inicio
  Jueves, 2 de octubre de 2014
Bookmark and Share 4
  Votar:  
Resultado: 4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos   15 votos
02/01/2012 - Familia
El Día de la Familia en las calles de Madrid: lleno, pero con austeridad
La Iglesia madrileña no se volcó en el evento, aunque el cardenal Rouco recordó las palabras de Juan Pablo II contra las leyes que permiten el aborto.
La Plaza de Colón volvió a llenarse
 Noticias relacionadas
Pablo J. Ginés

Por quinto año se celebró el pasado viernes 30 de diciembre la gran Misa de la Familia en las calles de Madrid, con un formato similar a los anteriores pero con "menos de todo": menos cobertura mediática, menos asistentes, menos obispos españoles y extranjeros y sin camellos ni Reyes Magos.

Casi todo lo que dijimos de esta cita el año pasado y en la cita anterior a esa se podría repetir este año, aunque empeorado. Ya en la pasada edición dijimos que "aunque la multitud era más que considerable (más que en cualquier manifestación sindical del 2010, por ejemplo), acudieron menos personas que en años anteriores". Sigue siendo cierto, pero con menos gente aún. Las "decenas de miles de personas" no eran muchas decenas de miles.

Si en años anteriores hablábamos de "fechas malas", "saturación de actos" y "poca tensión en la convocatoria", lo mismo podemos decir este año. Por primera vez se celebraba en la tarde de un día laborable, lo que disuadió a muchas familias que en otras citas venían en autobuses de otras ciudades españolas. La idea de enlazarlo con la JMJ (los obispos procesionaron con la música del himno "Firmes en la fe", que casi nadie cantó) no acabó de cuajar. Se veían mochilas de la JMJ, pero no en grandes cantidades (también se veían del EMF 2006 de Valencia, o de Colonia 2005).

En cuanto a la falta de tensión en la convocatoria, la poca insistencia de las autoridades de las diócesis madileñas, eran evidentes. El cardenal Rouco solo concedió entrevistas en el penúltimo día, y el obispo Reig de Alcalá, responsable de los temas de Familia de la Conferencia Episcopal, sólo concedía entrevistas hasta una semana antes de los actos, luego se desentendió. A las parroquias se limitaron a enviarles unos carteles y una convocatoria escrita. Hasta el 12 de diciembre no empezó a hablarse del acto. Y cambió parte del equipo organizador aportando menos fluidez.

Defectos detectados, pero no solucionados

Se acentuaron los dos defectos que señalamos en años anteriores: el síndrome "esto es cosa de kikos, que lo llenen ellos" y la falta de eficacia en la prensa europea. Solo que tampoco esta vez tampoco tuvo mucho eco en la prensa española, al coincidir con la lista de medidas económicas anunciadas ese viernes por el nuevo gobierno de Mariano Rajoy.

Si entre los testimonios del año pasado hablaron al menos un matrimonio del Opus Dei, otro de Focolares y Miriam García Abrisqueta, de Manos Unidas, este año solo dieron testimonio familias del Camino Neocatecumenal y algunas parejas de "diocesanos" que hallaron su vocación en la JMJ.

Si hace dos años acudieron 14 prelados europeos, y el año pasado 6 (si contamos al cardenal Cañizares, español en la Curia romana), en esta edición solo había 3: dos repetían (el arzobispo Cattenoz de Avignon, y el polaco Zbigniew Kiernikowski, de Sliedce) y el nuevo era el cardenal Schonborn, de Viena. En vez de 52 obispos españolas, como el año pasado, acudieron esta vez 35 obispos españoles, con solo dos cardenales, además de Rouco: Sistach, de Barcelona, y el emérito de Sevilla, Carlos Amigo.

En cuanto a los laicos, probablemente un 60% eran neocatecumenales, incluyendo a todos los extranjeros, y el 40% restante eran católicos madrileños muy movilizados, la mayoría ligados a distintos movimientos, pero que acudían por militancia individual, no porque les convocaran sus realidades eclesiales, párrocos o líderes, que no lo hicieron.

El deseo de Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal, que el año pasado hablaba de celebrar un gran encuentro similar en Bruselas para europeizar más la cita aún no se ha concretado, ni tampoco su idea de que el trabajo con la prensa europea "hay que prepararlo muy bien, con los corresponsales".

La repercusión mediática

Cuando se pregunta al cardenal Rouco, al obispo Reig o a otros líderes eclesiales acerca de esta cita, todos hablan de lo importante que es la dimensión mediática del evento: "que el mundo vea, que la sociedad vea". Pero en la práctica no lo trabajan en absoluto.

Da la sensación de que sólo Kiko Argüello tira del carro, y de que el cardenal de Madrid se suma sólo porque se lo dan hecho (la vicaría de actos públicos de Madrid es, como ya dijimos el año pasado, una maquinaria razonablemente bien engrasada).

En la prensa de papel se notó la competencia con las reformas de Rajoy. El año pasado La Razón le dedicó 4 páginas de fotos y 8 de textos. ABC dedicó 2 de fotos y 7 de textos.El País sólo una y un artículo vitriólico y bastante absurdo de J. G. Bedoya.

En esta cita, en cambio, La Razón le dedicó 2 páginas de fotos y 3 de textos (6 en la edición madrileña). ABC dedicó 2 de fotos y 2 de textos. El País sólo una y el ya tradicional y navideño artículo absurdo de J.G.Bedoya, además de una columna valleinclanesca de Manuel Vicent en la contraportada. Pero eso sí, por primera vez en 5 años de misas masivas, El País publicó una foto panorámica de la Plaza de Colón llena de gente.

El año pasado unas 160 publicaciones en inglés hablaron del evento, usando una nota de Associated Press. En cambio, este año parece que sólo lo cubrió Frances Press, citada por el taiwanés The China Post aquí . El Nuevo Herald cita a Efe aquí. Casi no se ha recogido el acto en prensa extranjera. Y la prensa en lengua española solo recoge unas 400 piezas en Google Noticias desde que se anunció el 13 de diciembre hasta el 2 de enero.

Los mensajes

«Ante las circunstancias contrarias a la familia hemos de reforzar nuestra fe en Cristo», predicó el obispo polaco Zbignier Kiernikowski, que pidió «a las autoridades civiles garantizar la estabilidad de la familia».

Novedad absoluta de este año fue la presencia de un párroco ortodoxo de Moscú, Alexander Iliayenko, padre de 12 hijos, predicó entre alabanzas a Dios. En los últimos años, el Camino Neocatecumenal está explicando su experiencia y método catequético a autoridades ortodoxas rusas, y en un país devastado por la demografía negativa, y con conciencia de ello, las familias numerosas del Camino resultan muy impactantes, e interesantes para las autoridades.

El cardenal de Viena, Christoph Schonborn, alabó a las familias del Camino Neocatecumenal «que dan testimonio de fe en una sociedad que ha perdido el gusto por la vida».

El arzobispo de Aviñón, el francés Jean Pierre Cattenoz,que por tercer año consecutivo acude al Día de la Familia de Madrid, avisó de que «el mundo intenta destruir la familia y la vida, pero el Niño que viene a salvarnos nos da la fuerza». Suele ser el orador con un discurso más contundente y las agencias de prensa española se hicieron eco.

Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares y responsable de Familia de la Conferencia Episcopal, afirmó que «la familia cristiana ofrece un modo alternativo de vivir, que es el seguimiento a Jesucristo, que permite que nuestras familias sean sólidas y den a España lo que necesita en estos momentos de crisis moral y económica».

Cristina y Juan Pablo, dos jóvenes de la diócesis de Alcalá que se conocieron en la JMJ de Colonia, anunciaron que en la de Madrid habían decidido casarse, y defendieron un noviazgo casto «porque todo lo que vale la pena requiere cierto sacrificio, sacrificarse por el otro».

Con el rezo del Rosario, se predicó que «toda vida viene de Dios y cada persona tiene un potencial ilimitado para el bien».

Un matrimonio de la parroquia de La Paloma, de Madrid, con ocho hijos, uno con síndrome de Down, lo explicó así: «La fe cristiana nos enseña a defender a los más débiles. Mis hijos se pelean entre ellos, pero no con el que tiene Down; le cuidan y él les enseña a ser cariñosos», explicó el padre.

Palabras de Juan Pablo II contra el aborto legal

En su sermón,el cardenal Rouco recordó la homilía pro vida de Juan Pablo II en Madrid en 1982: «Quien negare la defensa a la persona humana más inocente y débil, la persona ya concebida pero aún no nacida, comete una gravísima violación del orden moral. Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente».

Si releemos la cita del Papa polaco, veremos que más que condenar la práctica del aborto (que por supuesto condenaba), el texto habla de "negar la defensa", "legitimar la muerte", es decir, habla de las leyes despenalizadoras del aborto... ¿Mantendrá el Gobierno de Rajoy leyes despenalizadoras del aborto, o incluso legitimadoras, como la actual, pese a la enseñanza profética de Juan Pablo II hace 30 años?

El cardenal arzobispo de Madrid lamentó que no se escuchase al Papa polaco: «El número de niños a los que se les ha impedido nacer en estas tres últimas décadas es sencillamente estremecedor». Este adjetivo ocupó titulares y fue citado en la prensa en inglés (como"chilling").

Además, recordó que «el hombre tampoco puede disponer de la institución matrimonial y familiar a su antojo, habrá de respetar el designio de Dios», que implica la «unidad e indisolubilidad esponsal, la apertura fecunda al don de los hijos y el compromiso constante en su educación». Aunque no mencionó específicamente que el matrimonio sea de hombre y mujer, la prensa anticlerical lo dio por supuesto y afirmó que el cardenal "arremetía" contra el matrimonio gay, vigente en España desde 2006, una de las primeras medidas del Gobierno Zapatero.

En las peticiones, los fieles rogaron a Dios «que nuestros gobernantes protejan la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural» y pidieron su consuelo y guía para las familias dañadas por la crisis, que los noviazgos sean santos y que se respete a los ancianos.

El sol ya se había ido y la temperatura era baja cuando la misa acabó con el canto alegre y vigoroso del salmo 150, «Alabad al Señor en su templo», el último del Salterio.

Enviar por correo
4 Comentarios:
Angel López
Me parece estupendo el encuentro, sea quien sea el que lo organice ya que es la Iglesia de Jesucristo quien esta destras de todo defendiendo a la familia crsitiana.
Juan-Luis
A mí me encanta que esto lo organice el Camino y les tengo mucho cariño. Pero es verdad que me sentí casi como el invitado a una fiesta de cumpleaños en la que sólo conozco al homenajeado...
jak
Juan Marcos, aquí el problema es que, como dice el periodista, solo unos pocos tiran del carro... Es ciertamente una crítica, pero la veo necesaria para despertar la conciencia de tantos católicos que no aceptan ni asumen la realidad viva de la Iglesia en sus muchas organizaciones, realidades y movimientos. Hasta que no arranquemos el prejuicio no podremos caminar hacia la comunión plena.
Juan Marcos Peña
Es una pena, volvemos a la división y al convoca fulanito o menganito, que clase de catolicismo tenemos que cuando convocan unos a favor de la vida y el matrimonio miramos quien lo hace? que clase de periodismo catolico tenemos que fomenta la división mas que la unión? cuando algunos periodistas dejen de mirarse el ombligo y algunas organizaciones dejen de ser grupos que solo buscan su beneficio todos podremos ser mas visibles en la sociedad, para muestra la JMJ.
4 Comentarios








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de www.forumlibertas.com.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- Los comentarios serán revisados antes de ser publicados.
  Votar:  
Resultado: 4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos   15 votos
Identificarse
Recordarme              Lo olvidé   |   Registrarse


© 2004-2014 FORUM LIBERTAS | Noticias de actualidad en España
Logotipo de C2C Logotipo de SPC