fbpx

Las cápsulas del monje para enclaustrados (4)

En el monasterio se vive la presencia del Invisible, que es lo fundamental. Porque el monasterio se lo hace cada monje, cada monja, en su corazón, donde adora a Dios silenciosamente.
Nosotros, nosotras, no huimos a la soledad, sino que venimos a disfrutar de una compañía más personal y próxima que los numerosos contactos humanos vividos sin ninguna relación, entre ruido constante y estímulos lumínicos que no nos dejan respirar.
Apaguen el móvil después de leer esto. Y déjenlo en un rincón oscuro.

Las cápsulas del monje (3)

En el monasterio se vive la presencia del Invisible Clic para tuitear

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.