fbpx

Por qué la revocación de Roe vs. Wade podría reabrir el debate sobre el aborto en Irlanda


El “sí” al aborto ganó a finales de mayo de 2018 el referéndum de Irlanda para legalizarlo: votaron a favor un 66,4 % de votos, frente al 33,6 % que defendió la legislación previa que prohibía esta práctica en uno de los pocos países, como Polonia que mantenía una de las legislaciones más pro vida en Europa.

Esa victoria dio al Gobierno del partido democristiano Fine Gael vía libre para cambiar la ley y permitir el aborto en todas las circunstancias durante las primeras doce semanas de embarazo y, en casos excepcionales, hasta las veinticuatro.

Con la derogación de la Octava Enmienda a la constitución irlandesa, que otorgaba protección constitucional explícita a la vida humana no nacida se abrió una vía de legislación. Una nueva y muy liberal ley de aborto entró en vigencia en enero de 2019. Ese mismo año, Irlanda contabilizó 6.666 abortos.

En el otro lado del Atlántico, Estados Unidos va a vivir la próxima anulación por parte de la Corte Suprema de la jurisprudencia federal que establece Roe vs. Wade en relación a la imposibilidad por parte de los Estados de limitar legalmente el aborto. ¿Puede afectar este hecho la legislación Irlandesa?

El primer párrafo del borrador filtrado de la decisión de la Corte Suprema de anular Roe v Wade establece: «El aborto presenta un problema moral profundo sobre el cual los estadounidenses tienen puntos de vista totalmente contradictorios».

Desde los últimos años, el tema del aborto se asume en el discurso público como resuelto favorablemente, pero, ¿es eso así?

La escritora irlandesa y trabajadora humanitaria Dualta Roughneen apunta en un artículo en Catholic Herald que la decisión en Estados Unidos puede afectar a Irlanda: «Donde van los Estados Unidos, Irlanda suele seguirlos, y puede darse el caso de que la decisión en los Estados Unidos ayude a crear un espacio para una discusión adecuada. El candidato a la Corte Suprema, Robert Bork, señaló que muchos jueces de la Corte Suprema desprecian al pueblo estadounidense como «motivado por la intolerancia, el racismo, el sexismo, la xenofobia, la moralidad sexual irracional y similares», adelantándose a los comentarios de «canasta de deplorables» de Hilary Clinton. Persiste una actitud similar en Irlanda hacia quienes votaron en contra del aborto».

Y es que Roughneen considera que existe cierta condescendencia de los tribunales con sus ciudadanos: «Durante los últimos 60 años, los derechos han sido imaginados en la Constitución por jueces que han buscado moldear el panorama social, político y cultural. Basándose en términos mal definidos como “proceso debido” y manipulando sentencias anteriores en relación con la privacidad, la Corte ha intentado resolver asuntos en los que la gente no está de acuerdo. En Casey vs. Planned Parenthood, el tribunal intentó instruir a la sociedad estadounidense para que aceptara su punto de vista como resuelto y siguiera adelante».

La escritora considera que la inminente sentencia de la Corte Suprema ofrece la oportunidad «de que la Corte se aleje de impulsar una interpretación humanista secular de la Constitución sobre el pueblo de los Estados Unidos», y «restablece la narrativa de asumir que el aborto es un tema resuelto en los Estados Unidos».

Ya puedes inscribirte en la III Asamblea Virtual ForumLibertas – Alternativa cultural cristiana que tendrá lugar el próximo miércoles, 8 de junio a las 19:00 h (hora española). Para recibir el enlace zoom, cumplimenta el siguiente forumulario:

    Print Friendly, PDF & Email
    ¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
    ' Donar 0,50€

    No se han encontrado resultados.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Rellena este campo
    Rellena este campo
    Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.