Las últimas investigaciones en el Reino Unido concluyen que no hay base científica para el tratamiento con hormonas de la disforia de género

(Bioedge/Michael Cook)Uno de los debates médicos más controvertidos en la actualidad es el relativo al tratamiento de los niños con disforia de género. En sus argumentaciones, los defensores de los trans afirman que los bloqueadores de la pubertad son importantes para su salud mental y que son reversibles.

Sin embargo, un estudio del Instituto Nacional de Excelencia Sanitaria y Asistencial (NICE) del Reino Unido ha descubierto que los datos científicos a favor de esta opinión son de baja calidad.

En relación con la imagen corporal y el impacto psicosocial, dice el NICE, los resultados “son de muy baja certeza“. “Los estudios que encontraron diferencias en los resultados podrían representar cambios que tienen un valor clínico cuestionable, o bien los propios estudios no son fiables y los cambios podrían deberse a factores de confusión, sesgos o al azar”.

Otro estudio se preguntaba cuál es la eficacia clínica de las hormonas de afirmación de género en comparación con una o una combinación de apoyo psicológico, transición social al género deseado o ninguna intervención.

La respuesta fue sorprendentemente negativa, teniendo en cuenta la presión de los partidarios de la transexualidad.

El objetivo de emplear hormonas de afirmación del género es inducir el desarrollo de las características sexuales físicas congruentes con la expresión de género del individuo, al tiempo que se pretende mejorar los resultados de salud mental y calidad de vida.

Sin embargo, el estudio del NICE concluyó que la certeza de su impacto en la disforia de género, en la depresión, en la ansiedad, en la calidad de vida, en la tasa de suicidio y en las autolesiones era “muy baja”.

¿Por qué? Todos los estudios revisados tenían defectos. Todos eran estudios observacionales no controlados, sujetos a sesgos y factores de confusión; tenían un seguimiento relativamente corto; la mayoría de ellos no informaban de las comorbilidades (salud física o mental); la mayoría de los estudios estaban mal informados y utilizaban una variedad confusa de herramientas y métodos de puntuación.

El informe concluye que “cualquier beneficio potencial de las hormonas de afirmación del género debe sopesarse con el perfil de seguridad a largo plazo, en gran medida desconocido, de estos tratamientos en niños y adolescentes con disforia de género.”

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

3 Comentarios. Dejar nuevo

  • Está muy bien que hagan informes y lo que haga falta, pero quizá un poco de sentido común, sea lo más necesario.
    Si en la actualidad se presentan todos estos problemas “como muy guais” todo niño o niña que tenga problemas de algún tipo, heridas… bien por problemas de amigos de familia o suyos propios…acabará cayendo en manos de los supuestos expertos que todo lo enfocan hacia la sexualidad, que parece que no hay otra cosa en estos momentos.
    ¡Por el amor de Dios! porque haya “una maldita ley de identidad de género”no pueden, si son realmente personas de bien, tratar a las personas según esta susodicha ley! ¡Empiecen a preguntarse que están haciendo con los jóvenes, están destruyendolos, destruyendo su identidad, su psicología su ser persona… SU VIDA Y LA DE SU FAMILIA.
    Algún día la historia los juzgará.

    Responder
    • Avatar
      JUAN FRANCISCO PIQUER PEREZ
      18 abril, 2021 12:11

      El objetivo de estas leyes es precisamente destruir la familia y la vida en general.

      Responder
  • Realmente, detrás de todo eso está la voluntad de destruir. Porque esta chapucera pseudoterapia la aplican sólo a los casos de disfunción de género. También hay personas que se sienten perros, pero a estas no les modifican el cuerpo sino que les dan un tratamiento psicológico, ya que el problema está en su mente, igual que en el caso de los hombres que se sienten mujeres y viceversa, solo que aquí está prohibido por ley considerar que tienen una patología mental. Al contrario, la obligación es diagnosticar que tienen la mente en un cuerpo equivocado, cuando en realidad es al revés, que la que está equivocada es su mente al identificar mal a su cuerpo.
    Más que sentido común es una cuestión de respeto a la dignidad humana, pero a esta gente dicha dignidad les importa una higa. Como los médicos nazis, disfrutan experimentando con personas, pese a quien pese.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú