Viaje del Papa a Bari: paz, ecumenismo y acogida a la inmigración

El Papa Francisco ha realizado un viaje pastoral en Italia a Bari. Un viaje marcado por mensajes de paz, ecumenismo y la acogida a la inmigración.

El Pontífice, en su homilía de este domingo, 23 de febrero, explicando la cita de la ley “Ojo por ojo, diente por diente”, explica que su sentido entonces era “evitar represalias peores: si alguien te ha hecho daño, le pagarás con la misma medida, no podrás hacerle algo peor. Que las controversias terminaran con un empate era ya un paso adelante”. Y en ese sentido, suponía “un paso adelante” a lo anteriormente establecido.

Pero Jesús, según Francisco, va más allá: “mucho más lejos”: “Pero yo les digo: no hagan frente al que les agravia” (Mt 5,39). Detrás de esta afirmación está el modo de proceder de Dios mismo: “Que el Padre, nuestro Padre, ama siempre a todos, aun cuando no es correspondido. Él “hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos” (v. 45).

“Si queremos ser discípulos de Cristo, si queremos llamarnos cristianos, este es el camino -explica el obispo de Roma en Bari-. Amados por Dios, estamos llamados a amar; perdonados, a perdonar; tocados por el amor, a dar amor sin esperar a que comiencen los otros; salvados gratuitamente, a no buscar ningún beneficio en el bien que hacemos”.

El cristianismo, según el Papa, es el extremismo del amor: “Amen a sus enemigos y recen por los que les persiguen. Esta es la novedad cristiana. Es la diferencia cristiana. Rezar y amar: esto es lo que debemos hacer; y no sólo por los que nos aman, por los amigos, por nuestra gente. Porque el amor de Jesús no conoce límites ni barreras. El Señor nos pide la valentía de un amor sin cálculos. Porque la medida de Jesús es el amor sin medida”.

Es más, el Papa afirma: “El mandamiento del amor no es una simple provocación, sino es el espíritu del Evangelio” y profundiza: “El Señor no fue prudente, no hizo concesiones, nos pide el extremismo de la caridad. Este es el único extremismo cristiano: el del amor”.

El Mediterráneo, “frontera de la paz” en Bari

Bari ha acogido también el encuentro “Mediterráneo, frontera de la paz”, que han sido presentadas oficialmente al Papa Francisco en su visita, que tenía gran expectación por ver al sucesor de Pedro.

Los cincuenta y ocho obispos y patriarcas del Mediterráneo que participaron en el evento sinodal expresaron su alegría y gratitud por haber recibido la extraordinaria oportunidad de confrontar la libertad y la verdad con sus hermanos en la fe.

Desde Bari traen de vuelta una mayor conciencia de los temas candentes que están afectando a toda la zona del Mediterráneo: desde las guerras hasta el terrorismo, desde las crisis económicas hasta la devastación del medio ambiente. Pero, sobre todo, están convencidos de que a partir de hoy las cosas ya no serán las mismas que antes: porque se ha puesto en marcha un camino sinodal “Mediterráneo” que hará que las iglesias locales sean mucho más dialogantes, mucho más unidas en la acción, menos distantes e indiferentes.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 10 Mejores Posts sobre Eutanasia

La oración es la fuerza de una comunidad cristiana

Francisco visitó la cripta de la Basílica de San Nicolás y veneró las reliquias del Santo en su visita. Las reliquias están guardadas bajo el altar y trasladadas a Bari en 1087 desde Myra, en la actual Turquía.

Antes de la concelebración eucarística en el Corso Vittorio Emanuele, el Papa saludó a las personas que esperaban en las afueras de la Basílica. De manera espontánea, Francisco les agradeció su presencia y haber esperado durante horas, en un día soleado, pero aún frío. Fue entonces cuando el Papa dio las gracias a los fieles en particular por haber acompañado con la oración los trabajos del encuentro “Mediterráneo, frontera de la paz”.

Las oraciones son precisamente la fuerza, la fuerza de una comunidad cristiana. Los pastores rezan, pero también deben trabajar durante estos días de reflexión. Se sintieron acompañados y seguros con sus oraciones. Le agradezco mucho este trabajo, este apostolado de rezar, de rezar por la Iglesia. No lo olvidéis: rezad por la Iglesia, por los pastores y, aún en los malos tiempos, rezad más, porque el Señor debe venir siempre a resolver los problemas.

El cristianismo, según el Papa, es el extremismo del amor: “Amen a sus enemigos y recen por los que les persiguen. Esta es la novedad cristiana. Es la diferencia cristiana. Rezar y amar: esto es lo que debemos hacer Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú