El Papa pone en el centro a los pobres en el contexto de la pandemia

“La pandemia ha dejado al descubierto la difícil situación de los pobres y la gran desigualdad que reina en el mundo”, ha afirmado el Papa Francisco en la Audiencia general de este miércoles 19 de agosto.

Continuando con las catequesis semanales sobre cómo sanar el mundo después de la crisis sanitaria, el Papa destacó que “el virus, si bien no hace excepciones entre las personas, ha encontrado, en su camino devastador, grandes desigualdades y discriminación. ¡Y las ha incrementado!”, tal y como informa el portal de noticias Vatican News.

La opcion preferencial por los pobres

El Santo Padre explica que la respuesta a la pandemia debe ser doble. Por un lado, “es indispensable encontrar la cura para un virus pequeño pero terrible, que pone de rodillas a todo el mundo.” Por el otro, continua el Pontífice, “tenemos que curar un gran virus, el de la injusticia social, de la desigualdad de oportunidades, de la marginación y de la falta de protección de los más débiles”.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 10 Mejores Posts sobre Eutanasia

Citando la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, Francisco afirma que “en esta doble respuesta de sanación, hay una elección que, según el Evangelio, no puede faltar: la opción preferencial por los pobres”. Y recordó: “esto no es una opción política; tampoco es una opción ideológica, una opción de partido… No. La opción preferencial por los pobres está en el corazón del Evangelio”.

El Santo Padre, recuerda que “Cristo mismo, que es Dios, se ha despojado a sí mismo, haciéndose igual a los hombres; y no ha elegido una vida de privilegio, sino la condición de siervo. Nació en una familia humilde y trabajó como artesano”. Al mismo tiempo, “al principio de su predicación, anunció que en el Reino de Dios los pobres son bienaventurados. Estaba en medio de los enfermos, los pobres y los excluidos, mostrándoles el amor misericordioso de Dios”.

Un criterio-clave de autenticidad cristiana

“Los seguidores de Jesús se reconocen por su cercanía a los pobres, a los pequeños, a los enfermos y a los presos, a los excluidos y a los olvidados, a quien está privado de alimento y ropa” destacó el Pontífice. Recordando lo expresado por San Juan Pablo II, subraya también que “este es un criterio-clave de autenticidad cristiana”, “no siendo una tarea para pocos” sino la misión de toda la Iglesia.

Francisco reconoce la preocupación de todos por las consecuencias de la pandemia y el deseo de muchos de volver a la normalidad y retomar las actividades económicas. Sin embargo, “esta ‘normalidad’ no debería comprender las injusticias sociales y el degrado del ambiente”, sino que “hoy tenemos una ocasión para construir algo diferente”. Afirma el Santo Padre que “la pandemia es una crisis y de una crisis no salimos igual: o salimos mejor o salimos peor. Deberíamos salir mejor, para mejorar la injusticia social y la degradación del medio ambiente.”

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú