fbpx

El Papa a los abuelos: son “artífices de la revolución de la ternura”

Este lunes, 10 de mayo, el Vaticano ha presentado la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores 2022 sobre el tema “En la vejez seguirán dando fruto” (Sal 92,15).
Se ha hecho público, asimismo, el mensaje para la ocasión del Papa Francisco, que se ha  referido a su generación para recordar que los que atraviesan la vejez tienen una misión importante en la vida. Están llamados a ser “artífices de la revolución de la ternura” y a “liberar juntos al mundo de la sombra de la soledad y del demonio de la guerra”.
De esta manera el Santo Padre invita a redescubrir esta etapa como “el don de una larga vida”.
Esta Jornada se estableció en 2021 y se celebra cada año en toda la Iglesia en el cuarto domingo de julio, en torno a la festividad de san Joaquín y santa Ana, los “abuelos” de Jesús. Este año tendrá lugar el 24 de julio.
En su exhortación a las personas mayores, el Papa Francisco identifica las dificultades que supone la vejez en la vida de las personas y para la sociedad. Sin embargo, invita a las personas mayores a “seguir esperando” y señala que una larga vida es un don también para toda la sociedad: “¡Bendita la casa que cuida a un anciano! ¡Bendita la familia que honra a sus abuelos!”.
Francisco denuncia que en un mundo donde la violencia de la guerra está presente, es necesario “un cambio profundo, una conversión, que desmilitarice los corazones, permitiendo que cada uno reconozca en el otro a un hermano”. Por este motivo, el Papa recuerda que el testimonio de los mayores es de gran importancia y les invita a “ser maestros de una forma de vivir pacífica y atenta con los más débiles”.
Esta misión comienza por la propia familia pero no se acaba en ella y continúa hasta abarcar a “todos aquellos nietos atemorizados que aún no hemos conocido y que quizá huyen de la guerra o sufren por su causa” en Ucrania, Afganistán o Sudán del Sur, entre otros lugares.
El Santo Padre invita a los abuelos y a los mayores a seguir dando fruto y les propone vivir de manera particular la dimensión de la oración. Esta –señala el Santo Padre– es “el instrumento más valioso que tenemos, y que es el más apropiado para nuestra edad”. Y es que una “invocación confiada puede hacer mucho, puede acompañar el grito de dolor del que sufre y puede contribuir a cambiar los corazones”.
El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida indica dos modalidades para vivir la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores: celebrar en cada parroquia una misa dedicada a los ancianos e ir al encuentro de aquellos que no reciben visitas. Por otra parte, en el Mensaje, el Papa afirma que “la visita a los ancianos que están solos es una obra de misericordia de nuestro tiempo”.
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú