Leticia Dolera, militante contra la maternidad

Cuando no ha trascurrido mucho tiempo del escándalo laboral provocado por Leticia Dolera al rescindir el contrato a la actriz Aina Clotet, a causa de su embarazo demostrando así que su feminismo termina allí donde empieza la maternidad, una nueva declaración refleja el punto de vista de la directora-actriz sobre el hecho de ser madre y sobre el matrimonio, enemigos a batir según su punto de vista, porque forman parte de los instrumentos del “Hombre” para dominar a la “Mujer”

Con motivo del futuro estreno de la nueva serie Déjate llevar, dirigida y protagonizada por ella para Movistar+, que se promociona bajo el siempre rentable gancho de “mujeres que reivindican su sexualidad”,  Dolera se pronunció en estos términos:

“Los personajes femeninos rompen con la reglas del sistema patriarcal”… Suspense cinematográfico. ¿Y cuáles son esas dichosas reglas? Pues evidentemente “que sea una buena esposa, una buena madre y además una excelente profesional

De lo cual podemos deducir que:

1.- El “patriarcado consiste -entre otras cosas- en demandar excelencia profesional, que como es sabido resulta una mala cosa.

2.- Ser buenas esposas y madres es hacer el juego al dominio del macho. Es apostar por la supeditación de la mujer. Y si esta premisa es cierta, esta otra también lo será.

3.- Para Dolera lo fetén es ser mala madre y mala esposa, si ya eres alguna de estas cosas. Y si no lo eres, obviamente no te cases y no tengas hijos. Una actitud, por cierto, creciente, como muestran los datos del INE, sin que por lo visto el dominio del patriarcado se haya resentido.

Si el matrimonio es la base del patriarcado, y la gente ya se casa poco y tarde, y estamos en la cola del mundo en natalidad, el patriarcado está destruido en España.  Éxito y gran futuro para todos.

Más seriamente, el modelo de sociedad que nos propone la artista, que no es otro que el de la perspectiva de género, sin vínculos estables y sin descendencia, es incompatible con el Estado de bienestar y la viabilidad del sistema de pensiones. De hecho, ni tan solo es compatible con el crecimiento económico. Pero eso, a la élite cosmopolita de la perspectiva de género, la de la alianza de la globalización y el gender le importa poco. Para ellos, el pueblo llano, la mujer que cuida al marido que trabaja duramente, la que atiende a su madre enferma, la embarazada, como la que despidió, la viuda que cobra un pensión pírrica, las kellys y todos sus equivalentes masculinos, los precarios de uno y otro sexo, les importa un rábano. Lo importante es no casarse y no tener hijos… Y a la vejez viruelas: sola como la una, sin pareja, sin hijos, sin pensiones. ¡Viva la eutanasia!

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Hay que decir alto y claro que Leticia Dolera como otras más, forman parte de los de arriba, que revisten el maltrato de los de debajo como feminismo de género, y que no solo menosprecian las condiciones que necesitamos para llegar a fin de mes, sino que encima nos niegan el derecho a la palabra, porque solo existe una razón: la suya.

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú