fbpx

La justicia, a favor de la enfermera británica acosada por usar un crucifijo en el trabajo


Un tribunal laboral dictaminó que un superior del NHS (National Health System, Sistema Nacional de Salud, en castellano) acosó a una enfermera católica y la discriminó por usar un colgante con un crucifijo en el trabajo.

El tribunal determinó que Mary Onuoha, de 61 años, nacida en Nigeria fue victimizada por Croydon Health Services NHS Trust después de que ella se quejó formalmente de la discriminación que sufrió por usar el símbolo alrededor de su cuello.

En una ocasión, un gerente del NHS incluso interrumpió la cirugía para arengar a la enfermera sobre su pequeño crucifijo de oro mientras el paciente estaba en el quirófano bajo anestesia general. El gerente ignoró el hecho de que el anestesista presente llevaba aretes y un colgante.

Al mismo tiempo, a otros miembros del personal se les permitió usar turbantes, saris, hiyabs y gorros religioso sin temor a sanciones. A menudo, el personal también usa cordones o manojos de llaves alrededor del cuello.

El Tribunal dijo que la institución despidió a la señora Onuoha “sin una causa razonable y adecuada” y que su despido, en medio de la pandemia de Covid-19, fue injusto y discriminatorio.

Su trato violó sus derechos humanos y creó un “ambiente humillante, hostil y amenazante” para ella, concluyó el tribunal.

Onuoha dijo: “No creo que pueda hacer mi trabajo sin la cruz. Saco mi fuerza de mirar la cruz». Y prosigue: «estoy muy orgullosa de ser cristiana y estoy orgullosa de llevar mi cruz. Es parte de mi vida, es parte de mí y estoy feliz de tenerla”.

Según el Centro Legal Cristiano, que apoyó a la enfermera, el resultado del caso desarrolla un principio legal más amplio de que los empleadores no pueden discriminar a los empleados por manifestaciones razonables de fe en el lugar de trabajo.

Onuoha se vio obligada a dejar su trabajo en el Hospital Universitario de Croydon en el sur de Londres en el verano de 2020 luego de lo que describió como una campaña de dos años emprendida en su contra por parte de sus superiores y jefes del NHS.

Durante la audiencia completa en octubre del año pasado, el Trust argumentó que usar el crucifijo era un riesgo de infección y que no tenía nada que ver con su fe católica.

Pero el juez de empleo Dyal y los otros dos miembros del tribunal no estuvieron de acuerdo y dijeron que estaba claro para ellos que ese riesgo era «muy bajo».

El Tribunal también declaró que el rechazo de la queja de la Sra. Onuoha fue «ofensivo e intimidante».

“No logró abordar adecuadamente la complejidad de los problemas”, dijeron. “Parece que no se pensó realmente si era realmente apropiado disciplinar al reclamante por hacer algo que, de hecho, muchos otros en la fuerza laboral (incluidos colegas más antiguos que trabajaron tan de cerca con los pacientes) estaban haciendo sin oposición».

Del mismo modo, no se pensó realmente en el punto de la demandante de que otros vestían prendas religiosas en áreas clínicas y que ella debería ser tratada por igual”, añade.

Cuestionó por qué se permitían los anillos sencillos, las corbatas, los brazaletes de kalava, los hiyabs y los turbantes, pero no un crucifijo.

El Tribunal también señaló que interrumpir la cirugía mientras un paciente estaba en la mesa para reprender a la Onuoha por su collar fue «prepotente».

“Él (el gerente) literalmente interrumpió la cirugía para abordar el problema”, dijo el fallo. “Esto fue para tratar el asunto como si fuera una emergencia, pero desde cualquier punto de vista no lo era”.

En cambio, tal conducta creó “un entorno ofensivo, hostil e intimidatorio”.

Además, el Tribunal aceptó la prueba pericial del teólogo doctor Martin Parsons de que el crucifijo era una expresión de fe religiosa porque “la cruz es un símbolo del cristianismo” y llevar una cruz tiene muchos siglos de tradición a sus espaldas.

La sentencia señaló que “evitar que los cristianos muestren la cruz ha sido una característica de campañas de persecución más amplias” en algunas partes del mundo. Reconoció que “hay una enseñanza bíblica que implora a los cristianos que sean abiertos sobre su fe y que no la oculten”.

Andrea Williams, directora ejecutiva de Christian Legal Centre, dijo: “Estamos encantados de que el Tribunal haya fallado a favor de Mary y haya hecho justicia en este caso.

“Desde el principio, este caso ha sido sobre el ataque despótico de la burocracia del NHS sobre el derecho de una enfermera dedicada y trabajadora a llevar una cruz, el símbolo mundial, reconocido y apreciado de la fe cristiana. Es muy alentador ver que el Tribunal reconoce esta verdad.

“Fue asombroso que una enfermera experimentada, durante una pandemia, se viera obligada a elegir entre su fe y la profesión que ama.

“Cualquier empleador ahora tendrá que pensar con mucho cuidado antes de restringir el uso de cruces en el lugar de trabajo. Solo puede hacerlo por motivos de salud y seguridad específicos y convincentes». No es suficiente aplicar etiquetas generales como «riesgo de infección» o «salud y seguridad».

Ella agregó: “Toda la vida de María ha estado dedicada al cuidado de los demás y su amor por Jesús. Ha sido un privilegio estar con ella en esta larga lucha por la justicia y estamos muy satisfechos con el resultado”.

La Sra. Onuoha se mudó al Reino Unido en 1988 y llevó su cruz en el trabajo durante 19 años sin quejas ni intimidaciones.

Pero a partir de 2015, una sucesión de gerentes de línea le pidieron a la Sra. Onuoha que se quitara el crucifijo, la ocultara o enfrentara una «escalada». Cada vez que la Sra. Onuoha rechazó cortésmente las solicitudes, explicando que su collar es un símbolo de su fe cristiana profundamente arraigada y que lo había usado en el trabajo durante muchos años.

En noviembre de 2018, la Sra. Onuoha recibió una carta en la que se le informaba que había sido degradada a funciones de recepción por su continua negativa a cumplir con el código de vestimenta y que se llevaría a cabo una investigación interna.

Hasta que tomó una licencia por estrés en junio de 2020, la Sra. Onuoha fue trasladada constantemente de un puesto administrativo a otro. Renunció en agosto de 2020.

Un portavoz de Croydon Health Services NHS Trust dijo: “Nos gustaría disculparnos con la señora Onuoha y agradecer al panel del Tribunal Laboral por su cuidadosa consideración de este asunto».

“Es importante que el personal del NHS se sienta capaz de expresar sus creencias y que nuestras políticas se apliquen de manera consistente, compasiva e inclusiva.

“Desde este asunto en 2019, nuestro código de vestimenta y nuestra política de uniformes se han actualizado con el apoyo de las redes de personal del Trust y representantes sindicales para garantizar que sea inclusivo y sensible a todas las necesidades religiosas y culturales, al tiempo que mantiene medidas efectivas de prevención y control de infecciones. y proteger la seguridad de nuestros pacientes y personal.

“Sin embargo, llevaremos a cabo una revisión adicional de nuestra política y prácticas a la luz de este juicio”.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

No se han encontrado resultados.

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Ejemplar la fe de la señora Onuoha. Ni la conveniencia material pudo hacer tambalear su testimonio de fe, expresado en forma mesurada en una pequeña cruz.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.