El mito del suicidio de los transexuales expuesto

Jazz Jennings, estrella del reality show “I Am Jazz“, ha estado compartiendo su historia de transición de hombre a mujer desde que tenía seis años. Ahora tiene 19 años, va a Harvard, y está convaleciente de la cirugía del año pasado, la extirpación de sus partes masculinas.

La sexta temporada de “I Am Jazz”, que comenzó el mes pasado, presenta su tercera operación. Ha habido una complicación y puede que tenga que someterse a una cuarta.

Pero no se puede decir que no reciba el apoyo de su familia. Antes de la operación, su madre le hizo una fiesta de “despedida del pene”. Jazz hizo un corto discurso. “Durante 17 años y medio, he vivido con esta parte del cuerpo que no he querido. Y aunque he llegado a amar a mi pene por lo que es, estoy feliz de decirle adiós. ¡Así que vamos a cortarlo!” Y luego hundió el cuchillo en el pastel.

¿Cómo se siente Jazz con sus problemas médicos? El “trans-friendly” New York Times la entrevistó:

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Finalmente, someterme a una cirugía de genitales me ha permitido florecer con confianza en mi nuevo cuerpo y desmantelar cualquier disforia de género que quede. Por primera vez, mi cuerpo refleja completamente mi alma, cómo me sentía por dentro. La cirugía no resolvió todos mis problemas, pero me ofreció una sensación de paz y comodidad que no existía de otra manera“.

Esa frase, “Por primera vez, mi cuerpo refleja plenamente mi alma”, capta la lógica tras lo que llaman afirmación del género entre los jóvenes. Su etapa final es la cirugía transgénero. Para los hombres, esto implica la eliminación del pene y los testículos y la creación de una vagina; para las mujeres, una doble mastectomía y a veces la construcción de un pene cosmético.

Sólo una razón seria podría justificar esta brutal mutilación del cuerpo sano de un joven de 18 años. Las horribles y perfectamente previsibles consecuencias son la esterilidad, posibles complicaciones quirúrgicas y toda una vida de medicamentos para mantener la apariencia del sexo elegido.

Esa razón es el riesgo de suicidio. “Mejor una hija viva que un hijo muerto”, es la actitud de los padres que, como la madre y el padre de Jazz, han apoyado a quienes desean hacer la transición. El Proyecto Trevor, la mayor organización mundial de prevención de suicidios para jóvenes LGBTQ, afirma que “más de la mitad de los jóvenes transexuales y no binarios han considerado seriamente el suicidio“.

Del mismo modo, en un artículo de opinión publicado en el New York Times a principios de este mes, Jack Turban, psiquiatra especializado en niños transexuales del Hospital General de Massachusetts, afirma que es “peligroso” prohibir la “atención afirmativa de género” para los jóvenes.

Pero, ¿qué pruebas hay de que los niños trans se suiciden? Resulta que, a pesar de la importancia de esta estadística, muy pocas.

Como señala Turban en su editorial, es coautor de dos artículos recientes en revistas médicas que intentan demostrar que los niños transgénero se sienten menos suicidas si optan por la transición de un sexo a otro.

Ninguno de los dos es convincente.

El primero fue publicado en la revista JAMA Psychiatry en septiembre pasado. Allí afirma que hay una asociación entre “los esfuerzos de conversión de la identidad de género” y “el aumento de las probabilidades de intentos de suicidio de por vida”.

Sin embargo, como otros médicos señalaron, las estadísticas de Turban son metodológicamente defectuosas.

Por un lado, se basan en una muestra de conveniencia – un grupo de personas que son fáciles de contactar. En este caso fueron 27.715 personas reclutadas en organizaciones LGBT+ que respondieron a una encuesta online realizada en 2015 por el Centro Nacional para la Igualdad de los Transexuales. Los autores de la encuesta eran todos activistas trans y ninguno era un científico o un médico.

El estudio en JAMA Psychiatry también falla en el control de enfermedades psiquiátricas comórbidas, un predictor clave de tendencias suicidas. Las ideas suicidas podrían haberse debido a otros problemas de salud mental, como la depresión o el autismo.

Además, reclutó a personas que se identificaron como transexuales, en lugar de personas que sufrían de disforia de género. Como señaló un crítico, “El número de personas que en un momento dado sufrieron de disfunción eréctil pero que ya no lo hacen supera con creces el de las que tienen una disfunción eréctil persistente y constante y, por lo tanto, se identifican como transgénero”.

El otro artículo de Turban tiene problemas similares. Fue publicado a principios de este mes en la revista principal de Pediatrics. Allí explicaba a los lectores del New York Times que había descubierto que “el acceso a los bloqueadores de la pubertad durante la adolescencia se asocia con menores probabilidades de que los jóvenes adultos transexuales consideren el suicidio”. Su mensaje fue que los médicos que prescriben medicamentos que suprimen el inicio de la pubertad actúan mejor que los médicos que adoptan un enfoque de “esperar y ver”. El retraso en la satisfacción de las demandas de los niños podría terminar en suicidio.

Es una afirmación fuerte y fue recibida como un resultado sensacional en los medios de comunicación. Pero no sólo se basó en pruebas débiles (la misma encuesta y muestra de conveniencia que usó en el artículo anterior), sino que las evidencias hunden la credibilidad de esta afirmación.

Echemos un vistazo más de cerca.

“Los bloqueadores de la pubertad pueden literalmente salvar las vidas de los adolescentes transexuales, según confirma un nuevo estudio” fue el titular de Pink News, y otros medios de comunicación fueron casi igual de entusiastas.

Ninguno de los periodistas parece haber leído la letra pequeña, aparte de Malcolm Clark, activista y cofundador de la Alianza LGB. Clark se centró en la Tabla 3, que compara a los transexuales que usaron bloqueadores de pubertad y los transexuales que nunca los usaron.

Y las cifras son increíbles.

El porcentaje de personas que pensaron en el suicidio y realmente hicieron un plan para hacerlo en los últimos 12 meses es casi el mismo para las personas que usaron bloqueadores de la pubertad (55,6%) y para los que no los tenían (58,2%). ¡Casi el mismo! Entonces, ¿los bloqueadores fueron realmente útiles?

Pero la cosa se pone peor. El porcentaje de personas que pensaron en el suicidio, hicieron un plan e intentaron suicidarse fue mayor para los que usaron bloqueadores (24,4% frente a 21,5%).

Y aún peor. El porcentaje de personas que intentaron suicidarse y fueron hospitalizadas en los últimos 12 meses fue el DOBLE para los que usaron bloqueadores (45,5% versus 22,8%).

¿Cómo pueden Turban y sus colegas manipular sus datos para concluir que los bloqueadores de la pubertad previenen el suicidio? Centrándose exclusivamente en los pensamientos e intentos de suicidio a lo largo de toda la vida. Estos son más altos para las personas que no usaron bloqueadores de la pubertad. Pero los recuerdos de toda una vida están destinados a ser borrosos; los recuerdos de los últimos 12 meses serán más nítidos y precisos.

Resumamos el caso: Turban toma sus datos de una encuesta realizada en línea por activistas trans que reclutaron encuestados en sitios web de LGBT. Es poco fiable.

Encuentra que la tasa de hospitalización después de un intento de suicidio es el doble de alta entre las personas que usan bloqueadores de pubertad. Alucinante.

Y concluye que los niños trans necesitan bloqueadores de pubertad para evitar que se suiciden. Es ilógico.

Para los padres es aterrador escuchar a niños trans hablar de suicidio. Pero la mayoría de ellos consiguen romper con su confusión emocional y ser felices con su identidad de género. En la mayoría de los casos, los padres sólo tienen que esperar a que pase la tormenta.

Lo que realmente debería aterrorizarlos es la realidad de la transición. Al igual que el pobre Jazz Jennings, sus hijos podrían terminar mutilados de por vida, y aún así podrían correr el riesgo de suicidarse.

Artículo publicado por Michael Cook en Mercatornet.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Avatar
    Mª del Pilar
    28 febrero, 2020 15:42

    Madre mía, cuanta manipulación! Pero los padres no se dan cuenta de lo que puede conllevar todo esto…Es la mutilación de su cuerpo, un cuerpo sano…¡lo que tienen que hacer es arreglar su mente!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú