fbpx

El aborto como crueldad y violencia (VI): el aborto, ¿un derecho humano?

La ranita en la cubeta de agua está a punto de cocinarse, de morir. La temperatura ha ido subiendo sin que ella apenas se dé cuenta. Nadaba feliz en el agua fría, su elemento, pero alguien que la odiaba quería su muerte y fue subiendo poco a poco la temperatura hasta que lo logró.

Otra manera de contar la muerte de la ranita es a través de un fenómeno sociológico llamado Ventana de Overton. Overton dice que para que un cambio social, digamos, de lo impensable y repugnante a lo aceptable y aún festejable pueda darse, se necesitan varios factores que, poco apoco, vayan haciendo que la sociedad les quite lo desagradable, los acepte, los normalice (ahí tienen un papel central los medios de comunicación), hasta que los convierta en ley positiva y los festeje.

Es el caso del aborto, y su extremo, el aborto hasta el nacimiento; también del mal llamado matrimonio homosexual (con el consabido “derecho a adoptar niños”); de la eutanasia (llamada eufemísticamente “muerte digna”); del suicidio asistido, de la hormonización, y después mutilación de órganos sanos de niños (se les llama transexuales, aunque es una gran mentira, porque hombres o mujeres biológicas nunca podrán realmente cambiar de sexo); la repugnante relación sexual con animales (ya es ley en España, ”siempre y cuando no se cause un daño al animal”);y, en el extremo de la repugnancia moral, la pedofilia.

Overton tenía razón y la ranita murió o está moribunda.

Irene Montero, ministra de Igualdad en España, declaró hace muy poco que: “los niños pueden tener relaciones sexuales con quien quieran, siempre que haya consentimiento”. Esta declaración podría ser suficiente en cualquier gobierno, para destituir de inmediato a quien tal aberración dijera, pero en España sólo causó escándalo en una parte de la sociedad, pero de ahí no pasó. Overton tenía razón y la ranita murió o está moribunda.

A toda esta serie de inmundicias morales se les califica hoy de “derechos”. A este respecto, es muy recomendable la lectura de libro de un filósofo francés, Grégor Puppinck, traducido al español con el título de Mi Deseo es la Ley, Ediciones Encuentro,Madrid, 2020. de su título original en francés: Les Droits de l´Homme Dénaturé, Les Éditions du Cerf, Paris. Los Derechos del hombre Desnaturalizado, es decir, deshumanizado.

Es, por lo mismo, imperioso, no confundir los derechos humanos fundamentales que son por su propia naturaleza universales, con los “derechos legales”.

Digamos, por ejemplo, como lo sostiene Grégor Puppinck-(Op. Cit., p. 32) que en la constitución del Tribunal de Nüremberg (que juzgó a los nazis por crímenes contra la humanidad), “¿Cómo podían juzgar y condenar unos jueces que no eran alemanes a alemanes por unos hechos cometidos en Alemania en conformidad con el derecho alemán? La concepción positivista del derecho no lo permitía. El Tribunal, para poder juzgar, se remitió a unas normas anteriores y superiores al derecho positivo alemán, es decir, a unos principios generales procedentes de la ley moral. En último extremo, la autoridad de estos principios generales procede de la obligación moral que tiene cada persona, en cuanto ser humano, para actuar de acuerdo con el bien que su conciencia percibe. El Tribunal estimó que los acusados deberían haberse negado a obedecer unas órdenes gravemente injustas, aunque fueran legales” (las negritas  y cursivas son mías).

Hanna Arendt, testigo de los Procesos de Nüremberg, narra que estos le hicieron concebir su famoso concepto de “la banalidad del mal”.

Ni qué decir de los experimentos que algunos científicos nazis hicieron con los niños por nacer o con la población esclavizada en Auschwitz, como los del famoso Dr. Josef Mengele, conocido como el ángel de la muerte. ¿Qué tiene que ver todo esto con el aborto?

Tiene que ver, y mucho, pero de todo lo que hay que decir, por lo limitado del espacio, sólo es preciso advertir que, lo que entonces se repudió (en los Juicios de Nüremberg), como crímenes contra la humanidad, hoy se acepta como un avance netamente progresista. Se trata de la legislación para hacer del aborto de los bebés que se detecta que pueden nacer con malformaciones, un derecho humano. Es la eliminación de seres humanos, mal llamada eugenesia, que algunos científicos consideran que son portadores de genes defectuosos, o que no cumplen con lo que ciertos médicos, gobiernos, y legisladores (neonazis) consideran que son los parámetros para tener una vida normal (ver Jerôme le Jeune, Manual de Bioética para Jóvenes).

Los nazis lo hacían para preservar la “pureza de la raza aria”. Los comunistas lo hacían también, pero extensivo a todos los casos (Jacques Ellul, De la Révolution aux Révoltes, Éditions Calmann Lévy, Paris, 1972, p.244). Sólo que el comunismo goza de un inexplicable prestigio, a pesar de sus fracasos pero, sobre todo, de sus crímenes, mayores o iguales que los de los nazis.

Estas prácticas legales, en la mayoría de los países occidentales, han sido cada vez más objeto de caprichos de las minorías poderosas (LGTBIT+++) -que dominan en las mayorías parlamentarias-, y no producto del debate parlamentario académico, social y político bien informado. La mayoría de las veces, quienes pueden o deben sostener el debate en defensa de la legitimidad, por cálculos políticos de supuestos votos (como en España el PP o la CDU en Alemania y de alguna manera algunos legisladores y militantes del PAN en México), dicha legitimidad se ve vulnerada por unas mayorías parlamentarias, que solamente obedecen consignas y que han ejercido influencia. en una buena parte de los países del mundo occidental.

Hoy por hoy, los paladines del asesinato de bebés en el vientre de su madre son: en EE UU Joe Biden, y en Francia Emmanuel Macron.

El primero, enojado y desesperado por su derrota ante la Suprema Corte (Caso Dobbs o Roe & Wade), ha propuesto hacer del aborto un derecho consagrado en la Constitución de los EE UU, y luego presionar para hacerlo un “derecho universal”, declarado por la ONU. Para no desentonar con Biden, la vicepresidente de EE UU, Kamala Harris declaró, a mediados de este mismo mes de marzo de 2023, que: “Proteger a los humanos no nacidos es inhumano” (The Late Show, with Stephen Colbert)

Emmanuel Macron, por su parte, está en estos días procesando una iniciativa para convertir el aborto en un “derecho constitucional” y luego, hacer lo mismo en la Unión Europea, presionando al Consejo de Europa para declarar el aborto como un “derecho en todo el territorio”.

La rendición de los otrora brillantes parlamentarios defensores del derecho natural y del positivo como expresión de él, frente a las ideologías de género, destructoras del tejido social (empezando por el aborto, que incide en la mujer y en la familia), también se explica porque existe hoy una oposición parlamentaria cada día más débil y obsecuente con lo políticamente correcto (con algunas honrosas excepciones), en la que han sido minadas sus reservas filosóficas, intelectuales y morales, que la hacían distinta y distinguible de las demás agrupaciones políticas, sobre todo de las de izquierda.

Esta oposición vergonzante se distingue, cuando mucho, por su programa económico y político-liberal, y no siempre. La ideologización ha provocado la subcultura de la cancelación (woke, por su expresión en inglés), a la cual le tienen pavor las “buenas conciencias” de los opositores parlamentarios y políticos, cada vez menos humanistas, pero también por el pavor de que los tachen de “fascistas”.

Es pues necesario que los verdaderos derechos humanos recobren su universalidad, para garantizar una mejor protección contra la arbitrariedad de los gobiernos. y de sus parlamentos. Se trata de recobrar el verdadero humanismo, el humanismo trascendente, es decir, en clave cristiana. Se trata de la restauración del derecho natural como fuente de legitimidad de las leyes positivas, en aras del bien común de la sociedad.

El aborto como crueldad y violencia (V): ¿Libertad de qué o para qué?
Hoy por hoy, los paladines del asesinato de bebés en el vientre de su madre son: en EE UU Joe Biden, y en Francia Emmanuel Macron Clic para tuitear

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Que los provida se llenen de fuertes razones está bien. Pero de nada sirven frente a los promuerte. Éstos son por naturaleza peligrosos, agresivos, asesinos, y actúan como tales. No les importa nada la verdad y la razón, sino imponerse por la fuerza bruta.
    Las batallas no se ganan oponiendo el razonamiento a la dureza. Sino la dureza a la dureza.
    No digo agresión física. A un patán abortista que ataque con consignas sin sentido se le responde introduciendo un improperio antes del razonamiento un «¡No seas animal! El ADN que identifica al ser humano aparece en la concepción»; «¡Pero qué imbecilidad dices! La culpa de las taras de tu feto es tuya, él las heredó de tu deforme organismo; abórtate tú.»; «¡No tienes criterio porque eres un completo descriteriado! Ve y cóbrale tu violación al violador, no al feto en tu vientre! ¿O te crees fuerte frente a los débiles y eres gallina frente a los fuertes?»

    Del debate Clinton-Bush por la presidencia, nadie recuerda nada, excepto la corta frase que le encajó: «¡Es la economía, estúpido!». Ganó el debate y la presidencia.

    Toca voltear la Ventana de Overton en favor de los provida.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.