inicio
  Jueves, 31 de julio de 2014
Bookmark and Share
  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   2 votos
23/11/2007 - Familia
8 costes sociales del divorcio: a la sociedad le conviene evitarlos
Desde el 2000 las rupturas en España han crecido un 52%; las consecuencias médicas, escolares, de seguridad y económicas son malas para todos.
Los efectos de la ruptura familiar los paga toda la sociedad
ForumLibertas.com

En el 2006 hubo en España 155.475 rupturas, lo que supone un incremento del 4,25% respecto al 2005 y un crecimiento del 52% respecto al 2000.

En ForumLibertas varias veces nos hemos preguntado: ¿qué pasaría si  la siniestralidad laboral creciese un 50% en 6 años? ¿No invertiríamos millones en prevención, campañas, alternativas, formación? ¿Por qué no se invierte en prevención de la siniestralidad familiar? En el Reino Unido calculan que las rupturas familiares implican una pérdida de 24.000 millones de libras anuales. A las que habría que sumar los costes en el fracaso escolar, tras relacionado con el fracaso familiar.
.
Hay al menos 8 consecuencias bien estudiadas por las que el fracaso familiar debería combatirse y prevenirse.  
.
1. El divorcio de los padres aumenta la tasa de delincuencia en los hijos

Los hijos de familias monoparentales cuyo progenitor nunca se casó son los más propensos a verse involucrados en delincuencia o en crímenes juveniles. Pero los estudios sugieren que los hijos de hogares divorciados o separados les siguen muy de cerca [1]. Por ejemplo, un informe a partir centros correccionales juvenilesde EE.UU. muestra que sólo el 13% de los delincuentes provienen de familias intactas; en cambio, un 33% tiene padres divorciados o separados y un 44% tiene padres que nunca se casaron (viven con un padre soltero) [2].

2.  Los hijos que no viven con ambos padres juntos, delinquen con crímenes más graves

Otro estudio en Estados Unidos, que hizo el seguimiento de más de 6.400 niños en un período de 20 años (incluso dentro de su edad adulta), encontró que los hijos sin sus padres biológicos en la casa cometerán crímenes con penas de encarcelamiento tres veces más que los hijos de familias intactas. Resultados similares se han visto en estudios de otros países[3]. Las prisiones y manutención de presos son un gasto que quizá convendría prevenir antes de que se cometan los delitos.

3. Los adolescentes que no viven con ambos padres juntos tienen más riesgo de alcoholismo y drogas

Las tasas de alcoholismo y drogadicción son mucho menores en aquellos criados en familias de matrimonio intacto que en las familias rotas [4].

4. Riesgo de que un progenitor abuse de sus hijas: los padrastros lo multiplican por seis.

La tasa de abuso sexual en niñas a manos de sus padrastro es al menos seis o siete veces mayor que a manos de su padre biológicos en familias con
matrimonios estables [5].

5. Es 70 veces más probable que a un bebé le asesine su padrastro, que no su padre biológico

Un equipo de profesores de psicología en la Universidad McMasters, en Canadá, concluyó que los niños menores de dos años de edad tienen de 70 a 100 veces más posibilidades de ser asesinados a manos de sus padrastros que a manos de sus padres biológicos.

6. Más sexo precoz y más hijos fuera del matrimonio en hijos de divorciados

Los hijos de  padres divorciados tienden a una iniciación sexual más temprana [6] y a una mayor frecuencia de relaciones. Junto con la precocidad sexual, se observa también que los hijos cuyos padres se han divorciado tienen una mayor tendencia a engendrar hijos fuera del matrimonio. En Gran Bretaña se ha concluido que los hijos de padres divorciados tienen hasta tres veces más hijos fuera del matrimonio, que los hijos de matrimonios estables [7].

7. Los divorciados aumentan su riesgo de enfermedad mental, suicidio y accidente mortal

El divorcio afecta también a las relaciones entre los cónyuges y sus respectivos equilibrios psicológicos e incluso en enfermedades fisiológicas. El profesor chileno Ramón Florenzano resume así la evidencia empírica existente al respecto: "Las estadísticas americanas muestran que los divorciados tienen seis veces mayor frecuencia de problemas psiquiátricos que quienes permanecen casados, así como tienen el doble de posibilidades de suicidio, más problemas de alcoholismo y abuso de sustancias químicas y, curiosamente, más riesgo de morir por enfermedades médicas tales como enfermedades cardiovasculares y cáncer".[8]

Específicamente en el tema de abuso de alcohol y adicción a éste, se ha encontrado en EE.UU. que los divorciados o separados son 4,5 veces más propensos a llegar a estos resultados en comparación con las personas con matrimonios estables Cuando se analiza según sexo, se observa que las mujeres divorciadas o separadas tienen entre el doble y triple probabilidad de morir en un accidente, suicidio u homicidio. Comparado con hombres casados, entre los divorciados o separados son de 3 a 5 veces más probables las muertes debidas a accidentes, suicidios, homicidio y cirrosis.

También se ha demostrado que existen entre los no casados mayores tasas de fallecimiento por enfermedades crónicas, como la diabetes, que requieren un comportamiento regulador o tratamiento[9]

8. El divorcio engendra pobreza, y además la feminiza

El resultado global del divorcio es la creación de hogares monoparentales, generalmente encabezados por mujeres lo que  da lugar al fenómeno de "feminización de la pobreza". El resultado final  es que el  estado se ve enfrentado a mayores demandasde asistencia  social, de vivienda, de servicios judiciales y de salud mental y física.  Las familias monoparentales se transformanen el foco prioritario de los programas sociales dirigidos a las personas de extrema pobreza, comprometiendo parte importantede los recursos del país.

En EEUU los hogares tienen ingresos familiares muy por debajo del que logran familias biparentales. Distintos estudios, hablan de una disminución en el ingreso familiar producto del divorcio en un rango entre un 28 a un 42%.

En el año 2000, un 34% de las familias monoparentales mantenidas por mujeres se encontraban en condiciones de pobreza Alrededor de un 50% de los hogares
con hijos que pasan por un divorcio terminan con niveles de ingreso bajo la línea de pobreza, producto de éste. Alrededor del 40% de las familias que recibieron ayuda en 1995 de los programas de Aid to Families with Dependant Children (AFDC) son hogares monoparentales con padre separado o divorciado.

Si se considera que los gastos anuales para subsidiar y sostener familias monoparentales en EE.UU. alcanzan los 150.000 millones de dólares anuales, podríamos afirmar que las rupturas matrimoniales tienen un costo estatal importante. [10]

En Inglaterra, en 1992, un quinto de todas las familias con hijos contaba sólo con un padre, situación que afectaba a 2,3 millones de niños116. Esto equivale a alrededor de 1 millón y medio de familias, de las cuales un 33% son divorciados. El gasto del Estado en familias monoparentales alcanza los 6.000 millones de libras.

Actualmente un 30% recibe alguna ayuda del padre, pero el monto promedio aportado por hijo es muy bajo. En 1990, un 70% de las familias monoparentales dependían de la seguridad social. En cuanto a los hogares con jefaturas maternas, sólo el 11% de las familias con mujeres divorciadas tenían ingresos superiores a la denominada "línea de pobreza", comparado con un 71% de la población total.

Aún más, la revista Economist del 9 de abril de 1994 destacaba ya que en Gran Bretaña el 77% de las madres separadas (divorciadas o no) vivían con la ayuda que les prestaba el Estado.
 

[1] Larson, D. B. Swyers, J. P. y S. S. Larson The Costly Consequences of Divorce: Assessing the Clinical, Economic, and Public Health Impact of Marital Disruption in the United States. National Institute for Healthcare Research. Rockville, Maryland

[2] Estudio realizado por Wisconsin Department of Health and Social Services (1994), citado en Larson, Swyers y Larson (1994), op. cit., pág. 15.

[3]  Ob cit pag 53

[4] Hoffman, J. y Johnson, R. (1998), "A National Portrait of Family Structure and Adolescent Drug Use", Journal of Marriage and the Family, Vol. 60, N° 3, págs. 633- 645, citado en Fagan y Rector (2000), op. cit., pág. 8.

[5] Wilson, M. y Daly, M. (1987), "The Risk of Maltreatment of Children Living with Stepparents", en Child Abuse and Neglect: Biosocial Dimensions, foundations of Human Behavior, pág. 228. citado en Fagan y Rector (2000), op. cit., pág. 7.

[6]  Citado en: Informe sobre el divorcio: la evidencia empírica internacional; Instituto de Ciencias de la Familia, Facultad de Derecho; Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Universidad de los Andes, pag 54.

[7] Ob cit Pag 54
[8] Ob cit pag 62
[9] Ob cit pag 63
[10] Ob cit pag 76

Enviar por correo
  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   2 votos
Identificarse
Recordarme              Lo olvidé   |   Registrarse


© 2004-2014 FORUM LIBERTAS | Noticias de actualidad en España
Logotipo de C2C Logotipo de SPC