE UU. Además, Estados Unidos es el país de Carl Sagan, el autor de divulgación científica que “canonizó” a Hipatia con su serie “Cosmos”(difundiendo varios errores históricos, de paso), que tuvo audiencias millonarias.
 
La realidad es que ni Amenábar ni los ejecutivos de Berlusconi consiguieron colocar su película en ninguna gran distribuidora norteamericana. Al final, no han querido ver la película ni los espectadores del difunto Carl Sagan ni los lectores del “nuevo ateísmo grosero” que proponen a Hipatia como una científica mártir del oscurantismo cristiano (en vez de lo que fue: víctima colateral en un conflicto violento callejero entre facciones políticas locales).
 
Amenábar dice que no es anticristiana, pero no convence
 
En el estreno en Los Ángeles, el director aún intentaba difundir en la prensa que su película no era anticristiana y aludía a su época de colegio escolapio. "Yo he sido educado en un colegio católico, conozco la doctrina católica, pero de ninguna manera la película fue hecha para arremeter contra el cristianismo, se enfoca en un episodio de la historia", declaró a AFP.

"Desde el punto de vista de la fe, no soy creyente, sin embargo me identifico con muchos valores que Jesús predicaba. ¿Pero qué es ser cristiano? A mí me parece que no hay nada menos cristiano que un grupo de así llamados cristianos que matan a una mujer en nombre de Jesús", denunció. "¿De qué lado hubiera estado Jesús en esta coyuntura? ¿De Hipatia o de los que la mataron? Para mí está claro que del lado de Hipatia. Por eso desde mi punto de vista la película me sigue pareciendo más cristiana que anticristiana".
 
Lo que pasa es que casi nadie cree que la película de Amenábar no sea anticristiana. Para empezar, la muchedumbre que mató a Hipatia no lo hizo “en nombre de Jesús” como dijo Amenábar en Los Ángeles, sino por razones políticas: apoyaba a la facción del gobernador (que también era cristiano). Amenábar es quien (apoyándose en Carl Sagan y  Edward Gibbon) le da el (des)enfoque religioso.
 
Como Pablo Motos en el programa “El hormiguero” (afín a la película: Sogecable –Prisa, Cuatro, CanalPlus- ha participado en la producción), teniendo a Amenábar y Weisz delante, muchos dicen al ver la película: “hay que ver qué hijos de puta eran los cristianos”.
 
Se queja de que no la estrenasen en Egipto... donde aún matan a cristianos
 
Amenábar se queja de que no le hayan dejado estrenar la película en Alejandría, un país donde la minoría cristiana sufre abusos desde hace siglos, y que pasó de luto las últimas Navidades después de que tirotearan a varios miembros de su comunidad, lo que condujo a diversos alborotos por la inactividad de la policía. ¡Y el director de cine aún pide que exhiban allí su película que presenta a los cristianos egipcios como los “malos”! Es de comprender la prudencia de las autoridades egipcias que lo han impedido y han prevenido así la explosión de un polvorín de oprobios y marginación. Es muy probable que esta prohibición haya salvado vidas.
 
Durante 20 meses el director ha repetido que la película no era anticristiana, esperando llegar al mercado americano. Ahora que el ciclo de vida del producto va llegando a su final, es posible que Amenábar deje de fingir. O quizá no: hace mucho que se sabe que el tetrapléjico Ramón Sanpedro murió entre dolores y en soledad, no en placidez acompañada como afirma Amenábar en su fantasía eutanasista “Mar adentro”, pero el director no ha tenido nunca nada que añadir.  
 
La película no tendrá mayor recorrido en el extranjero y Telecinco tendrá que pensar cómo recuperar los 32 millones de dólares perdidos (la venta de DVD no dará para ello: a muchos espectadores les aburrieron los largos discursos sobre astronomía y no piensan repetir).
 
El filme sin duda circulará una y otra vez por las televisiones implicadas, pero sus errores históricos se han debatido ya en profundidad. En ForumLibertas han tenido miles de lectores los artículos  Las mil muertes de Hipatia: cómo la historia ha tratado a la filósofa de Alejandría, del especialista en cultura clásica Miguel Ángel García Olmo, y Contra el bulo: los cristianos antiguos no destruyeron la Biblioteca de Alejandría ni ninguna otra.
 
A modo de resumen, apuntamos aquí un análisis de la época en que se estrenó la película en España, que tomamos de la web de cine FilaSiete.com, en el que la autora, Ana Sánchez de la Nieta, elabora lo que nos parece un juicio ponderado
 
Me parece que el problema de Ágora es que padece un exceso de ideología y eso se nota en el guión. Amenábar dice que su película es una crítica al fanatismo religioso mientras niega que sea una cinta anticristiana. Esta negación se hace más categórica cuando manifiesta que “desde luego, no es contra los cristianos de hoy”. Al margen de astutos lemas de marketing (si los “cristianos de hoy” no van a ver su película no recuperará los millones invertidos), es difícil que quien vea la película no perciba su acerada crítica al cristianismo. Amenábar construye una historia bastante documentada pero también sutil y torcidamente maquillada y, entre línea y línea de guión, destila sus consignas: la religión y la ciencia son enemigas incompatibles, el cristianismo acaba con la razón, la fe va unida a la violencia y al rechazo de la dignidad y los derechos de la mujer... Para ilustrar esas afirmaciones, pone el foco en algunas cosas –en parte verdaderas- y silencia otras. Por ejemplo, no hay nada del proverbial carácter aguerrido del pueblo alejandrino que antes de a Hipatia mató de igual forma a unos cuantos obispos, no se dice nada tampoco de los muchos filósofos cristianos contemporáneos a Hipatia, no existen cristianos coherentes ni se muestra el habitual trato aberrante a la mujer en las religiones antiguas (que fue una de las causas de que tantas mujeres se convirtieran al cristianismo).
Enviar por correo
  Votar:  
Resultado: 3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos   15 votos
Identificarse
Recordarme              Lo olvidé   |   Registrarse


© 2004-2014 FORUM LIBERTAS | Noticias de actualidad en España
Logotipo de C2C Logotipo de SPC