Cataluña: ánimos más apaciguados, pero lejos del final

Parece que los ánimos están más apaciguados en Cataluña, de modo que no parece que haya más intenciones de ocupar aeropuertos o estaciones de tren, o cortar carreteras, fronteras y vías de tren, por el momento, y tampoco parece que se van a repetir las escenas de guerrilla urbana como ocurrió después de la sentencia del procés. La Guardia Urbana, custodiada por los Mossos d’Esquadra, terminó ya con la ocupación de la plaça Universitat, con el desalojo de los allí todavía existentes, la noche del martes al miércoles, y junto a ellos, 25 toneladas de residuos.

El juicio al president de la Generalitat, Quim Torra, por desobediencia, y la probable sentencia de inhabilitación, abre las puertas, en Cataluña, a unas elecciones anticipadas para la primavera del año próximo.

Ahora ha reaccionado la burguesía, con los empresarios al frente, que ha dicho “basta” al desorden callejero, a las huelgas universitarias promovidas por independentistas frente a los que querían clases, los cortes de carreteras y fronteras, las “okupaciones” de nudos de transportes, etc., que han llevado a una mayor radicalización y división de la sociedad.

Por otro lado, la prensa no independentista ya ha pedido la cabeza de Quim Torra y que se celebren elecciones catalanas, pues el actual presidente no gobierna y se dedica al activismo político, contribuyendo a encrespar más los ánimos en la calle, en las empresas y todo ello repercute en el mundo de los negocios, especialmente del comercio y las inversiones.

Dos señales de alerta, entre otras, han sido claves: el presidente de La Caixa, Jordi Gual Solé, y, sobre todo, el presidente de Seat, Luca de Meo, quien dejó caer que la fábrica podría decidir la construcción o ensamblaje de los nuevos modelos en otras fábricas españolas o europeas de continuar la situación de tensión y cortes en las calles, carreteras, fronteras y vías de tren de Cataluña.

Algo se ha movido en Cataluña después de años de “comprensión” y dar cobertura de alguna manera al independentismo.

¿Podemos decir que es el fin del conflicto catalán?

Ni mucho menos. Todos quieren diálogo y que el conflicto se arregle por las buenas, con buen entendimiento (“entesa”) entre los gobiernos de Madrid y Barcelona, entre las clases políticas de una y otra parte.

Esto no significa que la burguesía catalana quiera un gobierno u otro en Madrid. Lo que quiere es la solución del conflicto y, de manera explícita, que se vaya el señor Torra, incapaz de dialogar por su recalcitrante e irredento independentismo.

Es cierto que se hace difícil el diálogo cuando dirigentes independentistas están en la cárcel o en el extranjero (tarde o temprano tendrán que volver), pero ahora debería imponerse el pragmatismo. No es posible sacar de la cárcel a los que están condenados, pues para una amnistía debería modificarse la Constitución, ni que vuelvan los que han huido sin que pasen por la justicia. Pero hay que resolver los problemas con lo que hay. Tampoco es posible la independencia hoy sin mayoría social. Lo importante es hablar y poner las cartas sobre la mesa.

¿Lo arreglará un gobierno PSOE-Podemos?

Si no se incorpora al diálogo el Partido Popular sería perder el tiempo. Pasó con el Estatut y el Pacte del Tinell: se excluyó al PP y todavía pagamos las consecuencias. Porque la solución de Cataluña o es un pacto de Estado o será papel mojado.

Y para los pactos de Estado deben estar los partidos de mayor representación en el Congreso y el Senado. España es una realidad plural, y la parte no es superior al todo, más cuando el apoyo al independentismo en Cataluña y el País Vasco va a la baja.

Bueno sería también que se rebajara la tensión en el resto de España, y esto es labor del Gobierno y de los partidos constitucionalistas.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú