El Frente de Liberación de las Mujeres exige que se detengan los traslados de varones a cárceles de mujeres en California

(WOLF) Reproducimos la petición lanzada por el Women’s Liberation Front:

“El Estado de California está violando los derechos civiles de las mujeres encarceladas y sometiéndolas a graves daños físicos, psicológicos y emocionales.  La ley SB 132, que entró en vigor el 1 de enero de 2021, ya ha provocado el traslado de docenas de reclusos a centros penitenciarios para mujeres y centenares más están en camino. En nombre de estas mujeres encarceladas, WoLF exige que el Estado de California y el Departamento de Corrección y Rehabilitación de California tomen medidas inmediatas para proteger a las mujeres bajo su custodia.

En virtud de la ley tal y como está redactada, no existe ningún método para distinguir a los hombres que se autoidentifican realmente como transexuales de los que utilizan el sistema para aprovecharse de las mujeres. Sin embargo, aunque la autoidentificación sincera fuera el criterio para el traslado, no mitigaría ni eliminaría el peligro que suponen las mujeres. Un informe de 2009 reveló que el 20% de los hombres trans identificados en California son delincuentes sexuales, y que el 50% ha cometido delitos contra las personas. Basándose en los antecedentes penales conocidos de los hombres que han sido trasladados hasta ahora, este estudio parece subestimar el problema. Estamos informados de que al menos uno de los hombres trans identificados está en el corredor de la muerte, y un número considerable de los demás están cumpliendo cadena perpetua por crímenes brutales. También hemos sabido que hace poco un recién llegado dio un puñetazo en la cabeza a su compañera de celda con tanta fuerza que ésta no pudo masticar durante tres días.

Esto no es sorprendente, ya que un estudio longitudinal sueco descubrió que incluso la llamada cirugía de “afirmación del género” y el uso a largo plazo de hormonas para el cambio de sexo no redujeron el patrón masculino de criminalidad en los hombres identificados como trans. Además, la mayoría de los hombres trasladados no han sido sometidos a medidas de “transición”. Está claro, pues, que las mujeres encarceladas están siendo sometidas a la violencia y la dominación masculinas, una de las dinámicas que hacen necesaria la separación de las prisiones por sexos.

Los que dirigen el sistema penitenciario saben lo peligrosas que se han vuelto las condiciones para las mujeres bajo custodia del estado de California. Muchos de los funcionarios de prisiones han reconocido abiertamente que prevén que algunas mujeres sean violadas y agredidas, que probablemente haya embarazos y, en general, que el entorno sea propicio para la explotación de las mujeres. Algunos han expresado en privado su preocupación y, al parecer, han instado a quienes tienen responsabilidad a tomar medidas inmediatas para corregir este error.

La gran mayoría de las mujeres encarceladas son supervivientes de años de abusos: mentales, físicos, sexuales, financieros y emocionales. Muchas luchan contra el trastorno de estrés postraumático y tratan de aprender a curarse y rehabilitarse. Las mujeres corren el riesgo de ser sancionadas, incluso de que se les prolongue la condena, si se defienden de una agresión física. Incluso son objeto de sanción si se oponen a compartir la celda con un hombre. Esto está causando un tremendo miedo y confusión, como informaba recientemente la prensa.

La aplicación de la ley SB 132, codificada en el Cal. Penal Code 2605 & 2606, viola las siguientes disposiciones constitucionales:

  • El derecho a la libertad de expresión y al libre ejercicio de la religión;
  • El derecho a estar libre de castigos crueles e inusuales;
  • El derecho a la igualdad de protección ante la ley;
  • El derecho a la intimidad y a la seguridad;
  • Normas nacionales de la Ley de Eliminación de Violaciones en Prisión 115.41, 115.42 y 115.43; y
  • El incumplimiento de los procedimientos administrativos adecuados de notificación y comentario en la aplicación de la ley.

Por ello, exigimos lo siguiente:

Detener inmediatamente los traslados de reclusos varones a centros de mujeres y retirar a todos los reclusos varones que han sido trasladados hasta ahora;

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

Detener la tramitación de las solicitudes de traslado a la espera de una evaluación de la seguridad y de un período adecuado de notificación y comentarios; y

Si no es así, segregar a los reclusos varones juntos y permitir que las mujeres se nieguen a compartir alojamiento con los reclusos varones.

Si adopta las medidas mencionadas sin demora, podrá evitar que se inflija más sufrimiento y daño a las mujeres que están bajo el cuidado del Estado. Las mujeres encarceladas en California están en peligro real e inminente, y se están produciendo daños irreparables en su salud mental y su bienestar físico. Los derechos civiles y humanos de las reclusas no deben sacrificarse en aras de satisfacer las exigencias de los hombres, independientemente de cómo se identifiquen.

Hagan lo correcto.

Sinceramente,

Lauren Adams

Directora Jurídica

Frente de Liberación de la Mujer”

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

1 Comentario. Dejar nuevo

  • María del Pilar
    29 junio, 2021 16:49

    Desde que la humanidad ha abandonado a Dios, tambien ha abondonado el sentido común…
    Dios nunca nos abandona, siempre podemos llamarlo aunque estemos alejados de Él.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú