fbpx

Las cápsulas del monje para enclaustrados (10)

Un día estropeado. ¡Tantos imprevistos! ¡Tanta gente molestando! No he podido hacer nada…
Sin embargo, ¿no habíamos quedado en que deseabas con toda tu alma que Dios usara de ti sin pedirte permiso?
¿Qué imaginas que hace Jesucristo, todos los días, sino atender a esta humanidad doliente? Y cuando te pide ayuda, ¿te quejas porque en lugar de tu día programado, ordenado y tranquilo, has servido un poquito a tus prójimos?
¿No dejó de lado sus planes el buen samaritano? Lo propio de Dios es interferir y si quiero hacer su voluntad debo ceder al punto.
Si no, ÉL dejará que haga yo la mía. Y esto se parece bastante a la antesala del infierno.
Buenos y lluviosos días.

Las cápsulas del monje (9)

¿No habíamos quedado en que deseabas con toda tu alma que Dios usara de ti sin pedirte permiso? Clic para tuitear

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.