inicio
  Miércoles, 30 de julio de 2014
Bookmark and Share 1
  Votar:  
Resultado: 3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos   3 votos
06/03/2012 - Vida y bioética
Matar a domicilio: ponen en marcha unidades de ‘eutanasia móvil’ en Holanda
Organizaciones provida denuncian los “escuadrones de la muerte” de ‘Derecho a Morir’, que ayudan a suicidarse a quienes los médicos no quieren matar. “Es una idea de locos, es una excusa de la gente a favor de la eutanasia para imponer sus intereses”, dicen
 Noticias relacionadas
ForumLibertas.com

“Primero se le suministra al paciente una inyección, que lo transporta a un sueño profundo. A eso sigue una segunda inyección, que detiene su respiración y el latido del corazón”. Así lo explica Walburg de Jong, un representante del grupo que ha creado las unidades Levenseinde (Final de la vida) en Holanda.

 

Se trata ni más ni menos que de eso, de matar a domicilio, mediante unas unidades de ‘eutanasia móvil’ que la organización ‘Derecho a Morir’ (NVVE, por sus siglas en holandés), con sede en La Haya, ha puesto en marcha para ayudar a suicidarse a quienes los médicos no quieren matar, según información publicada por la BBC en La Haya.

 

Aunque la eutanasia es legal en Holanda desde hace una década, no cabe duda de que con esta iniciativa los defensores de la eutanasia han dado un paso más en su carrera por establecer una cultura de la muerte en Holanda, al llevar la ley demasiado lejos ante la pasividad del Gobierno.

 

Así lo denuncian las organizaciones provida, que califican estas unidades móviles de eutanasia como “escuadrones de la muerte” y acusan al Gobierno de no hacer lo suficiente para hacer valer los estrictos códigos médicos que acompañan al procedimiento.

 

Los equipos de los servicios móviles viajarán por todo el país y están formados por un médico, una enfermera y todo el material sanitario necesario para realizar la eutanasia. Los pacientes pueden elegir entre inyecciones administradas por el equipo médico o pueden beber una mezcla letal de drogas mortales.

 

“Morir conscientemente”

 

Uno de los creadores de las unidades Levenseinde, Jan Suyver, cree firmemente que los pacientes deberían tener el derecho a decidir sobre su muerte.

 

“Si usted está tan enfermo y sabe que no va a mejorar, entonces por lo menos puede elegir morir rodeado de su familia, puede elegir 'morir conscientemente', de manera que sabe lo que está ocurriendo y tiene el control”, señala.

 

Suyver, un juez retirado, dice que se inspiró para desarrollar esta idea tras ver a muchas personas que cumplían los ‘requisitos’ para solicitar la eutanasia pero eran rechazadas por sus médicos de cabecera.

 

“Vi pacientes que padecían un dolor insoportable, que no tenían posibilidad de recuperación y que estaban seguros de que querían morir, pero como sus doctores creían que no tenían la experiencia suficiente para practicar la eutanasia o sentían que iba en contra de sus creencias religiosas o morales, no se les aplicaba", se justifica.

 

En 2002, Holanda se convirtió en el primer país del mundo en legalizar la eutanasia. Cada año se llevan a cabo entre 2.500 y 3.000 procedimientos, que suponen cerca del 2% de las muertes anuales. Bélgica también legalizó la eutanasia en 2002, y el suicidio asistido se permite en Suiza desde la década de los 40.

 

“Idea de locos”

 

Sin embargo, Bert Dorenbos, que representa al grupo holandés Grito por la Vida, piensa que las unidades móviles llevan la legislación demasiado lejos. “Es una idea de locos. Es una excusa de la gente a favor de la eutanasia para imponer sus intereses. Creo que es una campaña de relaciones públicas más que una preocupación genuina por los pacientes que sufren”

 

“‘Venga a nuestra clínica y le ayudaremos a morir'. Hacen que suene tan simple y no debería ser así", subraya.

 

Por su parte, Suyver es consciente de que el servicio queda expuesto al abuso. “Por supuesto que estoy seguro de que habrá gente que sólo quiera cometer suicidio y piense que les vamos a ayudar. Esas solicitudes serán rechazadas”, dice.

 

Pero, la Asociación Médica Real Holandesa manifiesta sus temores: lo que hace que este servicio sea más controvertido es que la naturaleza móvil de las unidades no permita a los doctores establecer una relación lo suficientemente fuerte con el paciente como para ser capaces de decidir si es apto o no para la eutanasia.

 

“El paciente necesita alguien con quien hablar, no sólo asesoría legal”, señala Gert van Dijk, un experto en ética médica. “Es más que simplemente valorar si se cumplen los criterios para la eutanasia. Un doctor normal puede ser capaz de ofrecer otras soluciones, un mejor alivio del dolor, por ejemplo, el doctor de la eutanasia no hace eso”, advierte.

Contra la cultura de la muerte

En relación con esta iniciativa y con la propuesta de expertos británicos que piden despenalizar el infanticidio de niños recién nacidos, el Foro de la Familia en España manifiesta su indignación frente a lo que considera una macabra lógica en la cultura de la muerte que impide poner límites a las propuestas de desprotección de la vida.

 

Su presidente, Benigno Blanco, señala que “cuando una persona o una sociedad admiten una excepción, por pequeña que sea, al principio de ‘no matarás’, comienza un proceso de deslizamiento paulatino que lleva a admitir progresivamente nuevos casos y nuevos supuestos, pues esa persona o esa sociedad han comenzado a acostumbrarse a la muerte y ese acostumbramiento va adormeciendo la conciencia moral respecto al respeto que merece la vida humana sin que el proceso tenga límite conocido alguno. Esto es lo que pasó en la Alemania de los años 30 del siglo pasado y es lo que está pasando en la actualidad con el aborto y empieza a suceder con la eutanasia”.

 

“Hay que reivindicar el respeto radical al ser humano desde que comienza a existir con la fecundación hasta el momento de su muerte biológica sin excepción de ningún tipo por razones de edad, grado de desarrollo, calidad de vida, salud o cualesquiera otras circunstancias”, añade.

 

“Si alguien (médico, parlamento, gobierno, etc.) se arroga el derecho a definir quién es humano o no y en consecuencia, quién tiene derecho a la vida, ya hemos entrado en la senda del totalitarismo y de la cultura de la muerte, se ejerza ese poder inicialmente bien con mucho radicalismo o bien con aparente moderación. Si se quiere defender la vida hay que afirmar que ningún ser humano o institución o poder publico goza del poder de disponer de ella”, concluye.


 

 

Enviar por correo
1 Comentario:
fernando
hola soy mexicano y tengo depresion cronica y soledad no tengo amigos y no encuentro sentido a la vida podria ir a holanda y me apliquen la eutanasia
1 Comentario








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de www.forumlibertas.com.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- Los comentarios serán revisados antes de ser publicados.
  Votar:  
Resultado: 3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos   3 votos
Identificarse
Recordarme              Lo olvidé   |   Registrarse


© 2004-2014 FORUM LIBERTAS | Noticias de actualidad en España
Logotipo de C2C Logotipo de SPC