fbpx

En la ciudad natal de San Francisco de Asís, el Papa propone una nueva economía

Economía

Uniéndose a jóvenes de más de 100 países, el Papa Francisco firmó un documento el sábado (24 de septiembre) que presenta ideas para una nueva economía inspirada en San Francisco de Asís, el homónimo del Papa conocido por su dedicación a los pobres, el medio ambiente y la paz.

Más de 1.000 jóvenes activistas, economistas y empresarios menores de 35 años se reunieron en Asís, el lugar de nacimiento de San Francisco, durante el fin de semana para una reunión sobre “La economía de Francesco”, realizada para presentar una visión económica que hace retroceder a los sistemas actuales, que, dicen, favorecer a los ricos.

La reunión fue la culminación de dos años de reuniones y eventos online y en persona inspirados en el llamado a la acción del Papa hace dos años para mitigar los peores efectos del capitalismo.

El pontífice de 85 años llegó a bordo de un helicóptero a la plaza principal el sábado temprano para escuchar los testimonios de algunos de los participantes y pronunciar un discurso que yuxtaponía la promesa de los jóvenes con la devastación provocada por el cambio climático, la guerra y la desigualdad financiera.

Hoy, una nueva economía inspirada en Francisco de Asís puede y debe convertirse en una economía de amistad con la tierra y una economía de paz”, dijo el Papa. “Se trata de transformar una economía que mata en una economía de la vida, en todos sus aspectos”.

Francisco luego firmó “El Pacto de la Economía de Francesco”, escrito por los jóvenes miembros de un grupo del mismo nombre, que se compromete a sus firmantes a buscar la paz, cuidar el medio ambiente y poner a los pobres y más vulnerables en el centro.

“Por lo general, en la economía dominante, la pobreza se considera en los márgenes”, dijo el arzobispo Domenico Sorrentino de Asís, miembro del comité de Economía de Francesco, en una entrevista con Religion News Service, que recoge esta información. Los puntos de vista económicos del lado de la oferta, que teorizan que la riqueza se filtra de los más ricos a los más pobres de la sociedad, tienden a colocar a los pobres en la base de la pirámide, dijo el arzobispo.

“Hoy, esta visión está en crisis gracias a los críticos de la economía convencional”, agregó, señalando el trabajo de la economista inglesa Kate Raworth, una defensora de la “economía de la dona”, que prioriza el desarrollo sostenible. Raworth presentó sus puntos de vista a los defensores de Economy of Francesco en una sesión de 2020 llamada “Ahora todos somos países en desarrollo”, recibiendo elogios del Papa.

«Apoyamos esta crítica radical», dijo Sorrentino, y agregó que la gran disparidad «entre el pequeño porcentaje de personas ricas que tienen la mayor parte de la riqueza de la humanidad en sus manos y la gran multitud de pobres que luchan mucho» es una prueba de que «la economía dominante ha ha fallado.»

Cambiar el enfoque a los pobres fue un punto principal del discurso de Francisco el sábado y de las propuestas de los jóvenes economistas de Francesco. Siguiendo el ejemplo de la vida de San Francisco, quien se deshizo de todas sus posesiones, incluida su ropa, y de los frailes franciscanos que siguieron sus pasos, el Papa esbozó su perspectiva económica.

“La primera economía de mercado nació en el siglo XIII en Europa a través del contacto diario con los frailes franciscanos, amigos de los primeros comerciantes. Esa economía ciertamente creó riqueza pero no despreció la pobreza”, dijo Francisco. “Nuestro capitalismo, en cambio, quiere ayudar a los pobres pero no los respeta”.

“No tenemos que amar la pobreza”, agregó. “Al contrario, necesitamos combatirlo, sobre todo, creando trabajo, trabajo digno”.

El Papa subrayó la “insostenibilidad espiritual de nuestro capitalismo”, que dijo ha eliminado el significado o “capital espiritual” y lo reemplazó con la búsqueda de bienes materiales. Muchos jóvenes sufren de falta de sentido en sus vidas, dijo el Papa, y “a menudo encuentran que sus almas se han quedado sin los recursos espirituales necesarios para procesar el sufrimiento, la frustración, la desilusión y el dolor”.

La reconstrucción de este “patrimonio espiritual” debe comenzar centrándose en los más débiles de la sociedad “desde la concepción en el útero hasta el enfermo con discapacidad, hasta el anciano en dificultad”, dijo Francisco.

“No es suficiente hacer cambios cosméticos”, dijo, y agregó que “no podemos esperar hasta la próxima cumbre internacional: la tierra arde hoy y hoy debemos cambiar, en todos los niveles”.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • A San Francisco lo ponen de modelo económico. No es conocido como «il poverello (el pobrecillo) por ser un pobre hombrecillo digno de lástima, sino por su pobreza. La practicaba movido por su misticismo religioso.
    Pero una economía al estilo de San Francisco de Asís es ruinosa para una sociedad. Y ésa no era la idea de San Francisco.
    «El que come, que no desprecie al que no come. El que no come, que no condene al que come», decía el santo de Asís.
    Él y su orden eran mendicantes. ¿Quiénes los proveían? Los que tenían con qué.
    Igual que a los primeros cristianos
    «Nadie llamaba suyos a sus bienes, pues todo era común entre ellos. No había necesitados, pues quienes tenían propiedades las vendían, y el dinero lo ponían a disposición de los apóstoles, que lo repartían a cada uno según su necesidad» (Hch 4,32)
    ¿Cómo podían hacer esto? Porque alguien les compraba los bienes; alguien que tenía con qué.
    No tanto comunismo. No tanta ecología. La Iglesia está atestada de crisis doctrinales por falta de declaraciones inequívocas y fieles a los pilares en que se fundó.
    Primero ocupémonos del Reino de Dios y de hacer lo justo ante sus ojos. Lo demás vendrá por añadidura. Dios sabe de qué cosas tenemos necesidad. Eso dice la Biblia (Mt 6,31)

    Responder
  • Messerschmidt
    4 octubre, 2022 22:15

    Es triste ver cómo desde todos los ángulos de la Iglesia se hace demagogia, se prostituye la fe para justificar egoísmos, ideologías, vanidades, ansias de poder, mentiras, ignorancias…
    Cuesta creer en las bellas palabras de la «economía de Francisco», sobre todo a los que sabemos bien qué es el peronismo; y también si recordamos el proyecto de «capitalismo inclusivo» planeado con los propietarios de inmensas riquezas que jamás han querido compartir.
    Pero también es muy deprimente leer respuestas que dicen «menos comunismo», seguramente sin saber lo que fue el comunismo más que de oídas, viendo en cualquier ataque al capitalismo un fantasma de comunismo. Como el que llama fascista a quien ama el orden. Y decir «menos ecología» ¿qué significa? En el fondo, puro materialismo, puro consumismo, pura codicia mal disfrazados. Y mucha ignorancia.
    El argumento de que debe haber ricos para dar limosna a los pobres y que estos tengan de qué vivir ¿cómo calificarlo? A fin de cuentas, la pobreza de aquellos franciscanos era voluntaria. ¿Y la que no lo es?
    Conclusión: estamos infiltrados de un materialismo, de «izquierda» o de «derecha», «capitalista» o «comunista» que nos pudre y nos lleva al infierno. Satán no descansa.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.