Olvídate de lo que te dicen los activistas de género. Así es la realidad de la “transición”

Transgénero trans

Por su interés, reproducimos el testimonio publicado en Quilette de Scott Newgent, un hombre transgénero de 47 años que vive en Texas y es el fundador de TReVoices, un grupo de educadores trans que se opone al activismo radical de género y busca educar a los políticos y a las familias sobre la realidad de la disforia de género:

“En una reciente reunión, la hija de un amigo nos dijo: “Probablemente soy trans porque no me gusta la pubertad femenina“. Esto me llamó la atención al instante, porque conozco a esta niña desde hace años y nunca vi ningún indicio de que fuera trans. Inocentemente le pregunté por qué decía eso. ¿Estás bromeando? Ella respondió, “No me gusta que me crezcan las tetas, y Reddit dice que probablemente sea trans“.

Esa noche, rastreé en Reddit y me quedé boquiabierto cuando vi cuánta gente y organizaciones estaban presionándola intensamente sobre la posibilidad de que fuera trans. Pero tal vez no debería haberme sorprendido, dada la forma en que estas actitudes se han generalizado. Como esa madre pediatra que publicó recientemente un artículo de opinión en el New York Times titulado What I Learned as the Parent of a Transgender Child (Lo que aprendí como madre de un niño transgénero). Para los niños que buscan en Google este tema, el efecto general es el equivalente a una gran bomba que explota en su pantalla.

Escribo desde mi perspectiva de hombre transgénero de 47 años que hizo la transición hace cinco años. También soy padre de tres adolescentes. Aunque admiro las buenas intenciones de los padres que tratan de apoyar a sus hijos, me preocupa mucho la aceptación imprudente del autodiagnóstico de un niño a través de Internet. Muchas personas mayores transgénero también comparten estas preocupaciones. En muchos casos, somos personas que hemos estado viviendo tranquilamente nuestras vidas en la sociedad durante años, compartiendo anónimamente tiendas, oficinas, ascensores y aceras con todos los demás, sin hacer aspavientos acerca de nuestra identidad o hacer proselitismo con los demás. Nos gusta de esa manera. Pero dado el clima actual, ha llegado el momento en que tenemos que hablar.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Aquel comentario de la hija de mi amigo me hizo investigar las organizaciones que pretenden abogar por la comunidad trans. Descubrí que impulsan un enfoque basado en la afirmación rápida y entusiasta de cualquier indicio de disforia de género. Como alguien que es trans, sé que este es el enfoque equivocado. Sí, algunos niños que dicen ser trans realmente necesitarán quizás hacer la transición algún día, pero los padres que automáticamente asumen que este es el caso de su hijo no necesariamente siguen el interés superior del niño.

El transexualismo no es un sentimiento vago, o un disgusto por los roles estereotipados. Es una seria condición interna que causa que quieras convertirte en el sexo opuesto. La transición médica, como la que yo pasé, puede aumentar una ilusión que ayuda a algunos individuos disfóricos de género a navegar por el mundo con más comodidad. Ese fue mi caso.

No “nací en el cuerpo equivocado”. Nací siendo mujer. Pero no me gustó. Así que cambié mi apariencia, a un costo económico, psicológico y físico significativo, con cirugía plástica y hormonas. Mi sexo, sin embargo, nunca cambió. Sólo cambió mi apariencia.

Cualquiera que pase por esto va a enfrentar un proceso brutal. Sin embargo, ahora tenemos miles de padres ingenuos que llevan a sus hijos a centros de tratamiento de género, a menudo basados en historias de Internet que presentan la experiencia de transición a través de unas gafas arco iris. Muchas terapias de transición están todavía en una fase experimental, como constatarán si padecen alguna enfermedad durante o después de estos tratamientos.

Durante mi propia transición, tuve siete cirugías. También tuve una embolia pulmonar masiva, un vuelo en helicóptero, un viaje en ambulancia de emergencia, un ataque cardíaco inducido por el estrés, sepsis, una infección recurrente de 17 meses debido al uso de la piel equivocada durante una faloplastia (fallida), 16 rondas de antibióticos, tres semanas de antibióticos intravenosos diarios, la pérdida de todo mi cabello, (sólo parcialmente exitosa) cirugía reconstructiva de brazo, daño permanente de pulmón y corazón, una vejiga cortada, alucinaciones inducidas por el insomnio y la frecuente pérdida de conciencia debido al dolor en el interior de mi uretra. Todo esto me llevó a una forma de trastorno de estrés postraumático que me convirtió en un prisionero en mi propio apartamento durante un año. Entre mi compañía de seguros y yo, los gastos médicos superaron los 900.000 dólares.

Durante estos 17 meses de agonía, no pude conseguir que un urólogo me ayudara. No se sentían cómodos tomándome como paciente, ya que la faloplastía, como gran parte del proceso de transición, es experimental. “¿Podría volver al cirujano original?”, sugirieron.

Siempre que se cuestione la línea activista maximalista sobre la afirmación trans, le propondrán la Asociación Profesional Mundial para la Salud de los Transgénero (WPATH) como referencia en el asunto. Pero mucho de lo que encuentras allí consiste en frases vagas como “a discreción del médico“. Varios abogados me sugirieron que lo que yo había vivido era un caso de negligencia médica hasta que se dieron cuenta de que la salud de los transgénero no tiene realmente una base desde la que litigar. Como resultado de todo esto, el tratamiento a menudo es deficiente, como he experimentado de primera mano.

El Lupron, el bloqueador hormonal que algunos médicos parecen estar dispuestos a dar a niños como si fuera Tylenol, ni siquiera está aprobado por la FDA para tratar a niños con disforia de género. (En 2001, el fabricante se declaró culpable de prácticas de venta fraudulentas con respecto a su comercialización como droga para el cáncer de próstata). Aún no conocemos sus efectos a largo plazo, a pesar de que se ha asegurado a los padres que sus efectos son seguros e incluso reversibles.

Esto es lo que sabemos: el uso a largo plazo de la terapia de hormonas sintéticas acorta la vida. Específicamente, estos medicamentos están asociados con un mayor riesgo de ataques cardíacos, embolias pulmonares, daño óseo, insuficiencia hepática y renal, complicaciones de salud mental y más enfermedades. Casi una cuarta parte de los pacientes de terapia hormonal que toman altas dosis de esteroides anabólicos (como la testosterona que toman quienes están en transición de mujer a hombre) presentan síntomas importantes de trastornos del estado de ánimo. Entre el 3 y el 12 por ciento desarrollan síntomas de psicosis.

Los niños que afirman ser trans suelen tomar estas drogas en un momento crucial en el desarrollo de los cerebros y los huesos. Se han convertido en una generación de conejillos de indias para responder a preguntas como: ¿Qué le sucederá a un niño biológico que toma hormonas sexuales asociadas con el sexo opuesto (o viceversa), y crece sin el beneficio de la pubertad natural? ¿Qué le sucede a un cuerpo masculino que toma estrógenos a largo plazo? Nadie lo sabe.

En cuanto a los efectos emocionales de la transición, muchos activistas le remitirán a un artículo de la revista Pediatría 2018 titulado “Comportamiento Suicida de Adolescentes Transgénero”. Pero el estudio reportado en el mismo se basó en sólo tres años de datos recolectados entre 2012 y 2015. Lo que importa es el largo plazo. Y en este sentido, es obligado ir a un estudio de 324 adultos en transición médica, basado en datos longitudinales de 30 años. Los autores descubrieron que completar la cirugía de reasignación de sexo se asociaba con “riesgos considerablemente más altos de mortalidad, comportamiento suicida y morbilidad psiquiátrica” en comparación con la población general.

Toda esta información es silenciada por los activistas trans radicalizados. En 2019, anunciaron a bombo y platillo un artículo titulado Reduction in Mental Health Treatment Utilization Among Transgender Individuals After Gender-Affirming Surgeries, publicado en el American Journal of Psychiatry, que pretendía mostrar los beneficios de la transición. Cuando los mismos autores admitieron en agosto de 2020 que sus datos en realidad no mostraban ningún beneficio significativo de la transición, pocos se molestaron en informar sobre esa corrección.

He observado que cuando se plantea cualquier argumento en contra de una política de afirmación sin preguntas, los activistas tratan de adelantarse a la discusión de los datos reales invocando en su lugar el espectro del suicidio, una versión de “Prefiero tener una hija viva que un hijo muerto”. A los aterrorizados padres se les hace sentir como si cualquier expresión de preocupación o escepticismo fuera una puerta a la tumba. Es una forma pasiva y agresiva de terrorismo emocional.

Por mi propia experiencia, y por innumerables conversaciones con mis amigos transexuales, puedo afirmar que la mayoría de nosotros lamentamos al menos algunas partes de nuestra transición. Incluso para aquellos que hacen la transición con éxito, encontrar la paz tiene etapas y lleva tiempo. Al principio, todo es nuevo y emocionante. Luego, con el paso de los años, la realidad se instala y hay que enfrentar la realidad del sexo biológico, sin mencionar los problemas de salud. Esta no es una vida de bombillas resplandecientes.

El Reino Unido parece estar más adelantado que Estados Unidos en comprender que las decisiones de tratamiento se toman demasiado rápido. El Servicio Nacional de Salud (NHS) recientemente cambió su postura sobre la transición médica de los niños hacia un enfoque más cauteloso, incluso advirtiendo a los padres (con precisión) que “no se sabe si los bloqueadores hormonales afectan al desarrollo del cerebro adolescente o a los huesos de los niños“. El NHS también señala que “la mayoría de los tratamientos que se ofrecen en esta etapa son psicológicos más que médicos“. Esto se debe a que “en muchos casos los comportamientos o sentimientos de las variantes de género desaparecen cuando los niños llegan a la pubertad“. Tal vez las demandas judiciales están haciendo que la gente despierte.

Como alguien que ha experimentado la transición en primera persona, estoy convencido de que es mejor errar por excesivamente prudentes y dejar las decisiones que alteran la vida a los adultos que tienen el beneficio de un cerebro completamente desarrollado. La próxima vez que la hija de mi amigo, o cualquier niño, venga a pedirme consejo sobre su disforia de género, esto es lo que les diría: “Hay personas que necesitan una transición médica para caminar tranquilamente por sus vidas, y tú, niña, podrías ser esa persona. Pero, en este momento, eres una niña, y tu cuerpo está desarrollando todo lo que necesitas para ser un adulto sano, feliz y fuerte. Cuando crezcas, podrás decidir sobre tu vida“.

A los padres les diría esto: Sencillamente, no es tu derecho ni tu deber decidir la transición de tu hijo. Quítate esa carga de tu mente. La transición es para los adultos. Los elementos negativos asociados con la transición son enormes y no serás tú quien viva con las consecuencias. Será tu hijo. Si tu hijo te dice que se suicidará si no le permites hacer la transición (tal vez siguiendo un guión que le dan en Reddit o Tumblr), llévalo al hospital para que sea tratado por ideas suicidas. Las ideas suicidas y la búsqueda de la transición son temas separados, así que sepárenlos.

Hablamos mucho sobre la opresión y la marginación. Pues bien, yo soy una de esas personas que ha sido oprimida y marginada… y sobre todo que me he decidido dar la cara para tratar de ayudar a otros. Lo menos que puedes hacer es prestar atención a mi mensaje.”

Desde mi perspectiva de hombre transgénero de 47 años que hizo la transición hace cinco años, me preocupa mucho la aceptación imprudente del autodiagnóstico de un niño a través de Internet Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Avatar
    Mª del Pilar
    21 octubre, 2020 18:56

    ¡Muchas gracias por este valiente testimonio!
    ¡Dios mío, cuanta imprudencia, cuanta insensatez, cuanta locura!! Pero ¿Como unos padres pueden dar la razón a un niño que dice que se siente niña o al contrario…? no habrá que investigar antes cuales son las razones por las que lo dice o se siente a sí…?
    Estamos en una sociedad manipulada al extremo, por favor, dejen de dar teléfonos a su hijos, dejen de ver televisión y que los niños crezcan normalmente sin invasiones de su ser persona, sea hombre o mujer.
    ¡Cuando el sentido común se pierde y el bien común se da por desaparecido…mal vamos!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú