El mini cerebro, que provoca un debate ético en la comunidad científica

Xuyu Qian abrió la puerta de la incubadora en la Universidad de Pensilvania para revelar hileras de tubos cilíndricos que giraban, como globos de nieve sacudidos, con una ráfaga extraña y exótica. Las esferas pálidas, del tamaño de un grano de pimienta, eran glóbulos de tejido cerebral humano cultivados en laboratorio o, como el científico Qian ocasionalmente se refiere a ellos, “minibrains” (“mini cerebro”, en castellano).

“Mini cerebro” es un apodo controvertido, es un apodo aborrecido por algunos científicos que temen que evoque imágenes alarmistas de cerebros totalmente funcionales atrapados en tanques, mientras que la realidad actual son bolas de células que no pueden pensar ni sentir. Pero es así: los evoca.

En este sentido, el objetivo aspiracional de esta área de investigación es imitar la complejidad del cerebro humano e iluminar la biología de la mente humana, una de las cajas negras más oscuras de la ciencia. A medida que la tecnología, a la que los científicos se refieren en artículos de revistas como “organoides cerebrales“, mejora, más se parece y se ajusta al concepto de “mini cerebro”.

Mini cerebro

Ejemplo de organoide cerebral

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 10 Mejores Posts sobre Eutanasia

Hoy en día, los organoides que se asemejan a diferentes regiones del cerebro humano se desarrollan de manera rutinaria a partir de células madre en grandes lotes en laboratorios de todo el mundo. Los investigadores han refinado sus recetas desde que la técnica se describió por primera vez hace cinco años

Los científicos hacen que las células madre se conviertan en esferas con aproximadamente un millón de neuronas a través de una coreografía natural que refleja el cerebro temprano desarrollado en el útero. En el día 100, el mini cerebro de Qian se asemeja a una parte del cerebro prenatal en el segundo trimestre del embarazo.

El debate ético sobre el mini cerebro

La comunidad científica está protagonizando un debate sobre si la creación del mini cerebro debería ser legal o no.

“Las personas están más preocupadas si es realmente como un cerebro humano. No estamos allí; estamos muy lejos de allí”, dijo Hongjun Song, quien dirige el laboratorio en la Facultad de Medicina Perelman de Penn, donde trabaja Qian. “Pero la pregunta que la gente hace es: ‘¿Tienen conciencia?’ El mayor problema que tengo hasta ahora es que creo que, como campo, no lo sabemos: ¿qué es la conciencia? ¿Qué es el dolor?”.

Claramente se está jugando a crear una parte muy sensible del ser humano sin saber las consecuencias y la naturaleza de la misma.

Por el momento, el mini cerebro está lejos de una personalidad. Sin embargo, el rápido ritmo de progreso en los organoides ha llevado a los científicos y especialistas en ética a llamar sobre la necesidad de una discusión ética pública que pueda avanzar en conjunto con la investigación.

“Si, al atardecer de la vida, el cerebro es lo que examinas para saber si alguien ha muerto, al comienzo de la vida hay un punto en el que podrías decir: ‘Mira, ¿el cerebro está al comienzo de la vida?'”, afirmó Insoo Hyun, un bioético de la Universidad Case Western Reserve. “Muchas personas no entienden dónde está la ciencia ahora y dónde podría ir en el futuro, incluidos, creo, los investigadores”, concluye.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú