Ahora, más que nunca, necesitamos una Iglesia en salida

La Iglesia es en salida o no es Iglesia, y está “llamada a ser siempre la casa abierta del Padre”. De modo que, si alguien quiere seguir una moción del Espíritu y se acerca buscando a Dios, “no se encontrará con la frialdad de unas puertas cerradas”.

Esto decía el Papa en su catequesis del 23 de octubre. El Papa recordó también que el viaje de los Apóstoles comienza como resultado de una fuerte persecución, la cual, en lugar de “detener” la evangelización, se convierte en una “oportunidad” para ensanchar el campo donde sembrar la buena semilla de la Palabra. Esto porque “los cristianos no se asustan”: debieron huir, sí, pero “con la Palabra”, propagándola “un poco por todos lados”.

Estas palabras nos interpelan ahora con la fuerza de la exigencia que se produce a la hora de la verdad.  Ahora vivimos bajo un gran peligro real, ¿cuánto vale nuestro cristianismo?

La Iglesia en España y en este difícil momento que nos toca vivir por la tragedia del coronavirus, está desempeñando importantes tareas de naturaleza religiosa y solidaria. Hay multitud de diócesis y parroquias, que no cesan en desplegar iniciativas adaptadas a la nueva situación, al tiempo que se mantienen, en lo posible, las que son propias, y ello tanto por lo que se refiere a los servicios, que  son necesarios para la práctica religiosa y el acceso a los sacramentos, como a las manifestaciones concretas de solidaridad. Pero todo esto no ha de impedirnos  reconocer las considerables ausencias, comprensibles, y también, faltas y abandonos. Carecemos del auxilio dominical, la posibilidad de comulgar y confesarse escasea. Me preocupa que existan parroquias cerradas a cal y canto, tanto que algunas ni tan siquiera responden al teléfono. En estos casos, la Iglesia literalmente ha desaparecido, y no son pocos.

Me preocupa también que se hayan producido algunas intervenciones, movidas por un exceso de celo policial, que procuran impedir el legal ejercicio religioso de las parroquias, llegando al extremo de desalojar a algunos fieles o de cerrar el templo, en unas actuaciones perfectamente ilegales. En algunos de estos casos se han encontrado con sacerdotes desorientados sobre lo que tenían que hacer, y un poco amedrentados ante la representación del estado, que es la policía, aunque como en estos casos actúen sin atenerse a lo regulado. El conocimiento de estos casos es lo que ha llevado a e-Cristians a ofrecer un dictamen jurídico sólidamente fundamentado para saber a qué atenerse en estas circunstancias. Para acceder a él pinchar aquí.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

La Iglesia, nuestros pastores y sacerdotes, con la contribución de todos los fieles, debe plantearse una forma cristiana de salir de la actual impasse, de restablecer en condiciones razonables de seguridad la carnalidad sacramental, la comunidad física de fe, el acceso a los sacramentos, la manifestación colectiva y pública de esta fe, el acompañamiento en el territorio de cada parroquia y de cada comunidad religiosa, de los que más necesitan y sufren, material, espiritual o anímicamente. La solidaridad son comedores, productos alimenticios, ropa, pero ahora hay una necesidad que quizá sea mucho más necesaria: el acompañamiento en el dolor por la pérdida de la persona querida, del duelo no realizado, la muerte que arranca de manera incomprensible, a un padre, a un abuelo, a un hermano. Al anciano que está solo y angustiado, que puede tener necesidades mal resueltas, necesitar orientación o simplemente compañía.

Ahora es el gran momento para una Iglesia en salida, pero no en la teoría, ni en el discurso, sino en la práctica. Ahora es el momento en que la organización parroquial y su presencia en el territorio puede resultar más fructífera para el testimonio cristiano. Pero, para todo ello hace falta estar presente. No pueden existir parroquias desaparecidas, cerradas, teléfonos que no responden. Al contrario, hay que llamar a arrebato, de manera inteligente claro está, para eso está la capacidad organizativa, y establecer una normalización adecuada a las circunstancias de anormalidad en las que vivimos. No podemos permanecer debajo de la concha esperando que esto amaine, porque es una nueva época la que se nos viene encima, y solo regirán quienes la afronten, y no quienes se escondan.

Ahora hay una necesidad que quizá sea mucho más necesaria: el acompañamiento en el dolor por la pérdida de la persona querida Clic para tuitear

No podemos continuar solo con una Iglesia a distancia, de plasma. Como situación provisional es buena, como acompañamiento también, pero no como solución que se prolonga. Si ahora no cumplimos con el mandato de Francisco de ser una Iglesia en salida, ella y todos, va a quedar terriblemente debilitada. Porque las nuevas circunstancias que determina el coronavirus, que no va a desaparecer y que en todo caso va a quedar atenuado, y la grave crisis social que se está desarrollando, van a marcar un antes y un después, con nuevos actores, y también con sujetos declinantes. La Iglesia no puede ser de estos últimos. Bien esta confiar en el Espíritu Santo, pero sin olvidar que el está para corregir nuestros actos, y no para cubrir nuestras omisiones deliberadas de testimonio de la fe en Cristo.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Avatar
    José Herrera Valdés
    24 abril, 2020 21:30

    La Iglesia en España lleva muchos años de complejo por haber siddo,así en pretérito,religión oficial.El actual clero,incluido el jerárquico,tiene pánico a que lo tachen de añorante.Franco,sin quererlo,hizo un flaco favor a la Iglesia protegiéndola tanto,que se creyeron funcionarios de un sistema seguro y no militantes desarrollando anticuerpos de defensa. y ahora…¿Qué? Los mayores,no se adaptarán pues”caballo viejo no aprende trote nuevo”y los jóvenes son víctimas de la LODE,LOE,LOGSE,ESO y demás degradaciones que han cambiado el contenido por la ideología demagógica.Lo lamento, pero tampoco suelen dar la talla.Espero mucho más de la iniciativa de los laicos bién formados P.Ej.:San Pablo CEU Etc., que de la mismísima abúlica y bien instalada jerarquía:Algún cardenal,arz/obispos y demás clerigalla que protagonizan sólo la Liturgia

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú