¿Cuál es la objeción del año de Cervera como Capital de la Cultura Catalana en 2019?

Cervera es la nueva Capital de la Cultura Catalana del 2019 tras tomar el relevo de Manresa. La capital de la comarca de la Segarra desarrollará una serie de actividades a lo largo del año para promocionar la localidad, de gran interés cultural y arquitectónico.

La programación presentada contará con la participación de unas 50 organizaciones culturales de la zona y contará con 70 proyectos culturales que darán lugar a más de 100 acciones culturales que se podrán ver a lo largo de todo el año que dure la capitalidad cultural.

A estas nuevas actividades hay que sumarles las que ya viene desarrollando la localidad como son, por ejemplo, el Festival de Pascua, el Curso Internacional de Música-Cátedra Emili Pujol y la Pasión medieval, así como una larga lista de exposiciones e intervenciones patrimoniales. Entre todas las actividades se llegará a cerca de 200 en total dirigidas a todo tipo de públicos.

El alcalde de la ciudad, Ramon Royes, ha cifrado en unos 475.000 euros el coste de este año cultural. Sin embargo, si se suma la actividad ordinaria que anualmente ya desarrolla Cervera, la ciudad destinará este año más de 2,6 millones de euros en el ámbito cultural.

El Aquelarre desluce la fiesta cultural

Sin embargo, una actividad que desluce desde hace años esa oferta cultural, y que tradicionalmente ha sido muy criticada es el Aquelarre. Una invocación satánica al Macho cabrío, o lo que es lo mismo, al demonio que se suele realizar en agosto.

Esta celebración constituye una ”orgía” de fuego, alcohol, música y apología del sexo sin límites. Tiene como punto álgido la exhibición del Macho Cabrío en plena plaza pública repleta de adultos, adolescentes y algún que otro niño. La personificación del Diablo y del mal hace ostentación de un enorme pene que, excitado por dos brujas en top-less, simula una eyaculación sobre los asistentes. Para los más pequeños se ha montado un ”Aquelarrito” (en catalán Aquelarret), una especie de mini aquelarre

A pesar de ser una de las fiestas catalanas más multitudinarias y de contar con el beneplácito y la colaboración económica de la administración, el Aquelarre de Cervera corre el riesgo de exportar una imagen de la ciudad relacionada con el desmadre satánico y la pornografia, algo que degrada, al mismo tiempo, la imagen de Cataluña en el exterior.

aquelarre cervera capital cultural
El descontrol y la carnalidad son el eje central del Aquelarre de Cervera

Haciendo historia

Ya en 2003, la asociación e-Cristians desmentía las raíces históricas de esta fiesta: “al contrario de lo que puede parecer -afirmaba entonces esta organización-, los orígenes del Aquelarre de Cervera no se corresponden con hechos históricos relacionados con la brujería, como son los casos de Zugarramurdi (Navarra), el Arenal de Coiro (Pontevedra), la playa de Arenas Gordas (cerca de Sevilla) y tantos otros lugares de aquelarre del siglo XIV. Tampoco las fechas tienen que ver con las celebraciones tradicionales de aquelarres, como el 2 de febrero (la Candelaria), el 1 de mayo (noche de Walpurgis), el 1 de agosto (San Pedro Encadenado) o la víspera del 1 de noviembre (Halloween). El origen del Aquelarre de Cervera se remonta al año 1978, cuando un grupo de jóvenes del pueblo, la Asamblea de Jóvenes, al tener vetada su participación en las fiestas del barrio viejo por no pertenecer a él, se decidieron a organizar su propia fiesta pagana. El Callejón de las Brujas, una vieja calle debajo de las antiguas murallas que corre paralela a la calle Mayor, les sirvió de inspiración para dar un cierto enfoque y nombre a su fiesta”.

“En principio, la celebración no pasaba de ser una fiesta sin origen religioso -prosigue e-Cristians- y cuyas actividades, con el paso del tiempo, podrían considerarse incluso ingenuas hasta 1983, año en que se empiezan a notar los primeros cambios al ampliarse el número de actividades. En 1984 aparece por primera vez la figura del Macho Cabrío, se buscan nuevos espacios y queda definido el esquema de la fiesta que perdura hasta hoy. Un ejemplo de la orientación que va tomando la fiesta del aquelarre es la representación de la quema de un obispo que tiene lugar en 1986, con la consiguiente protesta de las autoridades eclesiásticas. En 1997 el Ayuntamiento acepta una propuesta de profesionalizar la dirección del evento y en 1998 se amplían a tres días los actos conmemorativos. En 1999 se presenta un espectáculo relacionado con el paso del tiempo y los siete pecados capitales y, en el 2000, el argumento es el del Apocalipsis y el fin del mundo. En definitiva, el Aquelarre de Cervera se presenta como una orgía de fuego y transgresión, donde el Diablo y otros seres malignos se hacen con el poder absoluto e incitan a la embriaguez de los sentidos y la razón”.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

El diablo y el mal, modelo a seguir

En aquel entones, e-Cristians ya constataba que en la puesta en escena del Aquelarre de Cervera, La ”suite” del desmadre (como muy bien titulaba EL SEGRE en un artículo del 1 de septiembre de 2003), se juega con la exaltación del más significativo representante del mal en la tierra: el diablo. “Un diablo que hace una llamada pública a los asistentes para que, durante esos tres días, se liberen de cualquier norma y valor ético para disfrutar del placer que les aportará el sexo y el alcohol”, se explicaba.

Un buen ejemplo a seguir, sobretodo para los más pequeños, a los que se introduce en este mundo de oscuridad, brujería y pornografía mediante la celebración del Aquelarret, una ”minifiesta” para niños basada en talleres infantiles, pasacalles y grupos infantiles de diablos, actividades todas ellas muy positivas si se produjesen en un contexto inspirado en otro tipo de valores.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú