Violencia y perspectiva de género

La necesaria protección de las mujeres no puede significar la criminalización de los hombres, ni la aceptación de que exista un “sistema” que se dedica a dominar, abusar y matar mujeres, justificando una ideología, la perspectiva de género, que afirma cosas como esta: “que un hombre te golpee, te asesine, y te deje tirada semidesnuda entre unas matas es fruto de un sistema en el que las mujeres no valemos nada… porque pueden hacerlo y el sistema los ampara”. Este tipo de discurso se ha aceptado como normal, y al mismo tiempo se ha vituperado que los menores y los ancianos tengan un nivel de protección semejante al de las mujeres.

Uno de los caballos de Troya de esta concepción política es el discurso sobre la gran violencia estructural contra la mujer, que partidos y medios de comunicación, con escasas excepciones, han asumido como ciertos. ¿Pero realmente es así? Claro que hay violencia contra la mujer y agresiones sexuales y que es mejor que no las hubiera, como la paz es mejor que la guerra y el diálogo que la confrontación, pero, asumido esto, hay que acotar su dimensión real.

Para darle mayor énfasis se agregan los datos para diversos años, de manera que la cifra apabulle. Por ejemplo, “1.055.912 denuncias por violencia de género entre 2009 y 2016”. Son muchas, sin duda, ¿pero cuál es su significación real? Si observamos los resultados de la serie de encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del año 2017, es decir el inmediato siguiente a aquellos datos acumulados, que preguntaba sobre cuáles son los principales problemas personales de los españoles, solo el 0,5%, es decir, 175.000 personas, sobre 35 millones de adultos que constituyen el universo censal, afirmaban que era la violencia contra la mujer.

Pero profundicemos en los datos del CIS. En diciembre 2010-febrero 2011 se realizó una encuesta solo a mujeres, en la que se preguntaba sobre comportamientos de la pareja que pueden molestarlas. Inquiría nada menos que sobre 27 tipos, desde muy leves a muy graves. Pues bien, la casi totalidad, entre el 95% y el 97% respondieron que “Nunca” habían sido objeto de aquellos negativos procederes, mientras solo entre el 0,5% y 1% como valores más frecuentes, respondían que “Frecuentemente”. Estos datos, que mostraban una relación de pareja claramente positiva, son consistentes con los de la escasa preocupación por la violencia.

Y es que en realidad según el Women, Peace, and Security Index del Georgetown Institute for Women, Peace and Security, realizado conjuntamente con el Peace Research Institute of Oslo, España es el quinto mejor país del mundo para las mujeres. Coincide con otra perspectiva: a raíz de un amplio estudio criminalístico publicado en El País el último día del año, la criminóloga Andrea Giménez-Salinas declaraba: “España se encuentra entre los países más seguros del mundo y entre los que tienen menores cifras de delincuencia sexual de Europa”. En términos de delito por 1000 mujeres, en Francia son 3 veces más; en Dinamarca 6; en el Canadá de los Trudeau 8; y en la modélica Suecia 13. La tasa de homicidio de mujeres es de solo 0,15 mientras que la de los hombres es 8,6 veces mayor. La mujer comete menos violencia, pero también es mucho menos víctima de ella, al igual que sucede con el suicidio, donde solo el 25% de los casos son mujeres. En esta sociedad el riesgo para la vida es del hombre. A pesar de ello, el único pacto de estado acordado en años ha sido sobre la llamada violencia de género. No se ha logrado en educación, aunque vivimos en una verdadera emergencia, ni en sanidad, ni tan siquiera en pensiones donde se sufre entre la improvisación y el electoralismo. Pacto de estado y además una legislación especial que penaliza el ser hombre y excluye a otras víctimas como menores, dependientes y ancianos, 105 juzgados especializados, más 355 de compatibles, y muchos recursos económicos, siempre más, nunca bastan. Y todo a pesar de que menos del 1% de los votantes lo consideran un problema grave para ellos. Y después se extrañan que acaben produciéndose reacciones. La desmesura siempre las provoca.

Artículo publicado en La Vanguardia

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú