Necesitamos la fuerza espiritual de la Iglesia

Sin fuerza espiritual, la Iglesia se convierte en una simple obra humana. Es lo que el mundo quiere, porque mientras la Iglesia exista se siente continuamente interpelado por ella, incluso cuando calla. He ahí la causa de porqué algunos cristianos se sienten incómodos, incomodando al mundo, valga la redundancia. Aspiran a ser cómo el.

Pero la Iglesia, lo sabemos todos, es Una y Santa, instituida por Jesucristo. Constituye el estadio superior de la humanidad en su catolicidad, esto es en la globalización de la fraternidad de los hijos de Dios. Realizar esto es muy difícil, en el plano personal y especialmente en el colectivo, el político, pero es una de las grandes tareas cristianas y de su necesidad depende el futuro de la humanidad. Y a la vez es una tarea imposible sin la fuerza espiritual de la Iglesia.

La Iglesia alcanza mucho más allá de los límites de la tierra y del momento actual. Atraviesa la historia, civilizaciones y culturas, de manera que muchas de ellas que parecían orgullosamente poderosas hoy yacen enterradas en el polvo, y en algunos casos, lo que se conserva de ellas, es gracias a la propia Iglesia. Debemos tomar conciencia de esta superioridad sin orgullo, que significa no dejarse amedrentar por la cultura del momento histórico determinado, y mirar con relativismo cristiano la cultura de cada civilización. Inculturizar significa hacer inteligible la Revelación de Jesucristo a cada cultura en concreto, y no ajustar la Revelación a los parámetros de dicha cultura. Aporta la buena nueva de la palabra de Dios contenida en los evangelios y de la fuerza de los sacramentos.

La Iglesia alcanza el cielo con la Comunión de los Santos y hace posible que el cielo descienda cada día sobre nosotros en la Eucaristía. Nos da conciencia de que somos hijos de Dios creados a su imagen y semejanza, algo literalmente extraordinario y que merece ser vivido de manera exultante, y que estamos a Él unidos por la Alianza renovada en Jesucristo.  Todo esto es demasiado grande para nuestras capacidades, pero es lo que somos, y viviendo de acuerdo con ello es la única forma para realizarnos plenamente. Nuestra tarea es vivir tal realidad, colectiva e individualmente y en términos reales. Toda esta grandeza que sólo es posible si a su vez la Iglesia se muestra grande espiritualmente y nos enseña e insufla esta grandeza.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía
Sin fuerza espiritual, la Iglesia se convierte en una simple obra humana. Es lo que el mundo quiere, porque mientras la Iglesia exista se siente continuamente interpelado por ella, incluso cuando calla Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Avatar
    José Herrera Valdés
    19 agosto, 2020 22:42

    Mirando alrededor en Granada,donde estoy desde hace años,pierdo la esperanza de que la Iglesia exista.El Arzobispo ni huele a oveja,ni recorre la orografía granadina,ni tiene trato con sus curas autóctonos.Desmanteló una magnífica Facultad de Teología de los jesuitas para mayor gloria suya. Despilfarra millones,sin tenerlos, en obras para una vieja Abadía del Sacromonte que fué seminario allende los tiempos y nada significó ya para los que somos mayores.Si la Iglesia en general en España está así,no podrá ni dar aliento ni fuerza moral ni nada

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú