fbpx

Dos hombres obtienen el primer y segundo puesto en una carrera ciclista en Londres para mujeres y «personas no binarias”

El pasado jueves, Emily Bridges y Lilly Chant, dos hombres biológicos que se identifican como transgénero, ganaron el primer y segundo puesto en ThunderCrit, la mayor carrera ciclista de Londres. Una foto que circula por Internet muestra a los dos hombres besándose, mientras la mujer que quedó tercera, Jo Smith, sostiene a su bebé.

Los tres compitieron en la categoría Lightning de ThunderCrit, que su página web especifica que es para «mujeres cis, personas no binarias» y «hombres y mujeres trans cuyo rendimiento físico se alinea más con el de las mujeres cis«. La página web especifica que «las personas cis no pueden elegir su categoría de carrera. Los hombres cis correrán en la categoría Thunder, las mujeres cis correrán en la categoría Lightning«.

En respuesta a la foto del pódium, un tuit decía: «Esta foto cuenta perfectamente la historia de la ideología de género. Los hombres primero, las mujeres y las necesidades de los niños después«.

Las victorias de Bridges y Chant contribuyen a una tendencia creciente de hombres biológicos, que se identifican como transgénero, que compiten y dominan los deportes femeninos. El caso probablemente más conocido es el de la nadadora de la UPenn, Lia Thomas, un hombre biológico que ha ganado competiciones de natación femeninos por márgenes sin precedentes, al tiempo que ambiciona abiertamente participar en los Juegos Olímpicos. Este tipo de situaciones están provocando críticas cada vez más frecuentes:

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Messerschmidt
    8 junio, 2022 01:47

    Es interesante ver adónde lleva la nueva configuración social según los criterios llamados «de género». Para intentar entender claramente el artículo recurrí a la wikipedia, ya que en mi políticamente incorrectísima ignorancia se me escapa un poco el significado de la terminología empleada. Y que conste que he escrito y publicado en una revista científica algún texto de investigación de historia del teatro en el campo precisamente de los estudios de género, pero que nada tenía que ver con estos planteamientos. La consulta me confirmó que una «mujer cis» es lo que yo llamaría (¡horror!) una mujer normal. Con respecto al término «trans» llegué más o menos a la conclusión de que se trata de alguien que, de un modo u otro, pretende haber cambiado de sexo. Pero con respecto a las «personas no binarias» acabé perdiéndome en un laberinto de definiciones de multitud de «sexos» e «identidades sexuales» que me hizo sentir como si estuviera leyendo una versión «para adultos» de «Alicia en el país de las maravillas». Personalmente siempre he sentido mucha más simpatía por las mujeres que por los hombres y también por sus reivindicaciones de igualdad, actitud que antiguamente se consideraba «normal» entre los varones sexualmente «normales» y civilizados. La «predilección», incluso sexual, de un hombre por otro siempre me pareció el no va más del machismo. Lo que describe este artículo es un «neomachismo» aún peor, por hipócrita y aberrante, que el machismo de antaño. Al final (y aunque aparentemente nada tiene que ver) no sé por qué, intuitivamente, me viene a la memoria la publicidad de una autoescuela en la Barcelona de hace casi medio siglo, en la que se ofrecían «clases especiales para señoritas y minusválidos».

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.