fbpx

Eugenio Nasarre: “La pandemia ha sido devastadora para el catolicismo en España”


Eugenio Nasarre y Jaime Rosell son los coordinadores del libro La Ley Orgánica de Libertad Religiosa (1980-2020), publicado por CEU Ediciones y que han presentado este miércoles, 30 de marzo en la Universitat Abat Oliba CEU.

El libro sirve para conmemorar los 40 años que lleva vigente la  Ley Orgánica de Libertad Religiosa, que aprobaron en 1980 las Cortes Generales, promovida por el entonces ministro de Justicia, Íñigo Cavero, con la voluntad de establecer una concordia religiosa y civil de los españoles. El libro no pudo ser presentado antes debido a la pandemia.

Nasarre considera que “los católicos debemos sentirnos satisfechos ya que contribuimos a la construcción de la Transición”, por ejemplo, en la construcción de esta Ley que dota de contexto legal a todas las confesiones religiosas en España y que salió adelante con ningún voto en contra, «la ley con más consenso en la historia reciente de la democracia española», según Rosell.

Nasarre explica que la Ley aporta tres elementos fundamentales para el marco de convivencia: la religión en su dimensión comunitaria, la aconfesionalidad o laicidad del estado, y la cooperación entre las confesiones y el Estado. «Ha sido nuestro marco de convivencia hasta ahora», afirma.

El político constata que “El hecho religioso merece protección en cuanto imana de la dignidad humana”, de hecho, algunos juristas han establecido a la libertad religiosa como la más intima de las libertades:» porque afecta a la intimidad de la persona, y por ello implica protección jurídica extrema».

Sin embargo, Nasarre avisa: «El mandato de colaboración que emana de la constitución española está en consonancia con la realidad confesional del país. Si el homus religioso es un rara avis, la Constitución no debe responder una realidad inexistente». Eso, en un contexto de fuerte secularización, es un riesgo: «Hay un eclipse de la idea de Dios en la sociedad europea. El abandono de la experiencia religiosa afecta fundamentalmente a cristianismo».

De hecho, el coordinador del libro, advierte: «En la situación de secularización la libertad religiosa tiene el riesgo de quedar mutilada y deslizarse a una especie de tolerancia por ser una minoría». De hecho, tras constatar el descenso de bautizos, matrimonios religiosos y católicos practicantes en los últimos años ha evidenciado que «la pandemia en España ha sido devastadora para el catolicismo”.

Nasarre considera que estamos en un catolicismo en minoría pero no irrelevante y cree que los problemas asociados son: la desprotección penal que genera (porque el hecho religioso no es valorado en la sociedad española) y el choque de valores de visión antropológica tradicional con los valores emergentes de esta sociedad secularizada que choca con el sentido de la vida, de la muerte y de la familia. Eso daría pie a dos tentaciones para el cristianismo: pasar a ser una secta evangélica basada en la resistencia, o arrodillarse ante el mundo modificando elementos substanciales de la visión antropológica cristiana.

Por su parte, Rosell explica que España es el primer país que legisla la libertad religiosa en Europa gracias a esta Ley y explica que contiene elementos pioneros: tiene registro de confesiones religiosas (algo novedoso), crea una Comisión de asesoramiento de libertades religiosas (órgano consultivo del gobierno), y permite firmar acuerdos bilaterales más entre el Estado con las confesiones religiosas (una cuestión que imita de Alemania).

«La Iglesia católica no busca en la transición mantener privilegios -prosigue- sino establecerse en un esquema de libertades confesionales y que otras confesiones pudieran acceder a un sistema partícipe. Esa cuestión se distorsiona en el momento en el que surge en algunos partidos políticos líneas laicistas y hasta cierto punto clericalistas».

Los riesgos asociados de la situación generada es, según Rosell, que los valores laicistas franceses acaben por convertirse en una especie de ética ciudadana que deba reducir la manifestación religiosa a la esfera privada: «Que la laicidad acabe siendo una religión política».

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • CARLOS ROCES FELGUEROSO
    4 abril, 2022 12:22

    Afirman que:-«“La pandemia ha sido devastadora para el catolicismo en España”.
    El Catolicismo está basado en la CARIDAD.
    La Caridad es «la Virtud por la que el ser humano ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo , con el mismo Amor con que Dios nos ama a todos».
    El brazo visible de la Iglesia Católica es CÁRITAS, que está actuando en los puntos más necesitados del mundo. Está. Antes de que se declare la Pandemia y las Guerras.
    Ante las desgracias actuales, Cáritas, el Vaticano, los Cristianos de todo el mundo, están sembrando el Amor de Dios, a quienes tienen hambre y sed. Está dando cobijo a mieles de personas que pierden su hogar y su sistema de vida.
    CÁRITAS NO SE LAMENTA DE LOS MALES. ACTÚA.
    El Catolicismo, en España, con su entrega a los más necesitados, se está reforzando, con mensajes de Perdón, de Amor y , … sobre todo, con mensajes de ESPERANZA.

    A través de todos los medios de difusión debemos sembrar el Mensaje Evangélico de AMOR, de PAZ, de FE y, sobre todo, de una gran ESPERANZA …

    Responder
  • Carlos Roces Felgueroso
    5 abril, 2022 06:39

    Eugenio Nasarre:
    Todos los que nos llamamos Cristianos estamos obligados a difundir el Evangelio por todas las naciones, Por los puntos más lejanos, a través de todos los Medios de Difusión.
    No debemos perder el tiempo en lamentaciones.
    Sin condenar a las personas, debemos denunciar los errores y los horrores que se vienes cometiendo..
    Todos los Cristianos debemos estar unidos, a pesar de las circunstancias que nos diferencian.
    Siguiendo los pasos de Cristo, Sembrando la Fe, extendiendo la Caridad y transmitiendo mensajes de ESPERANZA..
    Sembremos más AMOR donde hay odio.
    Sembremos todos más PAZ donde hay guerras.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.