Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola (5)

Considerando que el link del libro de los ejercicios espirituales queda algo oculto al final de cada entrega; y considerando que a veces se me pasa reflejarlo bien, elijo plasmarlo bien de entrada. http://cristorey.org/wp-content/uploads/doc-ee.pdf  Conviene que, una vez descargado, se guarden el archivo en una carpeta de Mis Documentos y que se lo impriman cuando puedan a una sola cara (50 hojas Din A4). O a dos caras si lo prefieren en 25 hojas. Por mi parte verifico, antes de publicar cada entrega, que el archivo .pdf recetado se abre bien.

El Preámbulo para considerar estados [punto 135 a punto 168], así como el Preámbulo para hacer elección [punto 169 a punto 188] son las dos reflexiones sustanciales del final de la segunda semana o segundo tiempo. El primer preámbulo contiene la Meditación de dos banderas [punto 136 a punto 147], con una nota [punto 148] que dice: “Este exercicio se hará a media noche y después otra vez a la mañana, y se harán dos repeticiones deste mismo a la hora de missa y a la hora de vísperas…” El [punto 136] establece: “El quarto día, Meditación de dos banderas, la una de Chisto, summo capitán y Señor nuestro; la otra de Lucifer, mortal enemigo de nuestra humana natura” El [punto 143]: “Assi por el contrario se ha de imaginar del summo y verdadero capitán, que es Christo nuestro Señor”.

 Para este mismo cuarto día [punto 149] “se haga meditación de tres binarios de hombres…”. Los tres quieren salvarse con un patrimonio adquirido de diez mil ducados, hallando paz, pero sin desprenderse del apego al dinero [punto 150]. El primero no pone los medios hasta la hora de su muerte [punto 153]. El segundo quiere quitar su apego, pero sin desprenderse de él, queriendo a Dios y a su dinero por igual [punto 154]. El tercero se desprende de su afección. Practica la indiferencia y, movido sólo por el servicio a Dios Nuestro Señor, el deseo de mejorarlo le mueve también al desprendimiento de la riqueza poseída. Le es absolutamente igual tener que no tener [punto 155].

Meditación de las dos banderas, empalmando con contemplaciones previas de la presentación en el templo, la huida a Egipto, la obediencia de Jesús en Nazaret y su pérdida y hallazgo en el templo de Jerusalén a sus 12 años. San Ignacio, en este segundo tiempo contemplativo, empalma meditaciones con contemplaciones. No es una meditación en un solo día sino en varios. Hemos entrado ya en tiempo contemplativo y regresamos a meditar, para seguir contemplando. Pueden ver Vds. que yo voy de un punto a otro para adelante, regreso y vuelvo a adelantar. Es lo que hacía San Ignacio. Después de la meditación de los tres binarios sigue la contemplación del Bautismo de Jesús en el río Jordán a cargo del precursor San Juan Bautista. ¡Y la contemplación de las bienaventuranzas en el sermón de la montaña! ¡Y la de Jesús caminando sobre las olas! ¡Y la de la resurrección de Lázaro! ¡Y la del día de Ramos!

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

¡Los ejercicios espirituales verdaderos no son electrónicos consultando el móvil o la tablet o leyendo cosas sobre ellos! ¡Son físicos reales en algún rincón con alejamiento total del mundanal ruido! ¡Mejor tener siempre a mano los 50 folios impresos! Mejor esto que tomar apuntes en una libreta acerca de lo que expresa quien nos predica. Se trata de dar con el reducto de silencio y, ante todo, con el guía. En principio debe ser un religioso o un sacerdote. No tiene por qué ser así. Tal vez con los tiempos que corren, pandemias aparte, un laico o una laica competentes podrían ser guías de otros laicos y laicas. Yo prefiero a los religiosos sacerdotes del padre Vallet, los CPCR. Pues son especialistas en esto.

El Preámbulo para hacer elección guarda mucha relación directa conmigo. Guarda relación con la verdadera dirección espiritual de los verdaderos pastores de almas. Era todavía muy joven y estaba eligiendo mal. Pues una cosa es la perfección del estado sacerdotal y otra su vocación a él como llamada de Dios a mí. Gracias a Él no elegí mal, suponiendo yo previamente una vocación sacerdotal en mi vida que no existía. Mi camino era el Matrimonio. A luz de los ejercicios espirituales vi muy claro que mi vocación era ésta y no otra. Preparé bien mi camino al Matrimonio con Ejercicios Espirituales antes y después del mismo. Cuando se producen tantos abandonos en vidas sacerdotales y religiosas no debemos hacer juicios acerca de nadie. Cuando se producen tantos abandonos matrimoniales tampoco debemos hacer juicios de nadie, por más que nos afecten de cerca por lazos de sangre. Son unos porqués que no nos incumben. Ahora bien: ¿Se elige un camino determinado a la luz de la oración contemplativa como llamada concreta de Dios a su servicio? ¿Se persevera en este camino a la luz de esta misma luz?

El Preámbulo para hacer elección es muy claro. Léanlo Vds. pausadamente. [Punto 169]. A continuación [Punto 170] y siguientes hasta el [Punto 188], sobre cómo actuar para elegir bien en la vida. Asesorar en esto era y es lo propio del verdadero director espiritual y de las almas libres que le consultan. Digo “era” pues parece que brillan por su ausencia en la actualidad. Me place reproducirles en letra negrita el punto final de la segunda semana o segundo tiempo. Es el [Punto 189] titulado en mayúsculas PARA ENMENDAR Y REFORMAR LA PROPIA VIDA Y ESTADO. Dice textualmente así:

Es de advertir que acerca de los que están constituidos en prelatura o en matrimonio (quier abunden mucho de los bienes temporales, quier no), donde no tienen lugar o muy prompta voluntad para hacer elección de las cosas que caen debaxo de elección mutable, aprovecha mucho, en lugar de hacer elección, dar forma y modo de enmendar y reformar la propia vida y estado de cada uno dellos, es a saber, poniendo su creación, vida y estado para gloria y alabanza de Dios nuestro Señor y salvación de su propia ánima. Para venir y llegar a este fin, debe mucho considerar y ruminar por los exercicios y modos de elegir, según que está declarado, quánta casa y familia debe tener, cómo la debe regir y gobernar, cómo la debe enseñar con palabra y con exemplo; asimismo de sus facultades quánta debe tomar para su familia y casa, y quánta para dispensar en pobres y en otras cosas pías, no queriendo ni buscando otra cosa alguna sino en todo y por todo mayor alabanza y gloria de Dios nuestro Señor. Porque piense cada uno que tanto se aprovechará en todas cosas spirituales, quanto saliere de su proprio amor, querer y interesse.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú