Pornhub, la web mundial del porno, que gana dinero con violaciones a menores

Pornhub a menudo se presenta como la cara joven y ética de la pornografía, reivindicando el derecho a la sexualidad libre.

En marzo, por ejemplo, hizo que sus contenidos fueran accesibles de forma gratuita para los españoles confinados, para ayudarlos a “quedarse en casa” de forma aislada y evitar el aumento de infecciones por Covid.

Sin embargo, una extensa investigación realizada por el ganador del Premio Pulitzer Nicholas Kristof en el New York Times muestra que el sitio canadiense, que permite a sus usuarios compartir sus videos pornográficos y descargar los de otros, se beneficia publicando imágenes de las violaciones de miles de menores varones y mujeres, de diferentes edades y nacionalidades, y que muy a menudo continúa propagándolas incluso después de sus solicitudes de eliminación.

“Pornhub es como YouTube en el sentido de que permite al público publicar sus propios videos. La gran mayoría de los 6,8 millones de videos nuevos que se publican cada año en el sitio probablemente involucran a adultos que dan su consentimiento, pero muchos muestran abuso infantil y violencia no consentida. Debido a que es imposible saber con certeza si un joven en un video tiene 14 o 18 años, ni Pornhub ni nadie más tiene una idea clara de cuán ilegal es el contenido”, explica Kristof.

A diferencia de YouTube, Pornhub permite descargar estos videos directamente desde su sitio web. Entonces, incluso si se elimina un video de una violación a pedido de las autoridades, puede que ya sea demasiado tarde: el video continúa vivo cuando se comparte con otros o se carga en otras ocasiones. Al buscar en el sitio, Kristof encontró cientos de miles de videos que, según sus descripciones, mostraban videos con menores (incluso menores de 13 años), a menudo desglosados ​​por categorías de edad.

Kristof entrevistó a numerosas niñas y niños que fueron violados y filmados sin su consentimiento y cuyos videos terminaron en el sitio. Está la joven de 23 años adoptada de China cuando tenía 9 por dos “padres” que la prostituyeron: los videos de la violencia que sufrió siguen subiéndose al sitio como pornografía (en realidad son prueba y constante repetición de delitos ).

“Pornhub se ha convertido en mi explotador -dice ella-. La web sigue vendiéndome, a pesar de que escapó de esa vida hace cinco años”.

Hay chicas como Serena K. Fleites que han visto su vida destrozada por una ligereza que muchos adolescentes hacen hoy en día. Cuando tenía 14 años y “nunca había besado a nadie”, escribe Kristof, le envió un video en el que se mostraba desnuda al chico del que estaba enamorada. Esas imágenes comenzaron a circular por su escuela, difundidas por el niño que solo fue suspendido por su gesto, finalmente terminaron en Pornhub y continuaron persiguiéndola incluso después de que ella cambiara de escuela y a pesar de que su madre había requerido a Pornhub para eliminarlos. Poco después, alguien más los volvió a cargar.

Serena intentó suicidarse varias veces y luego desarrolló una adicción a las drogas. Hoy, a los 19 años, logró dejar las drogas, pero no tiene hogar: vive en su auto y ya no sabe cómo reconstruir su vida.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Son muchas las historias de víctimas cuyos videos fueron publicados como pornografía sin su consentimiento cuando eran menores (lo que en sí mismo constituye un delito grave, incluso si no fueron obligados) y que luego intentaron suicidarse más veces.

“Están ganando dinero con el peor momento de mi vida, con mi cuerpo”, dice una niña colombiana que fue víctima de la prostitución infantil cuando tenía 16 años. “No acabará nunca. Están ganando mucho dinero con nuestro trauma”, agrega otra niña. “Es un tema recurrente entre los sobrevivientes: un asalto finalmente termina, pero Pornhub hace que el sufrimiento sea interminable”, explica Kristof.

El problema, según muestra la investigación del New York Times, es que Pornhub está haciendo muy poco para prevenir el abuso y evitar hacer públicas imágenes de violaciones de menores. Sólo recientemente ha aumentado los moderadores de contenido, de los que no hace públicos los números: según la información recogida por el Times son 80 contra 15 mil de Youtube. Esto a pesar de que Pornhub tiene 3.500 millones de visitas al mes, el décimo sitio web más visitado del mundo, más que Netflix, Yahoo o Amazon.

Sus responsables las acusaciones, pero se han negado a hablar con The New York Times. Y gozan de la inmunidad casi total reservada por la ley a quienes publican contenidos ajenos. Son estas reglas las que han permitido la explosión de la pornografía infantil en línea en los últimos años.

El Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados de Estados Unidos recibió en 2015 informes de 6,5 millones de videos u otro contenido que mostraba la explotación sexual de niños; en 2017 fueron 20,6 millones y en 2019, 69,2 millones.

En tres meses de 2020, “Facebook eliminó 12,4 millones de imágenes relacionadas con la explotación de menores -escribe el Times-“. Twitter cerró 264.000 cuentas en seis meses el año pasado por explotación sexual de menores. Pornhub tiene infinitamente menos informes de abuso. Probablemente porque sus usuarios no los denuncian: suelen buscarlos.

Hacen falta leyes que impidan que las grandes empresas web exploten sexualmente a los niños. “Con Pornhub -dice Kristof- tenemos a Jeffrey Epstein en la 1000ª potencia”.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Avatar
    Daniel Fernández
    16 diciembre, 2020 08:58

    Buenos días Forum Libertas. En España ya se ha llevado a cabo tambien una investigación como esta desde la Asociación Cristianos en Democracia. Tienen toda la información en el sitio web PORNIFICADOS (PUNTO) ORG. Saludos cordiales

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú