fbpx

Presunto delito de odio

¿A qué viene una Comisión de Investigación de la pederastia en la Iglesia Católica, ya sea en el Parlamento o a través del Defensor del Pueblo’ ¿Qué objetivo se pretende? ¿Proteger a las víctimas? ¿Aclarar hechos, muchas veces acaecidos hace decenios? A qué viene cuando está contrastado que los casos en la Iglesia son un porcentaje ínfimo dentro del total de casos. ¿Por qué no se realiza un estudio global?, ¿Por qué no se analizan otras instituciones, incluso del propio Estado? ¿Porque no se va a las causas de este problema que afecta a toda la sociedad en su conjunto?: prostitución, pornografía, cultura del deseo, etc.

Los objetivos son otros y bien distintos: desacreditar a la Iglesia, a sus centros formativos, señalar a los católicos, hacer daño y cuanto más mejor; arrasar si se puede. Son, los católicos, el último escalón antes del cambio total, de la redefinición total del hombre y la cultura que lo sustenta; es el fin de una época y toca acelerar.

Y quienes son los impulsores. Partidos políticos que en su historia se han caracterizado por ser abiertamente anticlericales: PSOE, extrema izquierda heredera del comunismo, partidos nacionalistas de izquierda. Hechos históricos anticlericales y declaraciones y hechos recientes anticlericales todos ellos exageradamente suficientes para fundamentar una querella por presunto delito de odio. El PNV en menor medida, pero pide reservarse el control de la “actuación” sobre la Iglesia, una vez conocido el informe. O sea que está prevista una “actuación”. Acoso y derribo de libro.

Señalar, propagar una falsedad, suscitar odio, derribar, aniquilar.

Conviene ver qué dice nuestro código penal sobre el delito de odio en su artículo 510.1:

“Serán castigados con una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses: a) Quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad.”

Cuando en aras de una cultura inclusiva lo políticamente correcto es respetar a todos los grupos por razón de su raza, religión, orientación sexual etc., ¿Por qué se hace una excepción con los católicos y la Iglesia que los agrupa? Acaso porque es el único grupo que cuestiona de forma radical el cambio de paradigma que se propugna. Y acaso este acoso y derribo ¿no es odiar al contrario, negarle su derecho fundamental a exponer y defender sus postulados?

¿Por qué se hace una excepción con los católicos y la Iglesia que los agrupa? Acaso porque es el único grupo que cuestiona de forma radical el cambio de paradigma que se propugna Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.