fbpx

Abel Azcona vuelve a insistir en profanar hostias consagradas


Hay personas abonadas a la polémica, especialmente si se trata de infligir daño a la Iglesia católica, porque encuentran en ello una manera muy efectiva de estar presentes en la palestra pública y en los media, sedientos, algunos, de estigmatizar y dañar la imagen del catolicismo.

Alguien que maneja extraordinariamente bien ese aspecto es el autodenominado artista Abel Azcona, que no sólo arremete contra la Iglesia sucesivamente a través de sus performances, sino que lo hace de la manera que los medios de comunicación que mantienen abierta una línea editorial agresiva contra la institución religiosa, les permite nutrirse de ello.

Es por eso que Azcona vuelve a estar bajo acusación de un delito de profanación y otro de ofensa de los sentimientos religiosos. Ha sido el juzgado de Instrucción número 1 de Berga en la provincia de Barcelona que ha aceptado a trámite una denuncia de la Asociación Española de Abogados Cristianos y ha declarado imputado Azcona por la performance de 2016 en la que en el edificio del antiguo convento de Cal Rosal realizó un espectáculo en el que escribía la palabra pederastia con hostias consagradas.

«No podemos permitir que este tipo de acciones queden impunes. Los ataques de profanación, ataque y ofensa a los cristianos que no tienen ningún tipo de condena son muy peligrosos, crean un clima propicio a los delitos de odio», han afirmado desde la Asociación denunciante después de que se haya sabido que el juzgado ha citado a Azcona en el juzgado el próximo 5 de febrero de 2019.

No es la primera vez que el artista realizaba esta performance y no es la primera vez que era imputado por ello, ya hizo un acto similar a principios del año 2016 en un recinto del Ayuntamiento de Pamplona bajo el título de una exposición llamada Desenterrados. Entonces Azcona esparció 242 hostias consagradas en el suelo, ¿cómo las consiguió?, pues el artista recopiló las hostias en centenares de misas a las que asistió en Madrid y en Navarra.

La causa, archivada, a pesar de su ofensa explícita

En aquella ocasión, Azcona adujo ante el juez que no quería realizar una «ofensa gratuita y directa» y consiguió que la causa fuese archivada. La Audiencia Provincial de Navarra consideró entonces que «La performance o acción artística se define como una muestra escénica, en la que la provocación o el asombro juegan un papel principal, así como el sentido estético». La Justicia no consideró que para los fieles las hostias consagradas son el cuerpo de Cristo tras la transubstanciación, un proceso de consagración del pan por medio del cual tras la plegaria eucarística y bajo la acción del Espíritu Santo Cristo se manifiesta en la hostia. Tal y como explicaba el Concilio de Trento, que lo estableció, es: «Cristo mismo, vivo y glorioso, está presente de manera verdadera, real y substancial, con su Cuerpo, su Sangre, su alma y su divinidad». La Audiencia consideró que el acto de Azcona con tal objeto consagrado no era susceptible de ser considerado profanación ni ofensa de los sentimientos religiosos.

Abel Azkona junto su abogado
Abel Azkona junto su abogado

Entonces el juez consideró como eximente que en ningún lugar de la exposición se afirmaba que las formas consagradas tuvieran el carácter sagrado y que “no puede afirmarse que la conducta del querellado, cuando se apoderó de las formas consagradas que luego utilizó, lo hiciera sin el debido respeto”. Tampoco consideró que la muestra incitara al odio ya que “en ningún caso puede considerarse que la obra ejecutada por el querellado sea idónea para fomentar, promover o incitar al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, en este caso la Iglesia Católica o sus miembros, pues ni siquiera en la obra objeto de valoración el autor propone a quienes la observen acción alguna a tomar en relación a la realidad que denuncia, más allá de la de tomar conciencia o posicionarse respecto de la lacra de la pederastia”.

No obstante, el juez sí que apuntó que “el medio elegido por el investigado para denunciar la lacra de la pederastia podrá ser criticado y no compartido, en la medida en que se ha utilizado uno de los signos más sagrados de la religión católica”.

Se abre una nueva causa y cabrá ver qué considera el juez en esta ocasión.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Abel, recuerda que fuiste salvado «a precio de sangre» si de la sangre de El que tu profanas continuamente. Él te está esperando, tambien dio la vida por ti y algún día clamaras a Él.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.