fbpx

Las cápsulas del monje para enclaustrados (11)

«Cuando nos ponemos rígidos y a la defensiva, no es por defender lo importante: es por defendernos a nosotros mismos a causa de la importancia que nos atribuimos como clientes de lo importante. Eso procede de una inseguridad personal no aceptada.

No somos importantes. Nos ponemos rígidos porque no aceptamos la incertidumbre y la inseguridad, cuando nada hay más seguro que esas dos situaciones que, ojo, nos constituyen vitalmente.

La seguridad y la certeza son cosas de Dios. Y sólo podrán ser nuestras en la misma medida en que contemos con Él.»

Paz y Bien, hermanos.

Las cápsulas del monje (10)

Cuando nos ponemos rígidos y a la defensiva, no es por defender lo importante, es por defendernos a nosotros mismos Clic para tuitear

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.